03 diciembre 2008

gritos y contertulios

Tras este guiño a Bergman bastante tonto les comento: andaba yo hace un buen rato (escribo hoy, publico mañana miércoles) escuchando una tertulia radiofónica sobre otro caso de violencia con final desgraciado. Punto de partida, pues, para hablar de la seguridad de la persona maltratada, de la adecuación o no de la ley a la alarma social, y de más cosas. Un verdadero hervidero para proclamas airadas, mas en la radio todo discurrió con mesura, alguna discrepancia, orden expositivo...
Lo comparo con ésto ...





... y pienso que la vehemencia catódica sólo obedece al pinganillo. La televisión ha desterrado el formato tertulia como lo entendía Balbín o, sin picar tan alto, como se puede dar en la radio. En la tele todo es show, yeah, así que el poderoso Pinganillo abrasa orejas con encendidas arengas, moviendo a los tele-contertulios a vocear y pisarse, chillar soflamas con rostros desencajados y dialogar poco. No soy quien para asegurarlo, pero o es eso, o es una técnica de producción y montaje previo, o no entiendo qué pasa, por qué los debates en televisión se parecen, más que a una reunión de opinadores con fundamento y prestigio argumentando ideas, a la bonita imagen que sigue:

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No he pinchado en el vídeo (pero me imagino el jaleo). Eso si, recuerdo que en un debate, la señora que aparece a la derecha afirmó que El Jueves debería haber sido cerrado para siempre (a raiz del famoso affaire del príncipe)

jordi dijo...

Pero hay remedio. Yo lo he encontrado. No veo la tele. Solo los telediarios. Y en la red encuentro lo que quiero ver.Saludos.

lider dijo...

Jordi González es como la puta aquella que predicaba la castidad (vale la comparación con curas pedófilos o políticos corruptos): "Pido perd´´oóónnn... discúlpenmmmme" y luego entrevista a chorizos jacarandosos, tira de pinganillo o se refocila en historias turbias de violencia de género.. Sartre reescribiría "La Nausea" con ver La Noria cinco minutos.

Por cierto ¿Se han fijado que María Antonia Iglesias tiene el don de la ubicuidad? Se multiplica en cadenas y franjas horarias...

Little Nemo's Kat dijo...

¿Con tales actores que esperaba usted, amigo Octavio? De Bergman a nuestras Berlangadas habituales. Sucede que algunas son inocentes y hasta saladas (como las de Pepe Penavade) y otras dan pena, por no decir vergüenza ajena!

Octavio B. (señor punch) dijo...

lo increíble es que esos circor (La Noria, y otros que puedan haber) se pretendan "debate serio", con contenido, cuando son todo continente, un continente irritante.

probertoj dijo...

No sólo éstos: todas las tertulias radiofónicas y televisivas están viciadas por su propio modelo. Tienen que hablar de lo que sea para rellenar espacio: hoy parecen expertos en credit crunch y mañana en la iniciativa del LHC. Son los palmeros imprescindibles de los políticos limitados que tenemos que aguantar

Octavio B. (señor punch) dijo...

"todas las tertulias radiofónicas y televisivas están viciadas por su propio modelo"

Eso es una verdad como un templo, Roberto, pero no era el tema que yo sacaba, y por eso lo aparqué. Quiero decir que sí, las tertulias de radio (aún siendo más aprovechables que las televisivas) también tienen sus peros (además, en esta era de blogs y foros, de revalorización de la riqueza del diálogo, esa especie de "Tribuna Oratoria de Grandes Magistrados" que parece la radio, está perdiendo sentido.
Ese "Yo sé de todo y más que tú" se atraganta, además, por su total soberbia (sin base, claro). Conste que hasta en los blogs, a veces, uno lee y parece que le está hablando Cristo Rey redivivo (intento no caer en ello, sin dejar de ser todo lo fundamentado que puedo, pero siemprte ronda el temor). La soberbia es de todos.

probertoj dijo...

Sí, la soberbia es de todos, de acuerdo, y seguro que en determinados momentos la hemos practicado. Hay diferencias, no obstante: en los blogs donde uno se encuentra a gusto (no en todos, sólo en esos), cuando el bloguero hace una observación pontificando, uno puede responderle sin problemas.

Pero no convirtamos esto en un offtopic. Porque lo cierto es que el pinganillo no hace que esta gente sea así: lo lleva el presentador y poco más. Los otros tirán de escaleta.

Lo chungo de todo es que estos cafres son reales y, efectivamente, discuten de esta manera. Eso es lo que da verdadero miedo. Y ambos han tenido cargos muy importantes en la comunicación de este país: ¿es o no para echarse a temblar?

Resp

Octavio B. (señor punch) dijo...

mal panorama, probertoj, muy malo. Y lo de la posibilidad de responder es a lo que me refería al introducir la "era del blog etc" allá arriba. La capacidad de feedback de los nuevos formatos on-line empiezan a cuestionar cosas casducas, o que lo serán en cuanto el común vea que hay cauces por los que se pueden expresar, de tú a tú, respecto a lo que alguien diga. De hecho, los periódicos tradicionalrs (El País y Público al menos) ya son, en red, bastante interactivos. Falta que El Autor se baje del guindo y conteste/dialogue... pero ahí está su debilidad: es fácil ser un dios de cartón piedra con un micrófono o pantalla de separación, pero en el tú a tú, pueden hundirte con argumentos más sólidos que los tuyos (digo del tertuliano, se entiende :D)

probertoj dijo...

Y que los míos, y que los míos :P