23 marzo 2009

preguntas y temidas respuestas

Linces no-ibéricos y niños gateando para atacar al aborto, libros laxantes, pasos procesionarios con anuncios en el capirote, la lengua Una y Grande... ¿qué demonios está pasando, quién tiene tanto interés en soliviantar de tal modo los extremos?

Si parece que, urnas mediante, la realidad española es más bien centrista (no lo olvidemos, el PP que ganó abrumadoramente enarboló la moderación centrista), o de izquierda-muy-moderada... ¿de dónde viene tanto ruido?¿Por qué parece, al tufo mediático, que... retornamos?

No es que se expresen ciertas discrepancias, es el tono, la arenga, el marcial triunfalismo lo que no me gusta un pelo. Lo que de verdad me asusta, vamos, no es otra cosa que la posibilidad de una creciente ultraderecha fascista, ultracatólica y autoritarista agazapada tras unas siglas que, aunque conservadoras, me resisto a identificar como de derechas radicales. Que escudados en un partido de derechas pero no extremo como puede ser el PP, estén creciendo células indeseables a la espera de ser lo suficientemente fuertes como para formar, ya visiblemente, su propia alternativa, con nombre y apellidos, fortalecido subrepticiamente un caldo de cultivo que están, aquí y hora, abonando.
Yo, qué le voy a hacer, no soy de extremos, salvo para según qué músicas.

9 comentarios:

Ollo de Vidro dijo...

Reparaches na (accidental e sutil) semellanza entre o cartel que ilustra esta entrada e a portada da entrada anterior? :)

Octavio B. (señor punch) dijo...

ostras, qué bo... non, non reparara

De hecho, la entrada de Green la hice el viernes y esta, hoy mismo... cosas del "programado" y las ganas espontáneas de soltar algop YA :)

(ay... qué bo, Ollo, qué bo... o portador da arma definitiva, jajaja!)

lider dijo...

Zapeen un día a eso de las 22:00 y reparen en programas como "La Hora de Federico" en Veo o "El gato al agua" en Intereconomía. Acojona, ¿verdad?, sobre todo leer los SMS como "la Rioja con Federico", "ZP... y el exabrupto de turno", etc. Es la estrategia Neocon de llenarlo todo de mierda. Lo último con la sentencia ésta que exime a Fomento del descalabro del Prestige, como si no dijesen "no pasa nada" mientras la mierda entraba a espuertas. Su incompetencia y su mentira son ahora nuestra manipulación. Flipante.

Chicos, preparaos porque volverán las fosas comunes, algunos lo están deseando.

lider dijo...

Ah, y respecto a la Iglesia, nunca una organización provida hizo tanto por la muerte, que le pregunten a Galileo que se cagó por la pata abajo, a Torrijos y sus compañeros fusilados en la playa con el cura de turno bendiciendo, o a la multitud de muertos que pululan en fosas comunes en Galicia muchos de ellos por obra y gracia del párroco y su lista negra de turno.

Skarloc dijo...

Comparto su rechazo a los extremos (políticos), Sr. Punch.

Y me parece a mí, que cuando proliferan los peligrosos movimientos de la ultraderecha fascista, es un síntoma de que fallan los gobernantes.
Me temo que sólo un descontento desesperanzador y generalizado del pueblo puede dar cabida a ideologías tan alejadas de cualquier atisbo de razón o lucidez.

haddock dijo...

Totalmente de acuerdo, y no solo de derecha ultrafascista.
Sin posicionarme a favor de nadie, aquí en Barcelona recientes protestas contra el plan universitario Boloña parece haber sido aprovechadas para la reactivación de los movimientos antisistema. Las ocupaciones de universidades y desalojos están a la orden del día, al igual que las fuertes represiones policiales en manifestaciones.
Hace poco acaba de leer el segundo volumen de Berlín, de Jason Lutes. Espero que las similitudes entre aquella época y esta sean menos de las que veo ahora mismo.

Octavio B. (señor punch) dijo...

sí, los extremismos requieren de ciertos caldos de cultivo, y uno son los descontentos y problemas que vivimos hoy. Ojo, todo muy embrionario... que nadie me vea en plan fin del mundo...pero es una tendencia que yo intuyo, y que francamente es bastante difícil de parar desde un sólo gobierno: la globalización ideológica y económica convierten estos problemas en algo muy complejo (los facheríos crecen, eso no es ningún misterio, lo hicieron en los primeros noventa y estoy seguro de que van a crecer con esta crisis)

Octavio B. (señor punch) dijo...

sí, los extremismos requieren de ciertos caldos de cultivo, y uno son los descontentos y problemas que vivimos hoy. Ojo, todo muy embrionario... que nadie me vea en plan fin del mundo...pero es una tendencia que yo intuyo, y que francamente es bastante difícil de parar desde un sólo gobierno: la globalización ideológica y económica convierten estos problemas en algo muy complejo (los facheríos crecen, eso no es ningún misterio, lo hicieron en los primeros noventa y estoy seguro de que van a crecer con esta crisis)

PapáCairo dijo...

Sin entrar en el fondo de la cuestión veo un fenómeno curioso, que es el de la retroalimentación entre posturas enfrentadas…yo no sabía del programa del Gato ni de Intereconomía hasta que el Gran Wyoming los puso en el mapa…yo no necesito acudir a los canales episcopales o afines para saber de la última ocurrencia de sus eminencias, me basta con leer cualquier blog de izquierdas para encontrar una glosa pormenorizada y con la consiguiente exégesis de asuntos que a veces no pasan de tercera regional pero que inmediatamente son puestos en primera plana por los rivales ideológicos de turno…me da la sensación de que el eterno interrogante entre dejar que los enemigos naden en su propio charco o chapotear con ellos para hundirlos se opta siempre por lo segundo cuando en realidad no todos los rivales merecen que se les haga el mismo caso.