21 diciembre 2008

LA NIEBLA, de Frank Darabont

En estas semanas he visto, videoclub mediante, algunas películas, todas desafortunadas. Como el Octavio pasajero se quiere un diario, voy a revelarles mis tiros de ciego por el último cine comercial, en una cuenta atrás que va de lo fallido a lo flojo y finalizando con lo desastroso.


Y fallida es, en efecto, La Niebla, lo que resulta una lástima pues su comienzo y buena parte del metraje son interesnates, una adaptación/homenaje de las formas de la serie B a los blockbusters del siglo XXI.
La trama, minúscula (por tanto muy serie B), narra la irrupción de una niebla asesina en un tranquilo puebllecito, de la que sólo te salvas si te quedas en casa. Salir es morir.
Los personajes (encerrados en un supermercado) son tipos básicos, apenas trazos, sin necesidad de matices (propiedad también muy serie B), y el peligro durante buena parte de la cinta está más sugerido que exhibido. Lástima que finalmente se rompa el espejismo y nos castiguen con una de alto presupuesto, lo que rompe todo mistrerio, toda sutileza. Pena, digo, porque aún encima, además de una buena media hora inicial (o más) y tras perder totalmente el norte, la cinta, en su recta final, recupera el pulso, acierta al hundir en un paisaje misterioso y lovecraftiano a sus héroes, y nos habla, otra vez, de lo que pudo ser un modesto pero excelente film de terror.


No hay comentarios: