15 octubre 2008

radar (Antony and the Johnsons)

Ojito al retorno de Antony and the Johnsosns. El chico sensación de hace un par de años está a punto de volver. Para Enero, si no me equivoco, estará en la calle su nuevo trabajo.

Sí, él es el trémulo y espectral castrati (es un decir) que asombró sin nombre (todos conocen su vibrato gracias a los anuncios, las cortinillas publicitarias o las bandas sonoras de Isabel Coixet, sólo los que de verdad escuchamos música lo asociamos además a su nombre). Él es el histrión, el rarito, pero también una de las voces más especiales de lo que llevamos de siglo XXI.
Escuchando su nuevo EP, además hay que reconocerle que no se abandona al fácil hipnotismo de su garganta, y demuestra una cabeza sobrada de ideas. Sigue su estilo de cabaret nocturno, de crooner chungo, de triste chansonnier. Pero añade matices, ambientes inquietantes y bastantes ideas.
Veremos, pues, si finalmente Antony se sube al podio de lo excepcional o si sólo se mantiene como curiosidad agraciada por los hados con una graganta prodigiosa. Por ahora, disfruten de ésto:






(por cierto, ¿ya dije que su voz es escalofriante? parece estar llamando a las puertas del Cielo, ¿verdad?)


No hay comentarios: