30 abril 2009

DEXTER 3


La tercera temporada de Dexter comienza dubitativa. Uno va viendo capítulos y tiene una sensación de obra agotada, de deriva argumental. Y es algo que de algún modo permanece cuando, al terminar sus trece capítulos, uno se da cuenta de que algunos de los hilos argumentales planteados al principio carecen de consistencia o de coherencia narrativa.
Pero afortunadamente, a partir de la mitad de la temporada, Dexter III se encauza en la explotación de la amistad entre el asesino y el fiscal. El desarrollo de ese nudo dramático conduce a una renovación de lo saspectos más sórdidos de la serie (esos que desde la segunda temporada parecían sacrificados en aras de la comercialidad) y nos "deleita" con barbaridades como el octavo capítulo, uno de los más contundentes de toda la saga.
Por lo demás, los cambios vitales de Dexter Morgan en su relación familiar proponen nuevos e insospechados marcos a desarrollar en sucesivas temporadas, y el trabajo técnico brilla a la altura acostumbrada. También se mantiene el excelente nivel actoral (con la incorporación de Jimmi Smits , simplemente sensacional).
Seguimos enganchados, sí.


Más asesino forense en este blog:






2 comentarios:

Yahelona dijo...

oleoleyole
Sigo enganchada, pendiente de cada capitulo y hasta organizo una especie de ritual para verlos en tandas de 3 (menos me dejan con ganas) de sábado en sábado y así alargarla un poco
Enganchada y con mono me deja esta serie, sí señor. Me encanta

felipearis2 dijo...

dexter es lo mejor de 2 mundos...
me sirvio para elejir mi verdadero camino jejeje
ojala que pronto la den el fox