30 septiembre 2008

THE WAR ON DRUGS: Dragonwheel blues

Bien, parece que ya tengo grupo revelación de 2008.
The War on Drugs vienen de la nada con un Cd bajo el brazo donde las influencias más bizarras (por aparentemente chirriantes entre sí) conviven en una harmonía de escándalo, cimentan un discurso tan sólido como personal, aunan palos dispares bajo una personalidad férrea y lo mejor: regurgitan canciones colosales.
Dragonwheel blues tiene nombre de música clásica (blues) y abre con un daguerrotipo turbio que parece un sueño del Dylan lisérgico, un descarte de Hygway 69 Revisited que asusta. ¿Otro calco del judío, no nos llega con ser condescendientes con The Felice Brothers, ahora esto también? Pero Arms like boulders es eso, un sueño, una declaración de amor, un sí rotundo a una influencia sobre la que expandir su música. Taking the farm sigue teniendo algo del autor de Modern Times, pero también mucho del mejor Springsteen. ¿Y si les digo que ese tema suena a Animal Collective? Sí, yo también puse cara de memo al escucharlo. De sorpresa sincera. Palpo ya el atrevimiento conceptual del disco, con su apego a los clásicos entendido como carburante para una carrocería vanguardista y contemporánea. Sigamos el viaje. Sigamos el trip de Coast Reprise. ¿Flying Saucer Attack con sordina? Y las voces tan Dylan y al tiempo tan suyas de Adam Granduciel, ¿dónde están en este tema? ¿Qué es esto, post?¿Y no se cuelan por allá Suicide, por acá Spacemen 3, o por acullá My Bloody Valentine?
Dragonwheel Blues no responde, sólo abre incógnitas que motivan asombro, y las amalgama con lo que hay que tener: talento melódico (el de Needle in your eye, o Barrel of Batteries) y una mirada propia, con lo que crean uno de los discos del año.
Aquí hay folk desnudo y noise paisajístico, miniaturas y sinfonías, pop y rock... Uno ya se está preguntando cómo evolucionaran estos chavales si han ideado este debut, pero sin demasiada preocupación: es momento de disfrutar su presente, porque como diría Antonio Gala, esto es la hostia (bueno, Gala no lo diría, pero yo sí)




No hay comentarios: