30 enero 2008

mierda de tomatada, punto y final

Bueno, parece que el mejor programa de malos olores catódicos cierra:

Uno diría que es normal, que la podredumbre huele, apesta, ácida e irrespirable, y al final hasta los creativos menos interesados en ser creativos y más tendentes a llenar de mierda un calcetín y jugar a David sin Goliat, pues se dan cuenta de que esa acción no lleva a nada, deteriora el entorno (lo mancha todo de caca) y es mejor dar carpetazo a ese estilo de hacer tele(basura).
Aunque más bien, y es una pena, todo se reduzca a que el asqueroso y pútrido solanáceo ya no se vendía, y en su cesta ya no acaparaba la atención del cliente.

29 enero 2008

EL FANTASMA Y LA SEÑORA MUIR, de Mankiewicz

El Fantasma y la Señora Muir es una comedia ligera de tono clásico, del Hollywood “glorioso”, firmada por Mankiewicz. Un cuento sobre una viuda que alquila una casa encantada, habitada por el espectro de su anterior dueño, pirata de mar hosco pero de buen corazón que no sólo no amedrenta a la joven viuda sino que entabla amistad con ella. Pura comedia intrascendente. O eso sería semejante argumento en una película de hoy, porque en los años 40 la meca del cine se permitía cosas como esta cinta, donde tras una primera lectura quizá podamos ver una agria historia de deseos, anhelos y frustraciones de una mujer tan joven como sola. Desde este prisma del fantasma personaliza los deseos sexuales, económicos, vitales, que la señora Muir no ha alcanzado en su vida previa y que la pronta viudedad condena a no alcanzar nunca, en un entorno social castrante representado sólidamente en las figuras de sus mojigatas familiares.

Lo más interesante de esta película, pues, más interesante que la excelente fotografía (contemplativa, casi impresionista) o la soberbia actuación de Rex Harrison, es la posibilidad de dobles lecturas, tras el velo del cuento amable y la comedia dulce. Es algo que el cine comercial de hoy ha olvidado, pues entiende que el didactismo fácil y a flor de piel da mejores dividendos que la pluralidad de miradas y el discurso abierto o esquivo.

25 enero 2008

Mis tebeos de cabecera: el vigésimo noveno,SUPERLÓPEZ



Bastantes años antes de que Giffen y DeMatteis decidieran poner sal de humor y parodia en el género de los superhéroes vía las Ligas de la Justicia, hubo quien lo hizo desde la piel de toro y mejor, si cabe.
Superlópez es la versión castiza, coñona, paródica, de un Superman que prefiere el futbol de gran estadio a la Fortaleza de la Soledad, que gasta bigotito (como todos los españoles, es un concepto de lo que éramos en los setenta-ochenta), que tiene un jefe mezquino y un compañero de oficina peor, y que, catástrofe de catástrofes, llega a montar un Supergrupo en el que todos quieren ser el Jefe.
Jan y Efepe me regalaron uno de los tebeos que más me ha hecho reír en mi infancia (por extensión, en mi vida), y por méritos, por su sentido del gag, por lu dibujo plástico, elástico, por sus diálogos con chispa. Pero como buen tebeo de pijamas, sus tramas me han hecho vibrar como si se tratase de la mejor historia de Kirby, porque en Superlópez, y no suele reconocerse así, hay un amor por el género y una sabiduría en lo que a superhéroes corresponde, que sus disparatadas aventuras, además, eran emocionantes.
La fuga del guionista dejó a Jan con ganas de hacerlo bien, mirar adelante. Y como de mayas poco conocía, se decantó por aprovechar los "blockbusters" de la época (de Los Alienígenas a el Señor de los Chupetes, inspirándose en Alien o la obra de Tolkien) y por centrarse en lo cotidiano (La semana más larga). Inevitablemente se pierde, sin Pérez Navarro (o Efepé, vamos) el discurso/parodia sobre los superhéroes, pero persisten todas las virtudes... hasta que el globo se deshincha. Posiblemente su canto de cisne sea el genial La Gran Superproducción, y desde entonces las aventuras de este López que a veces calza capa son triste reflejo sin chispa... pero oye, que nos quiten lo bailado.

RITOS DE INICIACIÓN: cualquier Superlópez de la primera época es buena entrada, la verdad. Ojo, no hablo de las primerísimas y embrionarias historias de los setenta, gags mudos de una página toscamente dibujados, sino álbumes como el díptico EL SUPERGRUPO/TODOS CONTRA UNO, UNO CONTRA TODOS. Otras paradas ideales para entrar en el universo de este Superman barcelonés sería LOS ALIENÍGENAS y su dominio perfecto del absurdo, o el que podríamos considerar su cúspide: LOS CABECICUBOS, sangrante parodia del franquismo y otros totalitarismos fascistas. Obras para niños que, no lo duden, gustan también a los padres.

24 enero 2008

ARRUGAS de Paco Roca

Paco Roca nos a regalado, finalizando 2007, una obra que cala dentro, que te impregna con su discurso afectuoso, cálido pero enormemente duro, y nos hace reflexionar sobre la fragilidad de nuestras vidas y sobre las cosas que verdaderamente importan.
Lo hace dando memoria a los desmemoriados, a los solos, a los enfermos. A los ancianos, en definitiva, que viven los restos confinados en residencias, fraguando allí un mundo y una vida paralela a la nuestra, a la suya propia (porque en esa vejez abandonada donde prácticamente ya no hay futuro, el pasado no vale y se forja tan sólo un presente inane).
Paco roca nos lo cuenta con esmerado clasicismo, con narrativa fluida e invisible en la que, empero, los escasos golpes de efecto formales, como por ejemplo un fundido sobrecogedor del que guardamos detalles, avisan de la sabiduría del dibujante. Porque el método y la forma sirven a la historia y nunca al revés. Y aquí la historia acentúa su fuerza en esa sabia falta de subrayados. Uno, en fin, se sobrecoge sin darse cuenta del cómo o casi del porqué. Sí, por lo contado. Pero también por el cómo nos es contado: su tono de sonrisa (que morirá congelada y en lágrimas, no lo duden), su dibujo que toma la senda de Hergé y la contemporaniza, su color acogedor...
No duden de mi consejo y háganse con arrugas. Y eso sí, no lo lean si están abatidos, resérvense para otro día.

23 enero 2008

Mis discos de cabecera: trigésimo, BAKESALE, de SEBADOH


Sebadoh quintaesencian eso que se llamó (se llama) lo-fi, mofa de las grabaciones profesionales, de las tomas exquisitas, de la orfebrería de estudio, y loa del aquí te pillo/aquí te mato, de grabar en precario, de componer rápido, interpretar veloz y enlatar ya. Sonido cochambre, composiciones desestructuradas, a veces bocetos de canción, pericia instrumental nula. Pero pasión y talento, montañas de ambas cosas.
Así es Bakesale, quince castañazos de pop rock, píldoras de casi-hardcore e indie rock, baladas, y mucho emo. De emoción, de desamor que quema en cada sílaba cantada, en cada cuerda rasgada. Expresividad, en fin, que desarma al oyente hasta la ira o el llanto, al antojo del intérprete.
Lou Barlow, ya leyenda del undergroundo por Dinosaur Jr, David Lowering y Bob Fray eran el cancerbero que respondía al nombre de Sebadoh (de tontear con la palabra sábado, por cierto), y si hasta Bakesale las orejas siempre apuntaban hacia Barlow, en un grupo cuya gracia era el continuo cambio de roles (cantan, tocan, componen, al alimón, bien revueltos, cambiandose el micro y los instrumentos cada dos por cuatro), aquí las de Lowering se miran de tú a tú, por primera vez, con las siempre maravillosas canciones de Lou. Resultado, el paraíso, un disco juguetón, como siempre, pero que cada dos por cuatro toca el cielo con temazos (y no importa ya de quién) como Careful, Not a friend, Skull, Rebound o License to confuse.
Ya lo saben, en mi isla desierta, en el mueblecito de los cedés.

22 enero 2008

escándalo (mis discos de cabecera)

el otro día comenzábamos la lista, de menor a mayor, de mis tebeos favoritos, y ya en los comentarios me "retaban" a hacer lo propio con discos. Y yo como ya lo tenía en mente, pues pe apunto, claro que me apunto. Es más, me permito prologar y hacer sabias disquisiciones sobre las distintas naturalezas de ambas aficciones.
Si la lista de tebeos es igualmente de mis preferidos, es inevitable que se cuelen diversos clásicos ineludibles. Los cómics so
n mi pasión, posiblemente la más grande, pero es una pasión que primero apunta a la cabeza. Es un arte, mayúsculo, que me ilumina el intelecto y acto seguido ataca a pasiones más bajas (no tan bajas, malpensantes). Pero la música... yo seguramente sé más de música que de otras cosas. Tengo estudios de historia de la música (podríamos ahora hablar de Palestrina, de los troveros, del Ars Nova, de Mozart...), aprecio la tradición del rock (sus vacas sacras), pero... el rock no apunta a mi cabeza, no. El rock, canalla, se lanza a mis tripas y a mi corazón, los posee, me renueva la sangre, me libera. Es químico, es animal, y sobre todo, es presente. Es futuro. La historia del género (que conozco de sobra, tengo varios cientos de discos con solera) me interesa, pero no muy a menudo rompe la barrera del historicismo. En otras palabras, apunta antes a la cabeza, y mi intestino, sucio y ponzoñoso, automáticamente le quita esa chispa que tendrá el disco que descubra mañana. Do Diddley me encanta, pero tiene filtros, modos, formas de sonar, una producción... que me lanzan mensajes al intelecto, que lo sitúan en un contexto, que me hablan de historia antes que de sí mismo, su ritmo, su furia, su garra. No sé si me explico
Podría hacer una lista de tamiz objetivo, y sería muy distinta a la que voy a desgranar. Y a mí me aburriría más. Así q
ue, para que nadie se enfade, les dejo unas fotos que van a gustar mucho a los treintañeros que se quedaron en el cliché. Los demás, abrochen cinturones, esto va a ser de escándalo.

20 enero 2008

una tarta para Mortadelo y Filemón

Tal día como hoy, pero hace cincuenta años, nacía una pareja cómica de papel.

Medio siglo haciendo reír, o casi, a todos y cada uno de los niños de este país (y parte del extrangero).
Felicidades.

18 enero 2008

IRON AND WINE, THE SHEPHER'S DOG

A esto lo llamo yo un paso de gigante: de cantautor folk prominente y destacado, a encontrar un sonido orgánico, exquisito, que enriquece su paleta roots con sonoridades tan dispares como la psicodelia, que se filtra tímida pero dejando huella en numerosos cortes, los ritmos afro (House by the sea) o las texturas hindús (White tooth man). Y sin despeinarse, sin caer en el buenrollito globalizado. Al contrario, The Shepher’s Dog encuentra la voz personal de Sam Beam en ese caleidoscopio musicológico que el autor reclama como los mimbres necesarios para asentar su voz en esa americana que, del mentado Devendra Banhart a Cocorosie, está protagonizando las páginas más brillantes de la música estadounidense de la década.
Iron And Wine ya jugaba en esa liga, por sus grandísimas composiciones, por su calidez interpretativa. Pero ahora, se sitúa, en mi opinión, en la cabeza del pelotón. Doce canciones mayúsculas enfrentadas con la ambición de ser el mejor… por quien al final demuestra serlo. Pinchen sino directamente la perfeción pura, embriagadora, de Resurrection Ferm o el vals Flightless bird, american mouth (de la capacidad poética de este hombre, en títulos y letras, ya ni hablamos: ¿Cuántos autores de música popular sueltan versos como “el amor era una promesa echa de humo en un pequeño bosque de árboles congelados”?)



17 enero 2008

leña del arbol caído

Mientras el grupo Prisa desata su aparato para evidenciar lo que supone el degüello de Gallardón (y sacarle toda la punta al asunto a favor del PSOE, claro), desde los medios afines al PP ya se critica a Gallardón. Ayer en Onda Cero señalaban su discurso de la derrota como improcedente, equivocado y poco prudente.
Ya de la COPE qué decir.
El circo, señores.
Y un apunte personal: a mí el alcalde de Madriz, como que no me cae mal del todo... vale, no lo sufro, que después de todo sólo es el alcalde de su pueblo, y por otro lado bien es cierta su ambición, pero él al menos no la esconde, y...¿qué es un político sino un enorme ambicioso?

13 enero 2008

Mis tebeos de cabecera: el trigésimo, THE SANDMAN

Hace unos días, lo comentabamos aquí, en el blog Con C de arte se montó una votación para decir los treinta tebeos favoritos de cada cual. Una lista de preferencias personales, emocionales, si se quiere, antes que sesuda, historicista o subjetiva. Llena la biblioteca de tu isla desierta, y hazlo con 30. Bien, yo tengo mi lista, que voy a desgranar en una nueva serie, "Treinta Favoritos" (que, quien sabe, igual amplío con otras artes). El enfoque no es crítico, sino de exposición, sentida, de mis motivos para acordarme de todos y cada uno de estos tebeos. Finalmente añado una lectura aconsejable para iniciarse (cuando procede, como puede ser en series de varios álbumes, o así) que espero sea tentación para mis muy queridos lectores.


Morfeo de los Eternos. Más que un Dios, señor de su reino de pesadillas, de sueños, de historias, de inspiraciones y temores. Sandman, que te pone las arenas en los ojos. Oneiros, que inspira a poetas y a criminales. Rey y quizá, a su modo, servidor. Figura oscura, cetrina, el de ojos como estrellas pálidas en cielos oscuros.
Neil Gaiman y un variado grupo de ilustradores (y las portadas de Dave McKean, collages pictóricos-fotográficos de garantizado impacto plástico) han dado una vuelta de tuerca al fantastique, y lo hacen sin inventar, en estricto senso, gran cosa: lo hacen sin embago reciclando, aprovechando, refundiendo para dar algo novedoso. Ya decía Borges que todo está, en los asuntos del narrar, inventado, y el guionista inglés lo sabe de sobra, así que se pone a la cabeza del posmodernismo en el mundo de la historieta y nos consigue asombrar desde el aprovechamiento de ideas ajenas sazonadas con matices propios, con una erudicción apabullante en forma de citas y guiños incontables, con un tono lírico, pespunteado con apuntes sórdidos. Lo hace aprovechando las características del medio, pues The Sandman fue, en origen, un tebeo mensual de 24 páginas que desarrollaba una continuidad, y el lector queda sometido a la incógnita de esa continuidad. Morfeo es una suerte de divinidad, sus historias no se subyugan a la linealidad de otros personajes, y uno puede esperarse cualquier cosa de este tebeo. Hay una historia nuclear, sí, pero también, como pequeñas corrientes en un océano, hay fugas al pasado, hay historias que son cuentos, hay cuentos que sólo son para gatos, o para varones, o que se narran en tabernas que no son de este mundo ni de esta realidad. Y hay un panteón familiar, una familia de seres que nos rigen (o a los que regimos, ¿quién sabe?), que personifican, como Sueño, aspectos trascendentes de la existencia, como el Deseo o la Muerte.

Hay, en fin, un universo donde perderse, donde las relecturas revelan aspectos que se nos pasan en un primer acercamiento, donde ya han caído rendidos muchos. Puede queThe Sandman no sea un tebeo redondo, ni perfecto. Sus debilidades no nos pasan desapercibidas, pero está en esta lista, cerándola en el puesto nº 30 por la fuerza de sus mejores momentos, por su emotividad, por su sórdidas pinceladas de terror, por su erudicción, por su complejo diseño general (75 capítulos desarrollados durante varios años, mes a mes, que resultan un todo coherente), y por la aportación de un ramo de personajes de antología (todos los Eternos, diversos habitantes del reino del Sueño, un Lucifer descreído, un hombre que no muere por mera voluntad de no hacerlo...). También por su fundamental peso en la industria del comic book americano, al popularizar tras intentos previos el cómic adulto en un mercado adolescente, el de superhéroes... mercado que finalmente trascendió, al triunfar entre lectores de todo tipo, incluso los que no leen historieta y, más aún, entre LAS que no leen historieta.

RITOS DE INICIACIÓN:The Sandman adquiere su completo sentido como un todo. Es una lectura mastodóntica pero que atrapa, pero quien quiera catar antes, puede comenzar con el arco titulado "País de sueños", editado en un volumen por Norma hace unos años, o más recientemente por Planeta en dos tebeos fácilmente rastreables (colección The Sandman, números 9 y 10). Se trata de un paquete de relatos breves autoconclusivos.

12 enero 2008

LA SILLA DE FERNANDO (David Trueba y Luis Alegre)

Fernando Fernán Gómez en primer plano habla y habla. Imagínense lo mismo con Sánchez Dragó, uff...
Pero claro, el actor, director y escritor no era un cualquiera, y su verbo es lúcido, afilado, irónico, sereno, descreído, memorioso, torrencial... No pierdan la oportunidad, si tienen ocasión, de ver el documental filmado (planísimamente, pero da igual: manda el actor) por David Trueba (y Luis Alegre).

11 enero 2008

EL MARQUÉS DE ANAON 2: LA VIRGEN NEGRA, de Vehlmann y Bonhomme

Doy fe de seguir, a mi ritmo, leyendo la serie francesa El Marqués de Anaon. Repito halagos ya vertidos, les enlazo por si quieren saber más una certera panorámica de este segundo volumen (aquí), y me predispongo a volver sobre sus páginas con deleite.
No entiendo el vacío crítico al que se ha condenado esta estupenda serie (tan intrascendente, tan lejana de lo "auteur" como grata de leer y releer), de la que apenas se habla en la red.

10 enero 2008

ANATOMÍA DE GREY 4ª temporada

cuarta temporada de Anatomía de grey. Mismos clichés, nuevas situaciones, sensación de descoyuntamiento general (la expulsión in extremis de uno de sus actores principales provoca estas cosas), nuevas situaciones un poco pilladas por los pelos, y otras que se hacen cansinas. El equilibrio, palabra clave en la serie durante antiguas temporadas, hace tiempo que se ha roto, y lo visto ayer no parece el camino para solucionar los problemas del culebrón. Bueno, hay una nueva actriz, la hermanastra de Grey (¿como? pozí, ¡cuñaaao!¡tiene una hermanastra!!!!!... en fin), que es muy guapa (en la foto, fila inferior...la segunda por la izquierda).

Algo es algo. Y luego está el que queramos seguir dulcmente enganchados al culebrón, pese a advertir todas las costuras.

08 enero 2008

dos pájaros: Dexter y Californication

Nueva vivienda y nueva tele: dado que sale más barato pasarse a R que mantener telefónica, y como en R disponemos de tele digital, ando devorando todos esos canales exóticos y temáticos que nos convierten en homo zappingus, y de paso confirmando o que el río hace sonar: en Fox he visto ayer dos series que parecen de lo mejorcito, y que quiero apunten en su agenda:

Dexter cuenta la doble vida de un forense policial que en sus ratos libres es asesino en serie. Turbadora y magistralmente interpretada, promete todo lo que se me dijo sobre ella.

Y en estreno riguroso, Californication permite al agente Mulder (Expediente X) convertirse en un escritor gandul y promiscuo en una serie que, para empezar, me ha dado una escena de las que provocan risas como hacía tiempo no gozaba. Supongo que habrá que volver a hablar de ambas series, cuando acumule episodios.

07 enero 2008

MAGASIN GÉNÉRAL, de Loisel y Tripp

publicado en Mazinger


Magasin Général nace de la amistad entre dos profesionales asentados y con sólidas carreras personales: Loisel es sobradamente conocido en la Bd francesa por La Búsqueda del Pájaro del Tiempo y Peter Pan (ambas series publicadas por Norma y Glénat), y Tripp, de trayectoria errática y menos conocida en España (aunque fue igualmente publicado en los años ochenta, por la editorial Iru). Amigos y compartiendo estudio, juntos, con los colores de Lapierre, han ideado este minuet de tres movimientos del que ya conocemos los dos primeros (“Marie” y “Serge”).
La historia que se nos cuenta en Magasin Général apenas pende de un argumento mínimo (la viudedad de una joven en un pueblecito) para retratar un microverso coral, un ambiente apacible, cierto idealismo rural típico pero no por ello desprovisto de encanto.
En este sentido es común en sus páginas el detenimiento no tanto en personajes como en sus entornos: conversaciones que se pierden en el recodo de un río, voces en off en paisajes invernales… Los dibujos virtuosos, el entintado atmosférico y un coloreado igualmente evocador consiguen que traspasemos la frontera del papel y sintamos los aires de la campiña, los sonidos orgánicos del ruro, los paseos tranquilos, los cotilleos maliciosos pero inocuos… No estamos ante ninguna obra de categoría, ni será Magasin Général recordado en la historia del medio sino por lo que es: un recorrido contemplativo y agradable, donde dejarse llevar y perderse por caminos bucólicos con la sonrisa boba y despreocupada del dominguero. Una lectura de grato poso, ligera, si se quiere, pero que nos deja con un agradable fondo, un regusto dulce, ciertas ganas de vivir, y de volver a visitar a esta gentes encantadoras, acaso empalagosas, sí, pero se les perdona. Viven en un lugar tan bonito…

04 enero 2008

LA FUENTE DE LA VIDA, de Darren Aronofsky

Hay cines que no están al servicio de lo contado, que son un canto a la imagen en movimiento en su más abstracta acepción, o acepción más pura, mejor dicho. Pureza y belleza en la plástica del movimiento proyectado. La hipnosis de la pantalla oscura.

Es verdad que The Fountain tiene su argumento, extraño y deslavazado, y que gira en torno a la idea del amor perdurable, eterno, a través de tres historias (paralelas, o consecutivas, o acaso una misma historia convirtiendo sentimientos abstractos en narración), pero las flaquezas del ritmo, los vaivenes de un argumento engolado, el pastelón Zen/New Age, no pueden competir con la baza triunfadora. Aronofsky ha apostado por las imágenes con una pureza que recuerda al Kubrik de 2001 (salvando las distancias, la Odisea cósmica es una obra maestra, la Fuente, ni de lejos, pero para entendernos) y así el espectador puede fácilmente rendirse a las virtudes y purezas cinematográficas que tienen La Fuente de la Vida.

Por lo demás, bien interpretada y mejor musicada, The Fountain podría perderse en el olvido, y posiblemente se lo merezca frente a otras obras más redondas, pero por otro lado es una pena perder su embelese. Recomendable, por tanto. Y por su intrincada voluntad, se puede ver una segunda vez, sin problemas.

02 enero 2008

THE GO! TEAM, Proof of youth

Es una fiesta: yo traigo el confeti, tú la cerveza. Hay chicas guapas y chicos guapos, y todo el mundo es majete. Hay ganas de diversión y vamos a divertirnos. The Go! Team se ocupan de la música. Proof of youth, su propuesta.

Y la música es la que nos pide el cuerpo, una verbena eufórica de funk y sampladelia, vientos sensuales y ruido urbano, ritmo acorazado y, uniendo el potaje, esqueleto pop. Ese es su secreto. Frente a otras propuestas de mezcla y pega, Go! Team tienen en el pop y en las melodías pegadizas el soporte, la estructura. Sí, hay baile, hip hop, soul. Hay rock, hay folk, hay noise. De todo. Pero todo está ligado por el pop, el mimo por las melodías pegadizas y pluscuamperfectas para hacer de trampolín al torrente de sonidos. Y desde ese trampolín salta, atrevido, un caleidoscopio de música festiva que da alegría al cuerpo y versos concienciados a la mente, con colaboraciones tan asombrosas como un equipo de animadoras o un coro infantil, o del empaque de Chuck D (Public Enemy).

Sin destacar canciones, este segundo largo de la banda es un agotador fluir de hallazgos que, por concentrado, quizá entre mejor a sorbos breves. Pilla un tema al azar, es una imbatible bomba de luz, color y alegría. Y si te puede la euforia, todo de un tirón te llevará al cielo

(o al menos al centro de la fiesta).