19 diciembre 2008

WEEDS, tercera temporada

Al término de la tercera temporada de Weeds volvemos a quitarnos el sombrero. Hay que hacerlo ante la calidad y el mimo de los guiones, que saben continuar lo que ya es el ascenso, sin prisa pero inexorable, de una noble representante de la clase medio-alta por el mundo de las drogas, entendido como negocio de altos ingresos. Mimo, porque los personajes son tridimensionales y no pierden el norte, responden a sus patrones sin buscarles innecesarios giros de timón. Incluso, por ejemplo, el cuñadísimo (un carácter para la historia de la televisión, un pieza), que pierde peso y se torna moderadamente secundario, lo es con todo el rico bagaje que lo enriquece desde las temporadas anteriores.
Además Weeds encuentra un punto medio, no busca la trama adictiva a toda costa (quizá haya quien le critique esto a la segunda temporada, no seré yo, pero bueno) aunque engancha con un tapiz rico y, capítulo a capítulo, más y más denso. Por otro lado, potencia lo evidente, el sex appeal con cuarenta de Mary-Louise Parker, barbie venenosa aprendiendo a serlo (venenosa; barbie lo es desde el principio), fortalece relaciones sin remarcarlo (entre los diversos secundarios, entre la protagonista y todos…) forjando así un universo donde lo coral es ya un hecho gozoso, y añade una descacharrante trama inmobiliaria que renueva todo para arrasarlo.
Termina Weeds III de un modo rotundo, y uno diría que aquí acaba la serie. No es así, tiene ya su cuarta temporada, y con este final de la tercera todo será, necesariamente, distinto a partir de ahora. Sí, si esto no ha acabado aquí, entonces a Weeds le sobra cuerda para rato. Yupi.

2 comentarios:

Int dijo...

Hola. Una curiosidad: ¿Cómo ves las series? ¿Las racionas, por ejemplo, un episodio al día, intentando mantener el espíritu serial original; o te ves varios capítulos de golpe?
Gracias, un saludo.

Octavio B. (señor punch) dijo...

últimamente raciono. No depende tanto de mi voluntad como de las circunstancias personales (digamos qu a día de hoy para tele dispongo de poco tiempo) En otras épocas me las comía en una semana, este Weeds, por ejemplo, llevo... como tres semanas, maomeno, con ella.