21 octubre 2008

Garzón versus Franco

¿Héroe...
...o villano?

El terremnoto (casi sentimental) que ha promovido la última garzonada nos da para pensar aquí un ratito, y observar la actitud tanto de los conservadores como de los medios progresistas. División radical, y flema ibérica. Pasión. La derechona se ríe del procedimiento, de los mecanismos burocráticos, de la procedencia (que califican de dislate en forma y fondo). La progresía saca a relucir las fosas y los descendientes, el franquismo como directa consecuencia de un golpe de estado, etc.
¿Revolver o no revolver? No tengo demasiadas respuestas bien andamiadas, habida cuenta de que, lo reconozco sin sonrojo (los tontertulios no lo hacen, porque Ellos SÍ saben de todo) mi inopia respecto de la ley y las formas de la Audiencia Nacional, o cuestiones técnicas de forma respecto a los autos, etcétera. Se dice, efectivamente, que Garzón no suele construir bien sus andanadas de populismo, y no tengo argumentos para dudarlo. Se dice que busca antes la primera plana que la justicia, y no entro al trapo, no me interesa hoy. Y se dice que hay amnistías, leyes perdonatodo, y que la Guerra Civil está superada, mejor no agitar ese caldo.

Pues en ese punto ya no estoy de acuerdo. Porque a pié de calle aún tenemos que sufrir el "con Franco se vivía mejor", que enmascara el aborregamiento sistemático que una dictadura brutal practicó durante cuarenta años con todos los españoles. O el convencimiento del fascio, claro, que también de eso hay. Y no, con Franco, en todo caso, se moría mejor, y más facilmente si defendías tus ideas y ello, mira qué mala pata, contrariaba al régimen.

Es importante que desde un VERDADERO Estado de Derecho se eduque en lo que ello supone, (ser un Estado legal, ser un Estado del pueblo, no para el pueblo). Es necesario que se condene de modo activo, y del modo que realmente procede hacer, aquello que no fue así; esto es, proceder ley mediante, pues soltar proclamas condenatorias en la tele y la radio no sirve de nada, es hueco, es el eco que expande la derecha, condenando de boquilla... pero sepultando cualquier vía condenatoria legal, efectiva y ejemplarizante.
Puede que ni proceda el recurso de Garzón, puede ser técnicamente un despropósito, pero su oleaje tiene efectos colaterales que, lejos de dividir nada o de remover algo, consiguen que las nuevas generaciones (y esto es importante, mucho más que la opinión ya inamovible de un sexagenario) tengan una clara idea de lo que realmente fue el fascismo de Francisco Franco entendido como modelo de Estado: un asco, una puta mierda.

1 comentario:

Little Nemo's Kat dijo...

Añado, ya está bien de enmendarles la plana y sacarles las vergüenzas a los "malos malotes" de los demás (los Castro, Pinochet, etc), mientras aquí, en casa, nos sale urticaria de sólo mentar a la bicha (al bicho con bigote).

¿Cuántas estatuas/calles/plazas dedicadas a Hitler y a los suyos quedan en Alemania? ¿Por qué entonces a su amigo hendayarense y colega hispano hay que tratarle con esa deferencia/indiferencia con qué algunos le agasajan? ¿Será verdad aquello de "era un hijo de puta pero era nuestro hijo de puta", que seguro piensan algunos de los que ahora se ríen?

Empieza a cansar todo esto.