27 febrero 2008

DEXTER

Hay series malas, mediocres, pasables, buenas, excelentes... y luego está Dexter, una barbaridad.
Sí, la casa por el tejado: Dexter es la mejor serie que he visto en mucho tiempo: sorpendente, adictiva, divertida y terrible al tiempo. Y de obligada visión en versión original, aviso. No es sólo la excelente voz, cambiante, versatil, de Michael C. Hall (posiblemente el mejor actor del momento... y no hablo de televisión solamente, ojo). El entorno spanglish queda sepultado al doblarlo todo al castellano peninsular, e incluso la banda sonora, sensual, latina, se descontextualiza sin esa mezcla sajona-puertoriqueña.
Frente a esa moda (que cada vez me harta más) de personajes que son corderos con pieles de lobo (House), Morgan Dexter es el cánido salvaje y feroz oculto el lana de borrego. Encantador, sonriente, retraído, valodado en su trabajo como forense policial (o algo así, un experto en los trazos de sangre de las escenas del crimen), en realidad un asesino en serie sin escrúpulos que elabora sórdidos escenarios para ejecutar a sus víctimas. Un personaje que vuelve sobre la idea de transgredir el sueño americano al elaborar a su alrededor una realidad que es, toda ella, falsa. Su familia no es biológica, su novia es una tapadera, su trabajo, un medio para justificar su verdadera naturaleza. Y acertadamente esa máscara, esa mentira, se ubica en Miami, puerta de entrada al sueño americano de la emigración ilegal. Qué mala leche, qué modo de retratar la tierra de las libertades con una metáfora sutil y abierta, en una historia de asesino psicópata.
Luego está esa historia en primer plano, un relato tenso, vibrante, perfectamente orquestado que no te suelta, que te hace querer llegar al último capítulo (el cual, por cierto, no te da gato por liebre, y todo queda atado, levemente abierto para la continuidad, pero no suspendido en la nada).También deberíamos hablar de la excelente dirección, el mimo con los ambientes, de los cotidianos a lo más malsano. O de una plantilla de actores fenomenal, además, ya lo dije, de ese prodigio que, quien lo diría, hace nada estaba interpretando a un homosexual pusilánime en "A dos metros bajo tierra", un caracter opuesto hasta el límite de hacernos dudar de si realmente se trata del mismo actor.
En fin, se supone que en breve Cuatro emitirá esta primera temporada que ya es, meritoriamente, historia de la televisión. Dexter está muy, pero muy mal doblado, mas si es la única vía que tenéis para conocer la serie, hazme caso, no te la pierdas.

26 febrero 2008

cara a cara


El debate ha venido y nadie sabe cómo ha sido. O quien ha ganado, que parece, a decir de los periodistas, lo importante. Pero si juzgamos con las portadas en la mano vemos que, como siempre, cada palo tira de su vela. El País y Público dan ganador al socialista, y ABC, El Mundo y La Razón, al popular.
Yo lo que ví fue un debate previsible por ambas partes, aburridito, en el que se atacó, se justificó, se señaló con el dedo, se evidenciaron, se recordaron pasados grises y presentes borrascosos, y se dieron pocas solucciones. Un debate sin programa electoral y con mucha queja.
Si "ganó" alguien, no fue, desde luego un Rajoy que esgrime sus ideales de gomina y puño en la mesa. Tampoco merecería el laurel un ZP que apenas defendió un proyecto de futuro, sino que bailó al ritmo que le impuso su rival, una sarabanda de justificaciones y agraivo comparativo (que creo supo capear bien... pero n es esto, o no debería serlo, el debate de dos candidatos al gobierno de la nación).
Desde fuera, con razón, las demás fuerzas políticas asumen como pueden este avance del bipartidismo. Ese bipartidismo que mi voto no va a apoyar, que lo sepan.

Y el mejor discurso de estos días ha sido, en fin, el de un Javier Bardén oscarizado, contando lo que de verdad imorta en castellano, con dos, ante la plana mayor de Hollywood.

23 febrero 2008

OM, Pilgrimage

Uno nunca apreció el jevi, caterba de lacados melenudos de insoportables agudos vocales y eternos solos de guitarra. Ni entendió que a eso lo digan "duro". Si Iron Maiden son duros, ¿qué era Big Black?
Pero claro, las cosas no son tan simples, y como en todo estilo grandote, existen los sótanos, los moVimientos subterráneos. El speed, ayer. El doom, hoy.

No estoy del todo seguro de que Om sean metal en el sentido en que lo entendería un metalero. Desde luego, si a un jevi de los de WASP le dices que Pilgrimage mezcla metal, folk y música sacra medieval, ¡oye, con suerte te cita al Mago de Oz y nos echamos unas risas!

Bueno, pues Om efectivamente son una propuesta que parte del metal más underground, aprovecha el cripticismo (de cripta) de bandas como Sunn 0))) (y no se crean que conozco mucho más de este estilo, estoy pisando tierras que me son bastante ajenas), y lo imbrica en cierto sentido del éxtasis que es tan psicodélico como ancestral.
Pilgrimage son cuatro temas tan orgánicos como un disco post rock, tan densos y oscuros como el citado doom, tribales, sacros. Pero más allá de esta aburrida fritanga de nombres y estilos, lo que cuenta es que Om dominan el arte del drone (música en movimientos cíclicos), la densidad (es una música como mercurio, se hunde sin piedad), del silencio amenazante, de la saturación sonora (con ese bajo que retumba en el occipucio), y Pilgrimage es una obra donde los mínimos elementos (voz, bajo y batería) se sobran para lograr un disco de sonido intrincado, profundo y rico .



En directo:

22 febrero 2008

mis discos de cabcera: vigésimo octavo: THE COMPLETE RECORDINGS, de Rotbert Johnson


Puede que escribir sobre música sea como bailar arquitectura, de decía Zappa, pero lo que tengo claro es que la música de Robert Johnson sabe a tierra y sol, polvo del camino y dolor en las piernas, sexo prohibido y pólvora de balas a tus espaldas. Es el sabor del viejo Delta blues. La música triste y rabiosa de los negros vagabundos, indigentes, bohemios, bebedores, puteros y fugitivos.
La música de Robert, el que es más leyenda que biografía, el que pactó con el diablo en un cruce de caminos para conseguir ser el maestro de bluesmen, el más grande.
Sus Complete Recordings lo son todo, todo lo que Johnson dejó grabado, entre 1936 y 1937, un legado escaso pero que alarga su sombra a toda la música popular del siglo XX. Un cancionero sobresaliente, roto, dolido, interpretado con maestría (esa mano larga capaz de sujetar acordes bajos y altos a la vez en su guitarra), pero que sobre todo era pura expresión y verdadera autenticidad (no devaluemos la palabra, empleémosla con quien se la merece).
Este doble disco hace comprender que no, que el blues no es esa música de papel cuché que ejecutan como en un carnaval infectos impostores (de gran técnica digital y escrupuloso respeto por las formas -arg, puag-, pero vacíos de alma y pathos). El blues es veneno, es veneno del chungo. Es ésto.

21 febrero 2008

IKIGAMI, de Motoró Mase

Ikigami, de Motoro Mase, es uno de los mangas que más fuerte están sonando últimamente, y viene a plantearnos, en cuatro números de los que se editaron ya dos (aquí, pero también en Japón), una ficción donde para controlar un estado de bienestar definitivo, el gobierno establece una vacuna general, para toda la población, y en el proceso de vacunado cuela, de modo aleatorio, un veneno mortal que deriva en la muerte del individuo al llegar a determinada edad. La estadística demuestra a ese gobierno que la incertidumbre de muerte trae como consecuencia un descenso de la delincuencia o la asociabilidad. Es el "pequeño" sacrificio para alcanzar el grado perfecto de bienestar social.
Sobre este marco, Ikigami desarrolla las pequeñas historias de aquellos que son avisados formalmente de su muerte en 24 horas, como efecto del veneno (eso es un Ikigami, el aviso administrativo de que mañana te toca, y mala suerte). Historias que desgraciadamente caen en los tópicos en vez de desarrollar cuestiones complejas. No obstante, la calidad formal y lo interesante (que no novedoso) del planteamiento convierten este manga en lectura entretenida, y al tiempo propone reflexiones sobre nuestro presente y hacia donde deriva.
¿Y tú, qué harías si te revelan que en 24 horas vas a morir?

19 febrero 2008

se va el caimán

...de su puño y letra aquí (con dosis de inintencionado humor, patarealidad castrista, o algo así)
Castro es una figura de recorrido demasiado largo para abordar en un blog, y entre el salvador revolucionario, el hombre-espectáculo, el déspota tirano y el lider del pueblo, su rostro expresivo y su larga barba admiten matices y más matices. Posiblemente más que la mayoría de personajes históricos aún vivos. Evidentemente el saldo es negativo, como el de todo dictador.

Por lo demás, quien crea que a corto o medio plazo esto acarrea cambios, creo que es muy ingenuo. Lamentablemente.

16 febrero 2008

todos a la tele

Ayer estaba en todos los medios la noticia.
Que sí, que habrá cara a cara, face to face, tete a tete.

PSOE y PP han llegado al acuerdo de los acuerdos, y se medirán las caras ante España en la(s) tele(s). Es una buena noticia, peligrosa por alentar el bipartidismo, pero sana en cualquier democracia. Dar la cara en directo, enfrentar posturas y programas... elegir la corbata...
Ahora hay que afinar, parece que el tema a aclarar es lugar y moderador.
Hombre por Dios, qué tonterías. Déjenme, señores poderosos, darles una idea:

Lugar



Moderador

15 febrero 2008

RATATOUILLE, de Brad Bird

No voy a negar la mayor: Ratatouille es una cinta disfrutable. Su sentido del gag, su inventiva, y por descontado su técnica (puntera, siempre puntera) levantan esta historia de ratones cocineros. Sin embargo, uno empieza a pensar que estaría bien que Pixar o Disney dieran un pasito adelante, buscasen rupturas, nos entregasen otro cine. Animales antropomórficos, buen hacer y moral conservadora ya caracteriza muchas cintas previa, y aunque ese camino puede dar aún buenos frutos (Ratatouille lo es, y jugoso), se agradecería algo más de sorpresa en el apartado argumental. Vale, Pesadilla Antes de Navidad fue un espejismo, y ya ni pido tal aventura a Pixar. Pero sin ir tan lejos, Los Increíbles del propio Bird era una propuesta tanto tematica como estética que daba un pequeñito giro (dentro de las coordenadas propias de la casa, claro). Uno sabe que hay otra animación posible (¿han visto Bienvenido a Bellville, deChomet?) y le gustaría que el ariete del cine de dibujos también fuera algo atrevido, y se moviese, aunque no saliese en la foto (la foto de la recaudación millonaria, por ejemplo)

14 febrero 2008

mis tebeos de cabecera,puesto vigésimo séptimo: EL ÁRBOL QUE DA SOMBRA, de Osamu Tezuka


Si en esta lista de treinta el puesto anterior lo ocupaba un clásico franco belga del que confesaba conocimiento parcial, ahora toca hablar de un tebeo que aún no he acabado. Son ocho tomos de más de 300 páginas cada uno, y estamos en ello, absorvidos, pero poco a poco. Es, como en el caso previo, el único motivo de situarlo en el final de cola, pues presiento que cuando cierre su última hoja, El Árbol que da Sombra se ubicará más, mucho más alto.
Tezuka es considerado un pionero, el padre del manga, y un maestro en el arte de contar en viñetas. Abrir al tuntún cualquier página de este caudaloso tebeo es prueba de lo dicho, un festival de inventiva narrativa, un catálogo de soluciones propias e intrasferibles a otro medio.
Pero la calidad de Tezuka como autor de manga se rastrea en cualquier obra suya, o eso podemos concluir de cualquier crítica a cualquier obra del maestro nipón. Bueno, yo no las he leído todas, pero de mi acercamiento a Tezuka es este Árbol el que más me ha impresionado. ¿Por? Pues quizá en primer término por mi afinidad al género histórico (y eso es este relato, ni más ni menos que un tapiz descriptivo de la decadencia del tradicionalismo nipón en el siglo XIX). Pero cuando uno empieza a leer Hidamari no Ki (en japo, "El árbol en la solana"), se da cuenta de que es mucho más que eso. Sí, hay preciosismo, hay escrupuloso respeto por la época retratada, su arquitectura, sus modos y pensamiento, sus ropajes... pero también estamos ante una historia de amistad y de rivalidad amorosa, y ante un trepidante relato de aventuras, y ante una reflexión moral sobre la decadencia, y también es comedia, y drama, y... ¿lo ven? Tezuka ha creado una obra total, donde cambia de registros con pasmosa fluidez, donde su bibujo, con ese punto "Heidi y Marco", es fluido, mutante, capaz de ir de la caricatura a realismo sin despeinarse (o lo que va de las muecas exageradas, teatrales, a esas terroríficas escenas de terremotos), es un grafismo vibrante a veces, quieto y reflexivo otras...
Que nadie se deje engañar por la inicial apariencia de El Árbol que da Sombra (título que hace referencia al gran árbol de recio aspecto, que ha dado buena sombra durante más de doscientos años, pero que en verdad está hueco, podrido y devorado por dentro... metáfora bellísima del bakufu, gobierno nipón entre los siglos XVII y XIX). Que nadie se amedrente por ese trazo infantilizado, propio de un pionero que nunca renunció a su estilo, pese a terminar contando cosas más adultas y complejas que las aventuras de Astroboy (también recomendables, claro). Estamos ante un "tocho" que por ambición y resultado consigue ser ligero en su lectura, apasionante, bellísimo. Magistral... aunque no lo he terminado aún. Puesto 27, por ahora.

RITOS DE INICIACIÓN: nada de picotear, tantear o gaitas, esto es como un enorme novelón. Se empieza por el libro Uno y se caba en el octavo. No hay más. Con todo les recomiendo que lo intenten, si no conocen la obra. Busquen o pidan el volumen uno en su biblioteca, o apoltrónense en una librería y lean sus primeras páginas, o pídanselo a un amigo, o lo que sea. Si notan que con el paso de las hojas el libro no se despega de sus manos, no se preocupen, no es que las tapas tengan loctite o supergén. Es que es bueno. Muy bueno. Es que no lo van a dejar.

09 febrero 2008

mis discos de cabecera: vigésimo noveno, GHOST, de THE THIRD EYE FOUNDATION


Una lista de discos para una isla desierta, claro. Pero ¿y si en la isla se goza de un clima paradisíaco, no hay peligros salvajes, y la comida es abundante y equilibrada? Pues no pasa nada, metemos en la lista Ghost de The third Eye Foundation y ala, en sus siete cortes se comprimen todos los tsunamis, tormentas, tempestades, fieras salvajes, insectos mortíferos y plantas venenosas que me pueda imaginar.
Matt Elliott, hoy reconvertido a crepuscular cantante folk (del que hemos hablado aquí) estaba detrás de un proyecto creado para dañar. Y Ghost es su cima de dolor, antes de buscar rincones de luz en su oscuro universo. Hay un tema, posterior al Lp que nos ocupa, que se titula "una galaxia de cicatrices", y es la forma perfecta para describir a la Fundación del Tercer Ojo.
Ghost abre con fiereza, ruido blanco y drum and bass (ergo, un muro de percusiones imposible, fracturadas, cubistas y aceleradas imponiéndose al ruido desbocado de lo que, quizás, parecen guitarras locas de ruido), y poco a poco la brutalidad y la furia ceden a algo parecido a una agonía, sonidos espectrales, sonámbulos, oxidados, igualmente temibles, hasta desfallecer en un último corte que apenas es una oscilación, una vibración anestesiada, poco más.
Puede que Ghost no entre en las listas de mucha gente, y sin duda es música muy difícil, no apta para todo el mundo... pero si me piden el sonido del miedo, o que señale un disco extremo que, sin embargo, no se pierda en la no-música (y ciertamente Ghost no es abstracto, en absoluto), ese disco es Ghost.
Por desgracia, parece que TEF están olvidados en You Tube, y no los encontré en imágenes, así que, bueno... queda el misterio, o, para el más curioso, entrar en su sitio y buscar en el archivo sonoro que Elliott nos ofrece (con muestras de toda su discografía, Ghost incluido).

08 febrero 2008

contrato para todos

Ciertamente es la noticia de la semana. La de aquí, claro, que por el mundo hay guerras y otras menudencias.
El candidato Rajoy va a ponerlos firmes, con su nueva idea contractual. Sed buenos, que diría E.T.


La prensa enemiga se santigua (bueno, no, pero por entendernos) y la amiga ve lados luminosos y aromas de sensatez en el despropósito (a decir de estodigo, al menos, lo es, y enorme).
Pero, bueno, uno no se escandaliza, y piensa que, más allá de la inteligente carambola (llevar el asunto a Cataluña, posiblemente uno de los puntos calientes del fenómeno de la emigración en España, y sembrar la semilla del fuego, con evidente rédito inmediato en las urnas...), pues uno diría que es la cara real, sin maquillajes, sin centrismos. Lo prefiero así, que no como lo montó el bigotes, ese que hablaba lenguas varias en la intimidad, qué progre.
Si se vota, que sea consecuentemente. Yo no voto al PP, porque pienso que es un partido de derechas, cosa qe no me gusta. Pienso que su política social es consevadora, pro cristiana, tendente a la exaltación desmedida (que se rompe, claro que sí, Españita entera en cachos), y no me va ese rollo. Pero me gusta que no lo oculten, no lo maquillen y lo presenten verdadero y tal cual es. Su rollo, digo.

07 febrero 2008

TORO SALVAJE, de Martin Scorsese

Vista estos días, poco se puede decir sobre esta película en un blog y a vuelapluma (sí, no obstante, podré enlazar un artículo interesante y trabajado, aquí). Pero no sería ésto una bitácora si no me acerco a señalar que verla, tantos años despues de descubrirla, y habiendo olvidado el 90% de la cinta que inmortalizó a La Motta, supuso una experiencia. De nuevo. De Niro como nunca, la fotografía perfecta, los secundarios notables, la música, el empleo del sonido, y la forma de dirigir de Scorsese, ese pulso ya clásico, ese sostenido de planos largos y generales en los que domina la entrada/salida de campo, esa sabiduría también en el plano detalle, o el dominio del tiempo y del tempo (hasta la imagen congelada, cobrando pleno sentido), la elipsis temporal como recurso cinematográfico... todo, carai, es todo.
Toro Salvaje, una puñetera obra maestra.

06 febrero 2008

NEWUNIVERSAL, de Ellis y Larroca

El tiempo vuela: parece que fue ayer, y ya casi han pasado diez años (algo menos, vale) desde que el guionista Warren Ellis asombrase a propios y extraños con sus Authority y Planetary, o de que todo buen friky cool quisiera tener las gafas de Spider Jerusalem. Ellis ya no es el escritor de moda, ni, por mucho que él quiera, el enfant terrible del comic book, sino, miren por donde, un semi-clásico al que debemos el logro de dar oxígeno al género pijamero en el cambio de siglo.

Y con la perspectiva que da ese tiempo del que hablamos, leemos hoy su Newuniversal y podemos ajustar sus valores más allá de modas y ojos de huracanes.
La miniserie (por cierto, inconclusa) que recupera una idea de los ochenta, un nuevo universo de seres poderosos, remodela, parte de cero (aquel New Universal fue, ya en su día, un fracaso sonado, ¿por qué repetir?, reconstruyamos pues), y vuelve a incidir en los temas más afines de Ellis. O sea, ci fi muy moderna, con sus gusanos espacio dimensionales, su hy-tech, su cháchara inteligente y moderadamente futurista, y, claro, buenas dosis de conspiranoia, altas sociedades megasecretas, manipuladores en la sombra etc etc. Un tebeo de superhéroes nacidos durante un extraño fenómeno cósmico, que se desarrolla con ritmo televisivo (Héroes se le aproxima mucho, por cierto). En fin, purito Warren Ellis en su versión "estoy para entreteneros", que es, personalmente, la que mejor me funciona (frente a los tebeos más "de auteur", en plan "soy el chico revoltoso y macarrilla que os dice las grandes verdades", siempre impostados y generalmente mucho más aburridos que sus mecanos de género puro).

Cierto que todo sabe a refrito, a ya leído, a algo agotado. Newniversal parece creado con descartes de las mentadas Autorithy y Planetary, pero aún existe la chispa, ese punto "molón" que sabe enganchar. Es más que lo que hacen el 90 % de tebeos de superhéroes hoy, y a mí me basta... aunque Larroca no sea un dibujante que pase de efectista, pero eso es otra historia, y no resulta fatal (vamos, que no arruina la entretenida lectura).

02 febrero 2008

la vida sigue...

pues mientras parece que el tomate no termina de desaparecer del todo, tenemos caliente el atrio de la iglesia, y todo e pueblo soliviantado por las necedades y metomentismos de los señores de negro faldón. De la sandez retrógrada, a juzgar por el runrún, parece que esta vez, quizá, podamos sacar algo en limpio: se empieza a hablar de tocar el concordato, esa lamedura de santa poya vergonzosa, injusta, anacrónica, que en estodigo estaríamos encantados se fuera al carajo . O al infierno, para el caso.
También dejemos anotado que, animados al descubrir que la biblio tiene la colección completa, me he puesto con el clásico Thorgal, cómic que en Francia es best seller y aquí, claro, no lo conoce ni el cuco. O que poco a poco y en versión original, estamos enganchándonos a la serie Dexter, y que últimamente, con la moda de los discos recopilando listas de lo mejor del año de diversas revistas, poca música nueva escuchamos... aunque nos hemos dejado sorprender por algunas cosas, como alguna delicia de Robert Wyatt o Trauermusic, tema electrónico exquisito y adictivo de Partial Arts, alter-ego del DJ Ewan Pearson.
Ah, y por cerrar el círculo seamos algo tomateros: seguro que han visto ya esta noticia digna de El Caso, sobre un tipo que hizo estallar varias bombonas de butano en su vivienda, acaecida en Vigo (pinchando en la foto toda la noticia):

Pues el asunto, uyuyuyuyuyyyy... qué fuerrrte que fuerrrrrteeee... ocurrió a dos minutos, cuatro portales, de mi casa. ¿Dónde está Javier Vazquez cuando se lo necesita para entrevistarme? (claro que yo sólo me enteré de que la bocacalle afectada estaba cortada por la policía, todo sea dicho, de paso).

01 febrero 2008

mis tebeos de cabecera: el vigésimo octavo, VALERIAN


No puedo decir que sea yo un lector completista de Valerian, serie de la que realmente sólo conozco un pequeño puñado de álbumes. De hecho advierto que esa es la razón de que la serie de Christin y Mezières se ubique en el puesto 28, y no en el 18 o el 8. Sería una pedantería no reconocer que mi acercamiento a una serie fundamental, y accesible en el mercado español, ha sido como poco parcial.
Parcial, que no insuficiente para reconocer sus virtudes y maravillarme ante su portentosa imaginación. Valerian se me antoja la madre del cordero, un punto de fuga para la ciencia ficción, sobre todo la visual. Es conocido que en Valerian tiene sospechosos parecidos la saga de Star Wars, y en su imaginario se ha fraguado un sentido de la space opera que aún maravilla, directamente o a través de las incontables huellas que ha dejado su influencia en el género futurista. Mundos diversos, alta tecnología, viajes espaciales y temporales, razas extraterrestres, aventuras trepidantes, tono adolescente que no reniega del filtraje de ideas comprometidas y hasta una evidente sensualidad femenil en Laureline, la compañera del agente espacio-temporal.
Todo en Valerian maravilla en el joven lector. También en el no tan joven.

RITOS DE INICIACIÓN: ¡Qué buen momento para descubrir Valerian!. Norma editorial está re-editando sus aventuras en lujosos tomos, abarcando cada uno tres álbumes de la serie original. Así pues, es fácil acercarse a la librería especializada y comprar una muestra significative de Valerian. En concreto el cuarto libro de la colección incluye los que, en general, se señalan como sus dos cumbres (Metro Châtelet dirección Cassiopea,y Brooklin Station Termino Cosmos). Que lo sepas.