30 junio 2008

pudieron

Bueno, pues ya está. Magnífico. Nada que objetar, pues los molestos adláteres vienen de serie y se sabe que hay que sufrirlos: el monotema en prensa, radio y tele, la conversión de Cuatro en canal especializado en la Eurocopa, los festivos bocinazos (que afortunadamente no despertaron al crío, menos mal), el alegrarse por nada que de uno mismo haya dependido...

Perfecto, y un paquete de partidos vibrantes (y miren que a mí el futbol más bien poco y desapasionadamente).

Hoy acepto la prórroga, con la triunfal vuelta a casa, y algún coletazo informativo más durante esta semana. Pero espero que pronto termine todo. Viene el verano, ¿nos olvidamos un poquito del futbol, por desengrasar cañerías, y tal?

27 junio 2008

sanación radiactiva

Los friki-comiqueros sabemos de las maravillosas propiedades de la radiactividad, y cómo esta, por poner el más célebre ejemplo, puede mediante picadura de insecto radiactivo otrogar poderes arácnidos y asombrosos.
Claro que en el fondo somos lo suficientemente listos para saber que todo aquello eran cuentos e invenciones. Ficciones. No así numerosos empresarios e investigadores del pasado siglo XX. ¿Alguno de mis lectores/as ha probado las propiedades hidratantes y luminosas de la crema cutánea Tho-Radia, cosmético de los treinta que mezcla al 50% radio y torio?




¿O la excelente (y radiactiva... ay Señor...) pasta de dientes Doramad?



Informaos todos en este (maravilloso, alucinante) post (entrad en el link, por dios, que hay cosas aún más delirantes).

26 junio 2008

DIARIO DE UN FANTASMA, de Nicolas de Crécy

Diario de un fantasma parte del subgénero autobiográfico pero sin duda es otra cosa. En él Nicolas de Crécy nos relata dos viajes, a Nagoya y Recife, que articulan respectivos capítulos (y cierra un tercero, a modo de breve epílogo). Pero esta premisa le sirve para desfigurar la realidad, convirtiendo el viaje a oriente en la travesía de un proyecto de diseño, una forma insustancial, blanda e imprecisa que nos relata sus impresiones en primera persona (su trato con el representante, sus sensaciones al chocar con el mundo nipón, sobresaturado de imágenes publicitarias y por tanto icónicas como él…) Una salida ligeramente surrealista que prolonga y alarga el argumento ya utilizado por el autor en el libro colectivo Japón. Hay en esta primera parte, por ello, cierta sensación de repetición, de alargamiento sobre un recurso ya empleado (si bien brillante, trasladar impresiones personales a un “proyecto de dibujo” autoconsciente).
Sin embargo “Recife” se despega del modelo de “Nagoya” y sube varios escalones. El fantasma-icono vuela de vuelta a Francia, y le toca un compañero de asiento charlatán, que no es otro que el propio De Crécy. Y comienza una charla donde éste relata al dibujo su viaje a Brasil, bajo el encargo de una compañía turística (para, más o menos, dibujar estampas del lugar). Otra vez el imaginativo surrealismo de Nicolas se impone, dando un paso hacia delante: el dibujante hace que su compañero de vuelo, como proyecto de dibujo que es, materialice su discurso y se convierta en el propio cómic. Y el cómic-fantasma relata (en primera persona) no tanto el viaje como la cabeza del viajero, su modo de enfrentarse al encargo, la batalla entre el artista y el concepto artístico. La disquisición sobre el arte y el doloroso proceso que hay en él centra este segundo capítulo donde las formas clásicas de encadenado de viñetas cede ante unas composiciones orgánicas de texto y dibujos que no cuentan sucesos, sino inquietudes, dudas, tensiones creativas.
Definitivamente, en la segunda parte de Diario de un fantasma, la más brillante del libro, De Crécy viene a demostrar que la historieta es más que narrativa secuencial, y puede trasladar conceptos abstractos partiendo de la dualidad texto-imagen. Aquí no pasa apenas nada, salvo en la cabeza del artista, un mar de dudas, de retos creativos plasmados en palabras y dibujos. Y es así como Diario de un fantasma se crece, consiguiendo superar una primera mitad ingeniosa con una segunda notable, ambiciosa, una reflexión profunda sobre el arte y sus mecanismos, tanto en su fondo, lo contado, como en la forma, cómo se nos cuenta.

25 junio 2008

más listo que el tebeo 13: para maestros

un inciso en la serie, para dejar constacncia de una curiosidad. Me han pasado esta "clase magistral" sobre la historieta, realizada al modo de un power point. Pese a las muchísimas generalizaciones e inexactitudes, se nota que está destinado a un aula de infantes, por lo que lo dejamos como curiosa introducción a partir de la cual se desarrollará el exacto conocimiento del medio. Buena iniciativa, así que os la enlazo, por si algún "profe"puede/quiere hacer uso de ella (repito y opino, uso como inicio básico, planteamiento inicial para, posteriormente, modelar ideas más exactas y correctas)

24 junio 2008

el terror que no se va

La obra maestra de Hitchcock tiene la virtud de filtrarse por los poros. De quedarse dentro, haciendo ccrecer un terror fóbico diferente en cada sujeto. Es una alegoría del miedo personal hecha película para las masas, la más aterradora nunca realizada.



Sobre Los Pájaros, este enlace, un extenso artículo.

23 junio 2008

DEATH CAB FOR CUTIE: Narrow Stairs

Death Cab For Cutie habían encontrado un camino para la gloria (creativa) y otro para la gloria (comercial). Transatanticism colmó las posibilidades artísticas de la banda, coqueteando con la electrónica, puliendo su discurso emo hacia un pop exquisito. Plans, su continuación, puso freno a los derroches imaginativos y resultó un discurso más plano. Sí, había temazos, incluso lograron el éxito (de hecho algún corte del anterior se paseo por esas series televisivas de moda, y Plans directamente fue un grandes ventas en USA). Pero el ímpetu explorador, la sorpresa, fue sacrificada en un trabajo plano.

Bien, Narrow Stairs fue precedido por el single I will posess your heart dejando claro que volvían a ponerse el salacot y a explorar las selvas del sonido. Ocho minutos entre el post, el ambient, y el pop, con talento para desarrollar varias melodías que, en manos menos exigentes, alumbrarían varios temas redondos (pero que aquí conviven como un todo orgánico, indivisible).

Pues lo bueno es que la pista no fue falsa, y si bien el single es El Temazo con mayúsculas, no hay que perder ojo a todos los felices detalles que abrillantan un Lp jugoso: los violines silenciando (momentáneamente) la indietrónica en No Sunlight, el aire My Bloody Valentine de Talking Bird (hermana de No More Sorry de los escoceses), o la cabalgada de batería que cierra con The ice is getting thinner dejan claro el buen estado de DCFC, de sus ganas de buscar la sorpresa en el oyente sin renunciar a sus señas, ese pop rock melancólico y también tendente a lo, para entendernos, modestamente grandioso, esa grandiosidad tímida que es marca de estilo. De los crescendos emocionantes, de la voz delicada, que no blanda, del primor de un piano omnipresente, de las guitarras enhiestas, de las muchas melodías para el recuerdo, ya ni les comento.



DCFC: de nuevo necesarios.







19 junio 2008

la vergüenza

La portada ayer del diario Público ha sido, con justicia, de las más comentadas de la jornada.

se nos llena la boca hablando de... no sé... de Guantánamo...
...pero esto no es Guantánamo, es España, Tenerife, concretamente.
El artículo, aquí (aunque claro... ese periódico es muy sensacionalista, bah, mejor miren hacia otro lado, que ayer jugó España y esas cosas)

17 junio 2008

perdidos en el espacio...

...pero de verdad. No es tele, es la Pioneer 10, aquella nave enviada al infinito en 1983.
Lo cuentan en detalle aquí, básicamente me entero en ese post de que la nave no ha dado señales desde 2003. Cito de la fuente ya enlazada, para anudar la garganta :

Si no le ha ocurrido nada, el mensajero del hombre en el espacio interestelar debería estar ahora desplazándose hacia la estrella roja Aldebarán, en el centro de la constelación de Tauro, que se encuentra a 68 años luz de la Tierra. Para llegar a su destino final Pioneer tardará dos millones de años.




(glups...)





15 junio 2008

PORTISHEAD, Third

Diez años de silencio. Portishead, durante ese tiempo, y merced a la publicidad, adquirieron fama mediática, esa que desvirtuó el sentido de una música vanguardista y desesperada, aunque elegante (este era el reclamo para venderte un perfume o un coche de gama alta, el estilazo, la clase, desintegrando por el camino la tristeza, el dolor que su música impregna al oyente verdadero) . Desnaturalizados y vanalizados, los de Bristol podían haber optado por largarse, desaparecer, comerse solitos su rabia contra ese gigante que devoró su música y regurgitó las sobras para las masas.

La otra vía, el puñetazo creativo sobre la mesa. Demostrar que Portishead son grandes, y que su música no es un ovillo para que el felino mediático juegue con él. Así nace, con dolor, Third, disco abrupto de escucha difícil. No busquen lo que ya encontraron en Dummy o Portishead aquí. No, ni rastro del trip hop en sus surcos. Third escarba en sonidos asfixiantes, se mira en el kraut, despista con cortes folk, aturde con ritmos industriales, atmósferas casi doom, guitarras secas, y la voz de Beth Gibbons, que plañe como nunca. O mejor, con la efectividad real de su quejío, dolido y derrotado. Ni siquiera la rítmica inercia de Nilos Smile, probablemente lo más radiable de este trabajo, pueda ser contemplado más allá de su desesperanza: no hay luz en todo Third, un trabajo que absorbe, engulle como un agujero negro muy oscuro.

El retorno de Portishead salió a finales de Abril. Creo que ya es disco del año.

13 junio 2008

LA GUERRA DE LOS SINIESTRO CORPS (Geoff Johns y varios)

Parece que esta vez va la vencida. Tras varias Grandes Sagas superheróicas donde lo más grandioso fue el aparato publicitario, Geoff Johns nos entrega una de capas y rayos que no defrauda. Al menos si juzgamos su arranque (serán cuatro números más series de acompañamiento).La saga nos narra una guerra entre las fuerzas del bien y las del mal a niveles cósmicos, en la línea de la ya clásica Crisis en las Tierras Infinitas, de la que abreva sin pudor pero también haciéndolo para entregar un producto que no deriva, que sabe mantener su rumbo y respetar ciertas reglas mínimas: la historia es un simple entretenimiento, puro space ópera, pero al menos logra eso, entretener, pues está bien hilvanada, maneja con soltura los finales de capítulo (cliffhanger, lo llaman ahora) y en sus páginas uno no siente estar ante el Loctite de varias series laterales, sino en todo caso frente al esqueleto, el núcleo central de una historia bien urdida (entre dos colecciones protagonizadas por los Green Larterns).Eso debería ser un tebeo de superhéroes que se pretenda gran acontecimiento editorial, y casi nunca lo es (ver, por ejemplo, el inenarrable bodrio de la Crisis Infinita, del mismo guionista). Uno tiene, pues, garantizado un buen ratito si le gusta el género. Incluso si es ajeno al universo DC (que hace tiempo no frecuento salvo a cuentagotas) la lectura es agradable. Cierto, los diálogos son pobres (algo mejores cuando guioniza Dave Gibbons), el dibujo tópico, y los personajes son brochazos. Pero también advertimos su buena planificación general, cierta espectacularidad en Van Sciver (hay más lápices en la saga, si esté no fuera de vuestro agrado tendréis donde elegir), y todo el buen sabor del subgénero cósmico (ya saben, seres jugando al billar con mundos habitados y todo eso) para pasar una tarde de ésas, con mucha lluvia y pocos argumentos para salir a pasear.Ya están en la librería los dos primeros números, así que si pica la curiosidad más vale darse prisa, u os pilla el tren… no olvidemos que después, seguro, nos echarán encima otra macro saga y ésta quedará olvidada.



Finalizada la saga, sus cuatro números (no me interesé por las ramificaciones en otras coleciones) mantengamos lo dicho: una de superhéroes cósmicos, quizá demasiado autoreferencial (ayuda a no perderse el cuerpo de artículos diseminados por sus cuaro ejemplares, que menos mal), sin profundidad ni caracterización en unos personajes que son planos y no tiene por qué ser otra cosa: brochazos y diálogos grises para efigies que surcan los cielos salvando el univeso. Todo en un marco de guerra de las galaxias (el guiño es muy consciente) donde los anillos de poder significan valores absolutos (el miedo, la voluntad...).
Según el humor del momento puede entretener o aburrir soberanamente. También según la paciencia, si no es es friki de los cómics DC, pues puedes perderte en su particular y cohexionado mundo propio. Bueno, yo lo pasé bien, sin pedirle demasiado, pasando por alto o sobre-entendiendo lo que no pillaba, y dejándome llevar por el abigarramiento cósmico.
Eso sí, esto va a continuar en otra saga,aviso.

12 junio 2008

las tijeras del monstruo

No hay fallo, siempre que la revisito, vuelve a vencerme, me arrastra a su universo como un imán.





Eduardo Manostijeras

En fin, si quieren leer más, aquí se cuenta algo del monstruo.

10 junio 2008

EL ORFANATO, de J. A. Bayona


El blockbuster patrio del año pasado fue una de miedo. ¿Merecidamente? Bueno, soy de los que piensan que su debutante director (un decir, su trayectoria en el video clip y de cortos es una linea directa con esta cinta, una carrera también inscrita en el homenaje y el género) ha forjado una cinta muy respetable en varios aspectos, pero globalmente fallida.

Fallida por previsible, porque la progresión dramática desprende constantemente un cierto deja-vu, porque cada plano se mira casi directamente en un tono o una cinta determinados (de Spielberg a Polanski, pasando por el clasicismo de Tourneur y llegando a Syamalan) en vez de procurarse una personalidad consistente. Porque sus actores principales hacen aguas si los comparamos con los secundarios (Jeraldine Chaplin al frente). Por su final sorpresa "uau no doy crédito".

Pero hay que ver también sus buenas bazas, sobre todo en lo que a pericia en puesta en escena y dirección se refiere. Bien, la peli la he visto hace una semana y pico, y no suelo tomar notas (estaríamos buenos), pero aún recuerdo con agrado su capacidad de crear espacios cerrados casi abstractos, donde se pierde la noción de profundidad en escenas verdaderamente desasosegantes. O el sabio empleo de lo telúrico, la evolución del día soleado al intempestivo (y muy gótico) tormentón de su primera parte, la cuidada puesta en escena de los elementos (la playa, las cuevas, el faro...), planos que no buscan contar algo sino situar en un estado de ánimo determinado, como ese balancín movido por el viento...

En definitiva, habrá que vigilar a Bayona. Si se desprende de los tics argumentales y mima un poco más los materiales narrativos de partida, su buen hacer puede darnos mejores cintas que esta.

07 junio 2008

el crepúsculo de los pistoleros (y del cine clásico)

El reto es éste: diez pelis, diez ventanas y acaso, si algo encuentro, diez enlaces con más sustancia que las pocas frases a las que estaría dispuesto a dedicar yo en esta nueva lista (palabra que ya amo/odio, claro, pero que, como ven, va a acompañarnos unas semanitas más)

En fin, un modo de darles pequeños premios visuales (si no pueden ver los emules en sus pecés, les sobra esta serie, me temo) que arranca aquí con una peli que me encanta, de un género que no me hace tilín normalmente. La he visto hace muuucho y no se crean que la he repetido en exceso, pero su huella es profunda. ¿Qué opinan del maestro Ford, qué de este maravilloso y crepuscular western?








El hombre que mató a Liberty Valance
Lee más aquí (si quieres)

mis listas: epílogo (y prólogo)


Lo primero, que sepan que sus ánimos y alabanzas no caen en saco roto. Esto de listar ha sido, desde este lado del espejo, engoroso, arduo, y en el fondo frena el propósito natural de este blog (o eso me parece a mí), un diario de experiencias presentes. Pero bien, gustó, así que había que tomar aire y seguir ascendiendo hasta culminar el monte (por mis lectores, lo que sea, y olé).
Sobre mis discos favoritos sólo quiero señalar lo ya repetido: fue una selección visceral donde primó sobre todo lo personal. No hubo lugar para plásticos que realmente no me hubieran tocado de un modo profundo y, eso, personal. Lo que no quiere decir que puestos a señalar los mejores discos en un estricto sentido histórico o académico no deban ustedes tener en cuenta varios nombres. Apunten pues Horses, Exile on main street y Beggars banquet, Inmigrées, Closer, Hunky Dory, Remain in light, Sign of the times, It takes a nation of millions to hold us back, Ramones, Screamadelica, Electric Ladyland, A love supreme, What's goin on, Higway 69 revisited, Catch a fire y cientos más. La historia del rock, la de la música popular del siglo XX, es un laberinto que merece la pena cruzar.

Y sobre mis cómics favoritos, bueno, si se fijan en las etiquetas verán que mis treinta seleccionados...¡son 29! O, en fin, que por el camino me lié, perdí algún tebeo, lo salté (la lista estaba escrita en papel, pero parece que menda lee de aquella manera...). En definitiva, algún día añadiremos uno, por completar. Quién sabe... ¿Taniguchi o Milton Caniff, Moebius o Kurtzman?. Si me dicen hoy, aquí y ahora mismo, les recomendaría Taniguchi, una delicatessen oriental, lírico y siempre emocionante. el almanaque de mi padre, por ejemplo. En fin, todo fue un juego, que espero fuera disfrutado...

...porque continúa.

Sí, estodigo masoca no quiere dejar cojito su listado y se embarca a recomedarles diez (sólo diez) películas. No esperen textos, pero sí enlaces y alguna sorpresita que ojalá guste.

¿Qué cine me emociona, cuáles son esas películas que guardo en el recuerdo de un modo especial?

Comienza (bufff ...) la lista

06 junio 2008

Lex, en Antena 3

¿Qué pasa con la ficción nacional, con las teleseries españolas concretamente? Me hago la pregunta porque ayer, gastando un último y débil cartucho de esperanza, me vi enterito el primer capítulo de la nueva mega-apuesta de Antena 3. O lo que es lo mismo, el retorno a la caja boba de Javier Cámara, en una de abogados, Lex.
Y nuevamente me abofetea un bodrio. Vale, la solvencia de Cámara, Santi Millán y Nathalie Poza puede hacer un poquito soportable el asunto, pero la cosa no tiene remedio: un guión aburrido y sobado (tanto deja-vu hace que conforme avanza el capítulo nos creamos adivinos de primera), unos personajes sin matices, unos actores malos con ganas (desganados, mejor dicho, y con la salvedad ya señalada del trío protagonista... que tampoco se piensen que estamos ante los nuevos Laurence Olivier), una fotografía neutra y nula, una banda sonora de vodevil malo, una dirección que no pasa del plano-contraplano… y a este respecto remarco que no es cuestión de presupuesto (que además sospecho holgado). No queda bien sacar nombres sacros en casquerías de barrio pobre, pero recordemos que Bergman podía hacer arte sin salir de las paredes (de estudio) de un apartamento y con solo dos actores. Es cuestión de dirección, de contar con la cámara, con el montaje, con la música, con la expresión y los gestos, con lo que se muestra y con lo que se vela (coño, Lex, de nuevo y van, parece un serial radiofónico con imágenes… se sigue dando la espalda al televisor sin mayores problemas).
Y todo esto ¿por qué? ¿No hay talento en la piel de toro? Hace un año Desaparecida demostraba que no, que, con sus peros (tampoco era magistral, no), podía hacerse una ficción dramática con tirón (porque esa es otra… ¿las teleseries deben, por narices, ser productos “para todos” y destinados al éxito familiar? ¿Nadie arriesga, nadie apuesta por un público determinado, por dar algo diferente aunque sea a costa de sacrificar a un determinado target?


04 junio 2008

mis discos de cabecera: primero, LOVELESS, de My Bloody Valentine






Mi disco de cabecera, el número uno de treinta:



  1. Porque Only Swallow es un látigo y una dulce cuna al tiempo
  2. por el arrullo del volcán que es Loomer
  3. por el arabesco de Touched
  4. por la pureza del ruido (To here knows when)
  5. por el éxtasis resplandeciente (When you sleep)
  6. por el ciclo sin fin (I only said)
  7. por el fulgor a cámara lenta (Come in alone)
  8. por el dulce veneno (Sometimes)
  9. por el coro angélico que brinda deseos (Blow a wish)
  10. por el pop perfecto envuelto siempre en ruido (What you want)
  11. por el éxtasis del baile, del sexo (Soon)
  12. por las capas de guitarras sin fin
  13. por la belleza del ruido
  14. por la melodía perfecta en todas y cada una de sus canciones
  15. por cómo no cabe el silencio y el milagro es una trenza de sonidos hipnóticos
  16. por la voz en duermevela de Bilinda
  17. por enriquecerse la escucha siempre y cada vez que vuelve a sonar
  18. por su portada
  19. por sus clips
  20. por hacer del ruido algo nuevo en 1991
  21. por hacer del ruido algo bello, sensual y sexual, no violento
  22. por sonar como un todo
  23. por su riqueza, del ambient al dance
  24. por el pop escondido en sus surcos
  25. por el rock amplificado en su estruendo
  26. porque nadie lo ha superado ni ha sabido ir más allá en el tratamiento de la guitarra eléctrica
  27. porque entiende el estudio como un instrumento más
  28. porque el estudio como instrumento hace del formato guitarra/bajo/batería un universo diferente
  29. por el silencio desde entonces y su sombra infinita en el rock, el post, el ambient, el pop, el tecno...
  30. por su nuevo disco, quizá esta vez, y tras años de rumores, sí (hay MBV Live, por lo menos).



03 junio 2008

KATRINA VILLE

Ayer Fox estrenó Katrina Ville (K-Ville para los amigos). El cerebro detrás es Jonathan Lisco, que a su vez es el creador de la excelente Policías de NY y la más reciente Damages (Daños y perjuicios, emitida en canal plus), dos productos que deberían ser aval suficiente para al menos acercarse con interés a esta nueva aproximación al género policial.
Bueno, un episodio no es material suficiente para extenderse, si bien hay que aplaudir la factura técnica (excelente fotografía), el buen hacer del grupo de actrores (sin destacados pero en su sitio), la cuidada ambientación, y como no, la premisa argumental: hacer una historia coral en torno a una comisaría no es nada nuevo, pero situarla en el Nueva Orleans post-Katrina, e inyectarle dosis de denuncia social, sí que lo es.
Un planteamiento interesante, por tanto, que nos hace esperar buenas cosas de K-Ville tras un primer capítulo tan entretenido como punzante (esas panorámicas de las calles, donde en cada casa cuelga un "Se vende")
A seguir.

01 junio 2008

FUCK BUTTONS,Sweet horrrsing

¿Para qué se escribe un blog? En mi caso supongo que se mezcla la función de diario (quizá el origen de una bitácora nacida para acercarme a cercanos lejanos), con la más exclamativa y proseleta, la que recomienda, la que apuesta porque algo (un disco, un cómic, una peli...) debería gustar al otro lado, sea quien sea. Hoy, no nos engañemos, estamos en función "Querido diario".
Porque Fuck Buttons pueden resultar, aviso de entrada, lo más parecido a meter la lengua en un enchufe. Música extrema y brutal, abismal y cortante. Rock que asesina nervios y rompe arterias mientras lo escuchas. Una experiencia acojonante pero definitivamente minoritaria.
Sweet Horrrsing abre lynchiano, demostrando que bajo la belleza (la cajita de música que suena en Sweet love for planer Earth) se agazapa un horror subterr,aneo de acoples, drones y voces a las que la palabra histeria les queda chica.
A partir de ahí ya no hay engaño, se suceden sin pausas seis piezas extensas y brutales, saturadas de ruido y alaridos distorsionados, percusiones tribales, electrónica aislacionista, psicodelia oscura y hardcore extremo; armas de tortura para demostrar que en el dolor también podemos encontrar una forma de belleza.