26 marzo 2009

THE DRONES Havilah

The Drones son australianos. Esto es interesante para entender que su música siempre se empapa con unos referentes autóctonos de un modo natural, como son las bandas de rock más cavernícola del novísimo continente (Sciencists y tal). Con ese aroma inconfundible despliegan un universo sonoro que entrecruza los sonidos más incómodos de los primeros y muy áridos Come con los febriles Jon Spencer de la época Now I Got Worry (ergo, más cazalla). Y lo insalvable, claro, es la vena más arisca de Nik Cave, evidente y nada disimulada. Mejunje de alto octanaje, por tanto, que destiló discos tan rasposos e hirientes como su anterior obra (Gala Mill).
Pero en su quinto zarpazo hay cambios, o modulaciones; sosiegos si se quiere (en todo caso, tranquilidad aparente). Halivah abre con Nail It Down, que marca las pautas. Comienza casi bucólica para irse retorciendo en una ciactriz de blues abrupto, y acelerando por el lado salvaje del rock. El largo mantiene esa pauta, es aparentemente tranquilo, y el tono es más Stones (los buenos, los de los últimos sesenta y primeros setenta) que Shellac (los buenos, los que van de su primer disco hasta el ultimo y el que venga), pero la impronta emo, descarnada, o las guitarras que a la primera de cambio se returecen en afinaciones cacofónicas, avisan que la tormenta es interior. Bueno, luego está The Minotaur, la mejor canción, aunque distanciada del tono general (un catañazo salvaje).
En definitiva, podemos decir que si con sus discos anteriores The Drones esculpieron un monolito cortante, afilado y rasposo (aunque yo no los conozco, tan solo el citado Gala Mill), aquí están puliéndolo, patinando sus aristas sin pervertir el fondo rocoso y duro)





2 comentarios:

probertoj dijo...

Son muy buenos, aunque el disco que más me gusta de ellos es el de 'Wait Long by the River and the Bodies of Your Enemies...'

El tema que da inicio a ese disco, sobre un tipo perdido en el mar en una balsa rodeada de tiburones, es brutal.

Un acierto eso de Shellac.

¡Ah, y es Gala Mill!

Octavio B. (señor punch) dijo...

¡Mill! joder, menuda dislexia...siempre lo leí "Leche", jajaja...
Lo de la balsa, je, me recuerda cierto tebeo en Watchmen ;)
Y tomo nota de ese disco