06 noviembre 2008

PASO AL NOROESTE, de Scott Chantler

Charles Lord, un veterano héroe y explorador del nuevo continente, celebra su inmediato retiro como gobernador del Fuerte Newcastle. Pero lo que se pensaba una celebración de despedida rodeado de quienes le aprecian, se convierte en la antesala de una cruda batalla contra una invasión enemiga. El fuerte sucumbe al ataque del francés Guerin Montglave, antiguo enemigo de Lord, y da comienzo una historia de rivalidades encontradas, indios valerosos, malvados Némesis del héroe, fricciones paterno filiales, y secundarios bien trazados y con peso en la historia. Una narración de sabor clásico y aventurero que no esconde un trasfondo humano. Una aventura bajo la que asistimos a la imposible relación de un padre y su hijo, destinada a no cuajar nunca. Como ese paso al noroeste que uniría por tierra los dos océanos, el encuentro entre Lord y su hijo mestizo es una quimera. Una más, pues este libro notable se articula en torno a diversos imposibles (que finalmente se resuelvan o no se descubrirá en su lectura) destinados a generar drama, un drama más latente que presente.
La aventura esconde sinsabores, sí, pero también intrépidas acciones, personajes heroicos de poso legendario, actitudes nobles contrastadas con ruindad y perfidia. Hay emoción y acción, hay peligros, tensas esperas, huidas in extremis y asaltos valerosos... en este sentido, el grueso tomo garantiza adicción, es una lectura intensa, de esas que no se te cae de las manos y es difícil dejar aparcada. Absorbe. Divierte.
En el plano técnico Chantler crea un relato de sabor clásico, puro género de aventuras pero con escrupulosa reconstrucción (la historia se basa en episodios reales), y sin ser un maestro demuestra conocer los recursos del medio. Su dibujo limpio y dotado de plasticidad evoca a maestros sin evidenciarlos, sus diálogos son más que correctos, y planifica las escenas con mano firme. Debutante como autor completo, posiblemente lo que más puede chocar, y lo hace de un modo contradictorio, es lo evidente de sus estructuras narrativas, lo epidérmico de sus trucos de puesta en escena. Diría que Chantler quiere demostrarnos su pericia. En exceso, incluso. Pero al tiempo esos trucos son eficaces y logran su propósito (un ejemplo, la tensa comida entre Lord y su hijo Simón, en plano general y fijo).
La exquisita edición de la Cúpula se enriquece, además, con un epílogo del propio autor donde desmenuza el proceso creativo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento ir con algo de retraso, pero a propósito de un post de hace varios días, decir que estás en un error. Comprensible, sí, pero error ;)
Y es que habiendo visto Los Soprano entera puedo afirmar sin ningún género de dudas que la mejor serie, por lo menos de los últimos diez años, es THE WIRE; drama sobre el departamento de policía de Baltimore y su antagonista natural: el mercado de la droga. The Wire es grande porque, siendo una serie de género es lo opuesto a propuestas del estilo "CSI" o incluso la estimable "The Shield" en tanto que habla de seres humanos absolutamente tridimensionales y lo hace con unas tramas escritas por unos cronistas de la realidad en absoluto estado de gracia. Guiones milimétricos, diálogos afiladísimos, tragedias personales absolutamente desgarradoras por lo cercano (Bubbles, D'Angelo, los Sobotka, Randy...) y personajes que bordean la perfección estilística (McNulty, Stringer Bell, Daniels, Michael, Omar...) en una serie que debería convertirse en la primera (?) en ganar el Pulitzer.
Cinco grandes aspectos de la vida social en Baltimore en cinco temporadas, cada una mejor que la anterior.
Grande, enorme, estratosférica.

Salud

-blowie

Señor Punch dijo...

Blowie, no tengas miedo en dejar comments en posts atrasados, pues todos me llegan a mi cuenta de correo electrónico y doy acuse de recibo. Por lo mismo:
a)corto pego tui comment en la entrada "soprana"
b)contesto allá
c) en una semanita elimino de este post esta entrada, que queda mejor en su post, si no te importa, claro... es que aquí, pues va a terminar quedando como "¿de dónde vienes? Manzanas traigo".

Anónimo dijo...

Jejeje... tranquilo, haz lo que te parezca más conveniente y disculpa por el traspapele postil

-blowie