21 marzo 2009

Watchmen Boyero (ejem)


"Me ha costado esfuerzos épicos, el abandono de prejuicios razonables y
autocrítica sobre mi genética tentación al fanatismo, para volver a disfrutar de
adulto con algo que me hizo mucha y grata compañía en la infancia"


Así comienza un buen artículo hoy en El País. Lo firma Carlos Boyero. A propósito de Watchmen, la peli, describe (en una confesión autorreferencial) el paisaje de lo que, a mi entender, podría ser un modelo de persona normal en un mundo donde el cómic no fuera una rara avis, sino un producto que algunos coleccionan compulsivamente como semi entendidos, y la mayoría toca de vez en cuando, sin ánimo de "entender", sólo sabedor de que, también, en la historieta puede encontrar historias que le gusten, le emocionen, le atrapen.

Además, defiende la cinta de Snyder, pero en fin, el artículo me interesa más por lo otro, ese elemento involuntariamente descriptivo.

1 comentario:

Little Nemo's Kat dijo...

A los que nos gusta el cómic "más de lo normal" a veces nos desconcierta un poco que los críticos y comentaristas especializados en otros vehículos narrativos se vean obligados a "pedir perdón" cada vez que dirigen su pluma hacia las viñetas. Pero estoy de acuerdo con usted, en este caso Boyero hace un ejercicio de retrospección honesta, desprejuiciada (no sin esfuerzo, como él mismo confiesa) y bastante coherente con lo que parece ser una normalidad cultural; en la que situaríamos a cualquier lector con cierta curiosidad y amplitud de miras, más allá del vehículo discursivo.

A mí también me ha gustado Watchmen, bastante.