05 marzo 2009

U2 No line on the horizon

Hablar de U2 requiere cierta actitud zen, una relajación que nos sitúe ante la música y nos haga olvidar todo lo demás. De lo contrario siempre mediatizará el prejuicio (a favor o en contra, Bono, sobre todo él, es diana de amores y desprecios apriorísticos, ya se sabe). Y por supuesto determinar el lugar, musical, no sociológico, de una banda de rock con casi 30 tacos de vida. Su posición, y sus logros. En este sentido no creo que debamos comparar a U2 con Sonic Youth, el Bowie-Stardust o Massive Attack, por señalar nombres que han transformado la música con una impronta mucho más acusada que el stadium rock de los irlandeses. Ni su cancionero iguala las de gigantes como New Order, R.E.M. o por supuesto los Beatles. Pero los mass media los encumbran como la mejor banda de rock del mundo, lo que enlaza con lo de los prejuicios.

Bien, aparquemos el tema ahora que, desde mi personal punto de vista, he delimitado el marco de U2 en la historia de la música modrena. Lo bueno de los irlandeses, con todo, es que desde su posición de "dinosaurios" siguen defendiéndose como banda de rock (y como tal tienen en su haber muy buenos discos, además), y siguen escuchando y promocionando rock (de Franz Ferdinanz a Arcade Fire, por citar los últimos grupos alabados por Bono), y haciendo girar su carrera en dos sentidos: perpetuando su legado personal a base de himnos para las masas, o dejándose empapar por el ambiente (así Achtung Baby no se comprende sin el sonido Madchester, por ejemplo). De modo que, si los comparamos con otros ejemplos de su, digamos, "casta nobiliar" dentro del circo rock (se me ocurre hacerlo con Sting), la carrera de U2 tiene sentido musical.

¿Y cómo ha derivado esa carrera? En la primera vía, tienen momentazos como War (1983) o The Joshua Tree (1983), claro, pero cosas como All that you can't leave behind (2004) o How to dismantle an atomic bomb (2004) demuestran que no hay tela que cortar, revela un grupo de fofo-rock que quiere (fibra) y no puede (es blandorrón y aburrido). En su vena más (digamos) experimental, Pop (1997) fue otro desaguisado tras las excelencias de Zooropa (1993).

Así, todo hacía prever un retorno nulo, un soufflé con forma de cd y millones promocionales para auparlo al nº 1 de nuevo. Bueno, lo grato es reconocer que No Line on the Horizon camina una senda del medio entre su rock épico y sus cosquillas juguetonas, encontrando en esta tercera vía aire puro y reconfortante.
No line on the Horizon, el tema, es el arranque ideal, retomando lo mejor de la banda (épica, empuje) macerado en buenas ideas (como la prestación vocal de Bono, quien parece haber aprendido que no tiene veinte y que aquella intensidad no volverá, transmutándola en matices nuevos). Unknown Caller comienza ambiental, sin perder el tono grandilocuente marca de fábrica pero flotando en una producción ingrávida que camina un crescendo contenido (lástima de innecesario guitar-solo final, porque es el mejor tema del disco) . Magnificient podemos embutirlo (si lo desbarnizamos un poquito) en The Unforgettable Fire, así como Stand up commedy parece un descarte (decente) de Zooropa. Cedars of Lebanon cierra con una bella balada nuevamente sinuosa e impregnada de mistrio y nocturndad.

Hay en No Line on the Horizon, en fin, momentos briosos y otros prescindibles, generosas ideas (sobre todo de producción, Eno y Lanois han cumplido con creces dando a lo que sería dispersión un patinado homogéneo), se transmiten ganas de recuperarse de la curva descendente, hay generosidad en el minutaje (a veces juega a la contra, otras beneficia a los temas, complejizándolos) y una sensación de que, esta vez, U2 han entregado un disco que los redime, o al menos no los muestra estancados como en los últimos quince años. Un aprobado para la banda, una alegría para el fan.



Bueno... es interesante esta recreación live del mejor tema del disco, os la dejo:





1 comentario:

antuan dijo...

felicidades por tu actitud ZEN a la hora de valorar el disco. es algo muy escaso. por cierto, soy seguidor de new order y de u2, y de otros cientos de bandas más. no estoy de acuerdo en que el cancionero de los irlandeses se quede corto frente al de new order, muy al contrario. bueno, es mi opinión. gracias por el blog.