05 diciembre 2008

Por qué son peores

Ayer ví un capítulo de Weeds, tercera temporada. Era de noche y al acabarlo saltó La Primera. Ponían Cuéntame. La saga de los Alcántara debe ser la teleserie más reputada de la producción nacional. Gusta todo en ella, y a todos, además: los actores, la trama (intuyo) culebronesca, y sobre todo ese rescate del pasado reciente (mezcla de nostalgia y de justificación por la vía de lo supuestamente trascendente, "la historia fue así" y tal).
Ciertamente hay que reconocer cierto mimo a la serie, en la ambientación, y el el cuadro actoral que va de lo comedido (la Duato), a lo bueno (Echanove, Arias, Sancho, el plantel de cláscicos como Fernán Gómez o Leblanc...) pasando por muchos actores corales, más o menos secundarios, que cumplen (no da la sensación de recitado mecánico de, bufff... Amor en tiempos revueltos, o El Comisario, o...).


Pero falta dirección, falta sentido cinematográfico.

Porque ayer en Weeds ví una escena bestial, un primer plano de una mujer se sostiene un segundo y comienza a alejarse, está desnuda y tiene cicatrices corporales. Sigue un plano general no de ella, sino de su reflejo en cuerpo entero en el espejo en que, descubrimos, se está mirando, contemplando cicatrices físicas que se correspoeían con cicatrices del alma Un momento silente, sin música, sin diálogos, sostenido con una tensión palpable. En contraste, Cuéntame estaba dando una escena donde los chavales, a cargo del bar de uno de los protas, ocultaban que habían mangado el dinero de la caja (no sé bajo qué circunstancia, no importa) diciéndose atracados mientras cuidaban de la barra en ausencia de todos. El dueño del bar, Juan Echanove, gesticulaba alarmado, preocupado y orgullosos de los críos. La escena (a la que entré de sopetón y sin saber nada previo... no veo Cuéntame, quede claro) se articulaba en plano-contraplano mecánico, y se subrayaba con música de tono bufo. La dirección era nula, lo cómico se remarcaba con el chunda chunda de fondo: es gracioso, ¿no escuchas la música de payasada de fondo? porque es muy gracioso.



Weeds 1, Cuéntame 0.

No existe lo sutil, en nuestras ficciones. Se toma al espectador por tonto, o peor, se quiere a todo espectador posible, del niño al abuelo. Y así nunca se logrará un producto competitivo. Como mucho, refinaremos la fórmula tristemente instaurada por Emilio Aragón en Médico deFamilia. Universalizar bajando la exigencia. Qué lejos estamos aún del dilapidario "que se joda el espectador medio" de los creadores de The Wire

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Y lo mismo pasa en el cine español. No se entiende el medio como una deisciplina AUDIOVISUAL, sino simplemente como la ilustración de un guión más ingenioso o menos hasta el punto de que el espectador es capaz de estar haciendo cualquier otra cosa mientras ve la película y entenderla igual. Porque de lo que se trata es de que la imagen sirva como muleta para expresar esos diálogos que, para colmo, suelen ser totalmente irreales. Pero ese es otro tema.

No estoy planteando que sea necesario en nuestra filmografía creadores de la talla de un David Lynch, un Kiarostami, un Cronenberg o un Tsai Ming-Liang, puesto que ello sería pedir mucho, pero una película de Guerin o Erice cada varios años no es suficiente.

Y ya supongo que pedir una situación en que propuestas arriesgadas como las de Albert Serra o Isaki Lacuesta estuvieran normalizadas es entrar en el terreno de la ciencia ficción, no?

Salud!

-blowie

toni bascoy dijo...

Buenas:
Absolutamente de acuerdo con todas tus apreciaciones (y con las del anónimo blowie también)... salvo en una, y creo que fundamental: "Y así nunca se logrará un producto competitivo". Me temo que la única competición en la que están interesados los productores de este país es en el del share; y en ese sentido Cuéntame tiene muchísima más audiencia que Weeds (aunque ésta se emitiese en prime time y en una cadena generalista). Por mi experiencia en ficciones (poca pero sangrante) se busca el mínimo común denominador, una tábula rasa cerebral, un cúmulo de generalidades que no inquieten a nadie y contenten (es decir, mantengan un par de horas frente a la tele) a la mayoría. En este país no existe una producción seria, por lo que todo tiende al tópico manido, mil veces visto, a la generalidad y a la primera idea que se le ocurre al guionista (poco motivado, en muchos casos). El resultado son series monótonas y derivativas (Aida), o simples despropósitos (El internado) que interesan a un público poco educado audiovisualmente (es decir, al 90% del país). Otra cuestión serían los horarios: ¿qué sutilezas, que matices puede uno proponer a una audiencia que está cenando?
Por lo demás, muy interesante tu blog. Un saludo!

Octavio B. (señor punch) dijo...

GRACIAS POR EL ELOGIO TONI, y simplemente puntualizar: competitividad como forma artística, como cine serial (ya lo hubo en el período mudo, y la nueva televisión, de weeds a Dexter, de lost a Sopranos, encamina ese cine de "continuará" con plena conciencia artística.
A esa competitividad me refiero, no a la de captar share, claro

toni bascoy dijo...

Hola:
De nada por los elogios. Y por supuesto entendí a que te referías; el que creo que no se ha explicado bien he sido yo: me temo que esa competitividad artística a los creadores españoles se les agota a los dos días de trabajo, cuando comprenden que toda la maquinaria se dirige en otra dirección; es mucho más fácil dejarse llevar, crear un producto mediocre y cobrar un sueldo decente, que romperse los cuernos por hacer algo digno que sabes que, de todas formas, se malogrará en ulteriores fases del proyecto. Por lo demás, yo también creo y defiendo este nuevo cine serial, como tú lo llamas (no es por hacerme publicidad, pero algo comento al respecto en uno de las últimas entradas de mi blog). Narrativamente, a estas alturas, creo que la televisión está muy por encima de lo que se está haciendo en el cine (comercial de calidad, se entiende). Creo que la estructura en tres o cuatro actos, autoconclusiva, está pasando por un bache considerable. Pero sólo es mi opinión.
Un abrazo y que te vaya bien!

Octavio B. (señor punch) dijo...

tú publicítate a gusto, hombre, auqnue temo que aquí pocos somos :P (eso sí, no me eructes coliflor aquí, que eso no lo saca ni el mister proper ;)