28 enero 2009

la televisión (aún) es nutritiva

Me llama la atención cómo en diversos programas (sobre todo de radio) la "crítica televisiva", entendida como sección dentro de un espacio generalista, se suele reducir a hablar de los teleresiduos, los Está Pasando y Norias varias. Los ponen a caldo con una risita, en plan Sé lo que Hiscisteis, con ese aire de "no, yo me río de tí", pero en el fondo dando cobijo publicitario a fórmulas y objetos de atención (frikis faranduleros, pseudoperiodistas...) que no deberían tenerla. Que deberían ser obviados. Sí, creo que últimamente Sé lo que hicisteis, gran programa en origen, también está afectado de ese mal. La sobre-explotación del formato (Dios, ¿cuántas horas al a semana dura SLQH?) obliga a alargar lo que en origen era una bofetada despectiva, convirtióendose (¿a su pesar?) en propaganda subterranea con envoltorio de crítica humorística.
Todo esto introduce el tema de hoy: creo que también debería rastrearse y predicar la buena televisión, de haberla. La crítica televisiva (Monegal en Onda Cero el primero) mira desde arriba y critica Gran Hermano. Eso es fácil. Pero cuando alaban como serie de gran calidad Los Hombres de Paco (Monegal again) su castillo de naipes se desmorona. Parece sencillo, en fin, decir que Gran Hermano es mala tele, pero encontrar televisión de calidad es más resbaladizo, pues revela el gusto "real" del crítico. Lo pone en evidencia cuando defiende un bodrio.
El caso es que pienso que se puede hacer buena teleprogramación, y un ejemplo es el formato de preguntas para ZP que pese a lo aburrido de su Discurso de Estado frente al cubo de agua fría del preguntante llano, el lunes arrasó en el share y reverberó en los medios y en la opinión pública hasta hoy, demostrando que realmente nos importan más nuestro mundo que las ensoñaciones rosa.
También ayer concidí ante la pantalla con un clásico de las entrevistas "a mi manera", Jesús Quintero.
Puso frente a frente y a dialogar a, ejem, Coto Matamoros y Jaime Peñafiel... y créanme que la cosa funcionó. Los tensos planos, la conversación confesional (en sus vidas y de modos diferentes, las drogas les han tocado a ambos), la (¿aparente?) improvisación de ambos en el desarrollo de la charla... magnífico Quintero.
Así que, críticos del mundo, mójense. ¿Hay tele de calidad de la que merezca la pena hablar antes que de "Mujeres, hombres y viceversa"?

2 comentarios:

lider dijo...

Recomiendo de Quintero la entrevista (censurada) en TVE a José María García y que se reprodujo profusamente en internet. Televisión de calidad incluso pese a la catadura del entrevistado. Lo mejor de la tele española, tenerla apagada (por cierto en TVG hay programas bastante decentes, mírese franja horaria de los sábados entre las 15:30 y las 18:00).

Octavio B. (señor punch) dijo...

es verdad, la tele gallega aborda programas culturales y sociales en los fines de semana muy defendibles...