18 febrero 2009

FLEET FOXES, Fleet Foxes

El año pasado hubo una banda que causó sensación en los foros especializados: Fleet Foxes. Casi todas las listas que he ojeado ponían su largo de debut entre los cinco mejores discos del año. Más de una, como lo mejor del 2008. White Winter Hymnal, la canción más célebre de la banda, desde luego es una joya preciosista, un arrullo de gospel hippy con voces angélicas y melodías celestiales. Pop mayúsculo que debería arrasar donde lo hecen memeces como La Oreja de Bruegel el Viejo y similares. Y sin duda una de las canciones del pasado año.
¿Y qué decir de su puesta de largo homónima? Pues que extiende la ambrosía de la canción mentada en otros diez cortes. La acúsitca y el órgano de Red Squired/Sun Rises liluminarán tu habitación, Ragged Wood es perfecta, con su ritmo de suave trote conduciendo la melodía, Quiet Houses es un festín de flores y amor…
Redondo, pero empalagoso. Y aquí entramos en lo puramente subjetivo: con Fleet Foxes (grupo que recomiendo a todo sibarita del pop sin rerervas) me ocurre lo que con Belle and Sebastian. Demasiada azucar, para mi gusto de tendencias amargas (en lo sonoro). Por tanto, admitiendo la brutal calidad de la banda, o que efectivamente puede haber sido el disco revelación de la temporada, servidor, pueden tenerlo claro, nunca lo auparía entre esos cinco mejores. Con todo reconozco objetivamente la riqueza de los arreglos, la belleza de sus harmonías vocales, la facilidad para las melodías de su líder Robin Pecknold (¿cómo no calificar de absolutamente perfecta la de He doesn’t know Why?) y la calidad intrínseca de Fleet Foxes.


Ea, para ustedes la decisión, o se fían de mi mirada objetiva, o de mi subjetividad irracional. O pasan de mí como de la m…









2 comentarios:

probertoj dijo...

Prueba el ep anterior al disco: es mejor. Y punto.

Belle & Sebastian tienen una etapa que parece muy dulzona pero que es muy hijadeputa, por decirlo finamente. Pero son las letras las que la marcan, de manera que esto que digo no solucionará tus problemas respecto al sonido.

Octavio B. (señor punch) dijo...

el maxi no sé si está mejor o es cuestión de dosificación, auqnue sí, diría que es más austero, lo que le beneficia

Belle no es que me disgusten, pero melódicamente (y escénicamente, aunque su direco es tremendo, con todo el aparato instrumental que arrastran, o arrastraban hace unos años) son blanditos, pese a sus letras.