28 noviembre 2008

ELEGÍA ROJA, de Seiichi Hayashi

El manga es en sí mismo una industria de proporciones envidiables (al menos envidiables para la paupérrima industria del tebeo patria), que suele verse como un todo homogéneo por el ajeno a esos cómics expresivos, de ojos enormes, de formato librito y lectura invertida.

En realidad, como en toda gran industria del ocio, dentro de la etiqueta caben numerosas vías de expresión y diversas tendencias, algunas antitéticas. Si lo común es el producto industrial (muchas veces notable, no me malinterpreten), ello no quiere decir que no existan miradas personales, autorales. Una de ellas es Hayashi.

Elegía Roja es una obra de 1971 serializada desde el 70. Compuesta por breves anécdotas, de un lirismo extremo, tomando inspiración en la nouvelle-vague (tan en boga por entonces) y en los haykus nipones, la obra cuenta la relación sentimental de dos jóvenes, la apoya en breves instantáneas de sus vidas y fuerza las tintas en una búsqueda experimental. Secuencias pausadas, dramatismo gestual y corporal, rostros desdibujados, montajes paralelos y simbólicos, violentos cambios de estilo gráfico, dispersión narrativa, casi métrica en un sentido musical y rítmico… en fin, nunca sobra acercarse a tebeos como este, interesado en la búsqueda, aunque ello no es óbice para advertir una evidente losa en su valoración final. El paso del tiempo no hace ningún favor a Hayashi. Sus búsquedas y exploraciones las advertimos también cándidas, e incluso peor, lastrantes. Alejan, antes que fascinan, quizá por ese sabor a añejo: lo moderno del pasado hoy puede ser un desfasado cuchillo de doble filo.

Puede no obstante ser una lectura provechosa si nos convence su peculiar aliento poético, y sobre todo en tanto que testigo de un momento muy interesante en la cultura del siglo XX (esa transición del pop a algo nuevo, más desencantado y abatido, que supuso el fin de la era hippy y su reverberación a nivel mundial). Recomendamos por tanto perspectiva. Mucha perspectiva histórica.

Por cierto, preciosa portada.

No hay comentarios: