20 febrero 2009

Águila Roja; ¿mejorando lo presente?

No ví la nueva ficción estrenada a bombo y platillo por la 1, si bien me quedé tanteándola un rato, un tiempecillo suficiente para albergar algunas dudas y transmitiros ciertas sensaciones. Repito, no voy más allá, no hablo categóricamente de algo apenas tanteado. El caso es que lo primero que aplaudo, en plan apriorismo, es la idea. Que una teleserie apueste por el folletín en la tradición Dumas ya me parece encomiable en estos tiempos de hospitales clónicos y miradas plagadas de tópicos a nuestro pasado reciente. En este sentido, tomar esa tradición de justicieros y aventuras en el siglo de Oro es continuadora de una tradición que va de la Pimpinela Escarlata al cómic Masquerouge, tradición a la que añade (por lo visto ayer) toques del cine nipón de samurais (popularizado por Tigre y Dragón), con sus piruetas imposibles y su violencia esteticista.

Además, como diseño de producción me ha gustado: hay pasta, pero antes que una recreación pluscuamperfecta a lo Roma, se pretende un ambiente de trampantojo. Un marco más idílico (lo imaginado) que verídico (cómo era realmente el ayer), a base de decorados, fotografía e iluminación. También me ha gustado un plano, el de arranque: la mujer muerta del héroe tendida en el suelo, su esposo llora a su lado, y en picado vemos cómo la sangre de ella va formando en el suelo el dibujo de un ave...mientras del cielo cae una roja pluma. entra el cartel entonces: "Águila Roja". Esto es mucho más que el cansino y habitual plano/contraplano de la ficciones nacionales.

Pero... siempre parece que haya peros... hay algo que no me acabó de cuadrar, quizá lo previsible del desarrollo argumental, o la imposta de descontextualizar los diálogos (muy modernos, nada dieciochescos... y lo siento pero María Antonieta de Sofía Coppola les queda muy lejos para que salga bien la pirueta). No sé, será cosa de darle una segunda oportunidad, o de, sencillamente, ver un capítulo entero para poder juzgar... en todo caso, el intento de desmarcarse, de recuperar formatos que siempre fueron del gusto popular sin recurrir a fotocopias de series guiris, es argumento suficiente para darle una oportunidad aunque finalmente se demostrase un intento fallido.

7 comentarios:

haddock dijo...

Yo también la tanteé, y no me ha acabado de convencer.
Tampoco es que me esperase otra cosa, la promo que hacía meses que pasaban adelantaba bien que pretendían...

icsm14 dijo...

Acabo de ver los primeros minutos en la web de TVE y ¡buf! no se salva ni el apuntador. La misma bobería que en HC, El Comisario y cualquier otra serie pero en el siglo dieciloquesea. Si ya resultaba triste la escena del ladrón disculpándose con el conejo que quiere matar, la primera aparición del Águila Roja ya fue el despirole. ¿Bruce Lee contra los 3 mosqueteros? ¡Venga ya!

Y no, no les doy mérito alguno por, al menos, hacer algo distinto (¿en qué?). Con engendros como este más nos vale que cierren el chiringuito de una vez y se dediquen únicamente a importar series de fuera.

Octavio B. (señor punch) dijo...

vamos a ver: lo único que aquí es subjetivable es discernir si en su género (aventura clásica de raíz folletinesca) se hace algo parecido hoy por hoy (evidentemente hablo de teleseries y españolas, a ese ámbito estoy atendiendo). Icsm, dices que la serie no es algo distinto en ese sentido. No la podemos juzgar por cinco o diez minutos(yo al menos no voy a hacerlo, como no escribo de cómics no leidos de cabo a rabo ni de discos no escuchados... o lo advierto y hay que tomarlo con pinzas), pero respecto a su temática y género, dime una serie española que sea una aventura dieciochesca de capa y espada realizada en los últimos quince años. No vale Maki Navaja, aunque tenga cuchillo. Y cuando me la digas, te responderé con cinco "de oficios", puedes apostarlo.

Por lo demás, habrá que ver un capítulo entero para categorizar si sus golpes de efecto (que chirrían, cierto) son inaceptables o tienen una base sólida en su desarrollo argumental, como lo del rollo samurai. Yo es que no puedo decirlo con lo poco que ví. Aunqie la verdad, dudo de que llegue a verla de nuevo, porque uno se lo pasa muy bien con SNL y sus tonterías (ayer, un gad sobre un dispositivo anal que convierte flatulencias en poesías españolas... de partirse el ojete, auqnue muy poco gafapastoso). Y esta Águila Roja me tiene sus molestos fallos, que ya comenté. Eso sí, lo del conejo, no lo ví yo, no...

Octavio B. (señor punch) dijo...

ACTUALIZACIÓN: je... acabo de ver un cachín en la web de TVE (donde ya puede verse el capítulo entero...¿80 minutos?... jooder...
A ver, que no me desdigo: hay cosas que podrían convertir la serie en interesante, pero también bastantes chorradas que deberían quedar pulidas o bien explicadas (insisto, diez minutos no son 80), aunque es verdad que hay demasiados tópicos, túnicas rojas... ¿y qué me decís de la escena de Darth Vader? impagable.
También se pasan de cámara en hombro, innecesaria, y entre los actores la cosa va de mala a como mucho normalillo/soportable. Siendo generosos.
Lo que es una pena, porque podríamos estar, si lo pulen todo un poco, ante un digno entretenimiento de género que se inserta en una tradición muy del gusto latino (de Dumas a Vidoq, de Alatriste a Masquerouge)
Ah, el rollo ninja ayer como hoy, me parece más divertido-tontorrón, que criticable (y en todo caso, siempre sujeto al desarrollo del serial... que no debería explicar todas sus cartas en diez minutos: esos son para presentar la baraja nada más.
Ah, hincapié en lo del Dath Vader, demasiao para mi cuerp a estas horas... me voy a ver supernany :))

icsm14 dijo...

No le concedo ningún mérito por salirse de los modelos habituales. Si acaso, sí, una desagradable decepción al ver que se trata del mismo perro con otro bozal.

Yo lo siento, pero me bastan los 10 minutos que vi para ver que no merece la pena gastar los restantes 70 en eso.

Anónimo dijo...

Muy acertado el comentario; me parece también un acierto el cambio de registro y época, pero luego uno se encuentra con la mitad de los Serrano con personajes semejantes, unos diálogos flojos y una trama previsible al 100%. Una pena, lo intentaré con el segundo capítulo.
Miguel

Anónimo dijo...

No entiendo muchas criticas en contra de la serie, y que alguien que no habiendo visto un capitulo entero haga tales afirmaciones, pues como muy bien se dice, en el mundo en el que estamos con tantos experimentos, ciencia, clones, etc., ver una serie de éstas caracteristicas, no sé a los demás pero a mí me quita de estár pensando en muchos problemas del día a día.
Es una serie a mi modo de ver, estupenda, con todo lo que es necesario para tener exito: drama, humor, amor, intriga, etc. Nada de segundas oportunidades, va por la primera y la está aprovechando. No os fijeis en decorados, nubes, vestuario y demás detalles, ver la serie simplemente y disfrutadla, como yo. Suerte a todos los componentes de la serie.