17 marzo 2009

así en la tierra, como en la tierra

La religión siempre ha sido una forma de perpetuar el Poder. Desde la noción sagrada del ascendente genético en los más altos patricios romanos, hasta los actos de coronación papal en el Sacro Imperio Germánico, desde la atribución divina del faraón a la asunción del feudalismo por la Iglesia, de las heregías británicas a la radicalización del Islam contra el judaismo cuando comenzó su verdadera expansión... la creencia en un orden superior a imagen y semejanza de nosotros ha sido el soporte y justificación del poder. Posiblemente en este contexto histórico, la gran revolución del XIX será la aparición (sustentada en filosofías humanistas previas) de formas de gobierno "del Hombre y para el Hombre" (¿se me asustan si les digo Marx?). Entender, pues, que lo temporal no debe ser regido por los poderes espirituales.

Lo dicho es una opinión que mantengo y he sustentado en dos brochazos (esto es un blog, no me pidan una tesina) pero, má allá de la necesaria reducción, lo mantengo. La Iglesia es un instrumento de poder temporal que se sustenta en preceptos muy eficaces (la Fe, lo inabarcable, un orden infinitamente superior al que contravenir no es moral y trae consecuencias de raiz neoplatónica -la realidad auténtica no es este mundo, lo trasciende-).
En este contexto, ¿alquien se extraña del anuncito?

Yo no. Aunque lo que más me indigna en él es la capacidad económica para sembrar las carreteras de España. Que, en fin, quien tuvo, retiene. Está ahí, es incuestionable y viene a decirnos que, aunque tocado, sigue siendo un factor temporal, un poder (¡eh, y con muchos acólitos, más que detractores!). Respeto la idea o mensaje moral, que no comparto. Pero como ciudadano demócrata, y como agnóstico duro, me gustaría que poco a poco (llevan milenios en el trono, esto no se desmantela en dos días) los representantes de lo espiritual no tuvieran el poder temporal que aún poséen. Y que si realmente hemos votado por una España socialista, no se les chupara tanto la poya (en plan coloquial, no se me molesten).

Vale, es una quimera.

14 comentarios:

fnaranjo dijo...

Aquí se podría aplicar eso que decían ellos de invadir el espacio público con mensajes ofensivos para los que no piensan igual... Quiero decir, si un autobús que va y viene es una agresión a los que creen... esto otro es, y seguimos coloquiales, una hostia en la cara de los que no tienen la misma concepción moral que ellos, ¿no?

Octavio B. (señor punch) dijo...

PD: espero que nadie entienda que estoy hablando de la Fe, de la íntima naturaleza mística, moral, religiosa de cada cual. Eso no está en el tema, sino el cómo los hombres, organizados y estamentados, han usado esa naturaleza intrínseca del ser humano y siguen haciéndolo (y el caso español, que es donde me pica, claro).

Octavio B. (señor punch) dijo...

eh Francisco, has sido veloz...
Y sí, claro que sí, es agresivo y ofensivo como para ellos lo del Bus.

Skarloc dijo...

Pues a mí la iglesia católica siempre me ha parecido tan despreciable como fascinante.

Antes construían catedrales, acaparaban tierras y quemaban brujas. Ahora tienen inversiones en instituciones que ni nos imaginamos, controlan movimientos nacionalistas y hacen tonterías como los carteles en los bus para que creamos que sólo se dedican a eso.

Estoy seguro que después de un desastre nuclear sólo quedarían con vida las cucarachas y la iglesia.

lider dijo...

Los muy cabrones se aseguran de que no podamos cambiar de canal o dial o simplemente no comprar. Se han asegurado como siempre la libertad de elección y expresión. Nos meten su discursito por la chepa querámoslo o no. Y todo pagado con nuestros impuestos.

¡Abolición del diezmo ya! ¡Abolición de los conciertos escolares!

Urbs dijo...

A mi lo que me escandaliza es que, en una buena parte, esta campaña ha sido subvencionada con dinero público.

Octavio B. (señor punch) dijo...

Urbs, creo qeu estás en la línea de Líder, que es la de todos aquí (si entra una discrepancia, bienvenida sea, pero por ahora observo cierto acuerdo) y en el fondo uno de los puntos de gran escándalo en todo esto, es que esa "perpetuación en lo temporal" sea costeada por impuestos y derivas (vía extraños concordatos posfranquistas, cuando no franquistas a secas, no sabría asegurarlo). Y tenemos un gobierno de izquierdas, pero jura sobre la biblia el cargo y trata con paños templados a la Iglesia, porque es consciente de la fuerza social que tiene Roma sobre los españoles (vía cuarenta años de lavadora/cenrifugadora ideológica) A mí mismo me cuesta sacar temas como los de este post "en la vida real" porque creo que la evidencia histórica desmonta el sistema (no la fe, respetable), pero claro, "ofende" (porque la fe está basada en ese sistema desmoronable), y como muy bien comenta F Naranjo, parece que a ellos No se les puede ofender, pero ellos sí hacen lo propio con todo el que no crea en su dogma. En carnes lo he sufrido, como niño que no hizo la 1ª comunión en los setenta y ochenta. Eran tiempos más cerrados, y poco a poco se abre el pensamiento. Pero es algo tan lento que aquí no hay gobierno, ni de izquierdas, que se atreva a ponerles de una vez los puntos sobre lasíes. O a simplemente cerrarles el grifo y abordar si la socidead quiere o no una reforma constitucional, pasando de nación aconfesional a láica, que son cosas muy distintas (yo votaría láico, muy láico)

Urbs dijo...

Tú lo has dicho, Octavio. Aquí no hay gobierno que le tosa a la Iglesia. Mientras tanto, el Papa sigue en su línea habitual

Anónimo dijo...

Como veo que todos van en la misma linea, voy a discrepar. No voy a tocar la financiación de la iglesia, habría que valorar lo que ahorra a las administraciones su labor asistencial y educativa guste o no a sus detractores ( en el tema de conciertos por ejemplo- estos cubren exclusivamente la nómina de los profesores,( no habría dinero público para construir colegios públicos que cubriesen la demanda de los padres de colegios concertados). Respecto al aborto, la iglesia tiene en esto una opinión consolidada por todos sabida y compartida en este caso por muchos agnosticos, ateos y personajes de todo tipo. La reforma de la ley del aborto, supone la desprotección total de las primeras 14 semanas de vida de un feto, y eso en mi opinión es una barbaridad contraria a la jurisprudencia del constitucional. Es ahí donde se enfoca la denuncia, y creo que es perfectamente legítima. En otros muchos temas no estoy de acuerdo con la doctrina de la iglesia, pero en este creo que van bien encaminados. Un saludo
Miguel

lider dijo...

Me parece cojonudo, pero el quid de la cuestión es que se aseguran de que todos veamos su idea, estemos de acuerdo o no, sin darnos la opción de cambiar de canal. Donde trabaja mi mujer hay un anuncio en el sentido ascendente y otro en el descendente de la calle, para que los veas bien. Ahora pregunto ¿qué diría Rouco si una plataforma hiciese lo mismo poniendo anuncios a tuti plen pidiendo el cese de los conciertos con la enseñanza católica o la derogación del Concordato? Y con respecto al aborto, parece como si se propusiese un Auschwitz y lo que se trata es de garantizar que si una madre toma esa DOLOROSA y PRIVADA decisión no esté desprotegida. Ahora bien, ya se sabe que cuando los católicos de bien abortan van a clínicas privadas a Londres, eso ya era así cuando Franco era corneta.

Y disiento con Mr Punch, no son 40 años de centrifugadora ideológica, son 20 siglos.

lider dijo...

Gran labor social la de los colegios concertados:

- Segregación de sexos en algunos que no cumplen la ley.
- Objeción a materias establecidas por ley.
- Adoctrinamiento nacional-católico del alumnado.
-Selección arbitraria de personal sin ningún tipo de oposición.
- Control ideológico y personal del profesorado.

Creo que a lo mejor los conciertos son inevitables, lo que tengo claro es que mi hija va a ir a la Pública.

Octavio B. (señor punch) dijo...

"cuando Franco era corneta" jajaja!

y disiente lo que quieras,lider, pero oye, tú más que nadie, llámame por mi muy pagano nombre real, hombre de Dios...

Respecto a lo de años o siglos, claro, siglos, a eso me refiero en el post. Pero el caso de la sociedad española tiene un referente directísimo, el "Corneta" :)
Mira, recuerdo una vez que en familia se discutía el aborto, todos salvo mi madre, cristianos devotos (y sinceros)y poniendo el grito en el cielo, como "corresponde" pero una de mis tías, oh, defendió que, aunque su fe y moral la alejan del aborto, que repudia como persona, entiende que un país debe legislar para todos, y dar el marco de libertades personales más amplio. En tu línea de ahí arriba, vamos. Claro, mi tía vivió en Suiza desde los 20 años hasta los sesenta y muchos. En suiza hay cornetas, pero son esas que suenan alegres en los Alpes, nada más. Creo que me explico ;)

Por cierto que mi hijo va a ir a un concertado monjil...jejeje, por conveniencia coyuntural. Como se me haga católico va a haber bulla en casa cada dos días :))

Octavio B. (señor punch) dijo...

ah, Miguel, sobre tu comment, nadie puede negar que todo (o casi todo) tiene sus pros y sus contras. Pero en absolutos, yo desde luego lo tengo claro, prefiero que el Estado no se "beneficie" y que corte lazos con toda religión, sin prohibirla pero sin tenerla en consideración (en sus presupuestos, en l aenseñanza, en sus rituales democráticos, etc). Soy, en fin, claramente favorable a una forma de Estado Láico al estilo británico (país en que la religión, protestante en su caso, tiene un enorme peso, pero que no está amparada por un Estado, payasadas monárquicas al margen).

lider dijo...

Por cierto, como antiguo docente (9 años) de colegio privado no me opongo en absoluto a la educación privada. Eso sí, el vino es blanco, tinto, rosado... no blanquitinto. A cada cosa llamarle por su nombre, no ser públicos en la financiación y privados en la política empresarial.