02 enero 2009

ROMEO & JULIETA, de Ricardo Gómez y David Rubín

SM se ha lanzado a la edición de tebeos, y lo hace con una idea sólida, cercana a su espíritu (conocido es que hablamos de una de las editoriales “fuertes” en libros de texto y otro material juvenil). Así que para esto de las viñetas, se opta por una colección de álbumes en tapa dura que compriman, en 30 páginas más o menos, y a todo color, algunas de las obras clásicas de la historia de la literatura, agilizadas y decantadas para ser la lecura perfecta de un chaval (o chavala) pre adolescente. Para la empresa se confía en la cantera nacional, lo que desde aquí aplaudimos.
De los cinco primeros lanzamientos (para consultas sobre estos cómics, pinchen aquí) he optado por leer la adaptación que David Rubín (y los guiones de Ricardo Gómez) han realizado de Romeo & Julieta. Y claro, como la empresa de resumir un libro en veinte folios de dibujo es siempre algo difícil, ahorremos el interrogante (que se puede extrapolar a cualquier otro tebeo de estas características: ¿puede resumirse Romeo & Julieta en tan solo…?). Lo fundamental es comprobar cómo los autores sustraen el tuétano, y cómo han personalizado una obra ajena.
En ese sentido Romeo & Julieta, el cómic, aligera lastre y va a la esencia de un relato que en su origen podemos resumir como una trama escueta y bella engalanada por el arte de la prosa Shakespeariana. Gómez y Rubín recortan diálogos, los más significativos, y mantienen el espíritu vital y romántico (de romance, de amor, sentimientos muy anteriores a cualquier período artístico) en un cuento brillantemente dibujado.
En este sentido si el guión ha cumplido con una inteligencia humilde a la hora de aproximarse a un “monstruo sagrado”, David Rubín lo borda con un dibujo aligerado (lejos de abigarramientos como los que demuestra en Cuaderno de Tormentas, libro que acaba de salir a la par que esta colección), potencia el origen teatral en su puesta de escena, algo artificiosa y frontal, incluso con una apertura que nos presenta a los “actores” y con un narrador que diríamos escapado des sueño de San Juan. Con un colorido brillante, con una alegría vital que le viene perfecta para sentir el drama final, y con planificaciones tan logradas como el famosísimo cortejo nocturno del joven Montesco a la bella Capuleto en su balcón, Rubín, desde un trabajo con apariencia de menor, de encargo, demuestra un crecimiento como artista que lo sitúa entre los autores españoles a atender en cada nuevo paso. Un tipo alto que, sin embargo, sigue creciendo.

3 comentarios:

jordi dijo...

Feliz año nuevo!!!

Anónimo dijo...

¿donde me puedo descargar el libro gratis? XD

Octavio B. (señor punch) dijo...

cómpralo, no es caro