01 noviembre 2008

¿son los videojuegos literatura?

Los momentos bisagra me apasionan: comprobar en presente la aparición de un movimiento musical nuevo (pongamos por ejemplo el advenimiento del trip hop a mediados de los noventa), sorprenderme con un autor de cómic que me parece un paso adelante (la libre intensidad espontánea de la "Nouvelle Bd" encabezada por Sfar), etc. Por tanto me ha llamado la atención, aunque es para mí un mundo desconocido, el auge de los videojuegos, forma de ocio que parece refinarse a velocidad de vértigo. Del juego de los lejanos "Asteroides" a las espesas tramas argumentales de las últimas generaciones han pasado apenas treinta años, pero su evolución es mayor que la experimentada por la historia del cine en su siglo largo (después de todo, éste estableció pronto sus andamios, las leyes del montaje, la interpretación cinematográfica autónoma de la teatral...). Así pues partimos de aquí...






...para llegar a cosas como ésta:




... o de un (adictivo) piu-piu/pum-pum, a un relato que ya en su presentación revela componentes turbadores y un diseño gráfico (de las arquitecturas, sin ir más lejos) que pasma.
Todo lo dicho, viene para argumentar cómo me ha llamado la atención que, dentro de las jornadas Getafe Negro, de la Universidad Carlos III, se dedicase un tiempo a debatir, en una mesa redonda donde participaban ni más ni menos que Fernando Marías (premio Nadal ), José Carlos Somoza (autor de La caverna de las ideas o La dama número trece), y Elia Barceló (una de las escritoras más prestigiosas de ciencia ficción en castellano), entre otros. Juntos reflexionaros sobre las relaciones entre el arte literario y esta emergente industria del entretenimiento, que indudablemente tiene ganas de ser una forma artística (si no lo es ya). Más detalle en este enlace.

1 comentario:

Int dijo...

Hay un vídeo-juego exclusivo para Xbox360 llamado Lost Odyssey. Es una aventura fantástica protagonizada por un grupo de inmortales que han perdido la memoria y que, finalmente, tendrán en su mano la salvación del mundo. A medida que avanzamoa en la historia, vamos desbloqueando los recuerdos de nuestros personajes. Estos recuerdos se nos presentan en forma de relatos, sólo texto, de gran calado emotivo.

Es cierto que los juegos son cada vez más complejos, tanto a nivel argumental como en la creación de mundos virtuales cada vez más reales, pero, desgraciadamente la gran maquinaria comercial se ha adueñado rápidamente de ellos sin darles tiempo a crecer artísticamente. Mucho me temo que los vídeo-juegos han perdido su oportunidad de ser arte para convetirse en una máquina para crear dinero.