20 abril 2009

LOS MUERTOS VIVIENTES 1 Y 2, de Kirkman, Tony Moore y CharlieAdlard













Los zombies dominan la tierra, pero la humanidad no está del todo extinguida, sobreviviendo como puede en pequeños grupos más o menos numerosos, más o menos organizados, más o menos civilizados. Este argumento tan poco original es lo que resume el primer año de la serie de Robert Kirkman (que abarca los dos primeros tomos editados por Planeta) y, supongo, el resto de la serie (que ando leyendo hoy por hoy merced al gratificante servicio bibliotecario).

Por lo tanto no debemos pedirle nada demasiado original (oigan, la serie se titula “Los muertos vivientes”, no engaña), así que sólo resta pedir una trama bien urdida y con capacidad de engancharnos. Y por lo leído tengo que quitarme el sombrero. Sobre un campo tan trillado como la zomiería más tópica el guionista despliega una historia-río donde se suceden cuestionamientos a nuestra civilización como el sentido de la piedad, el uso de armas de fuego en niños o la maternidad en un mundo sin futuro. Y, en una road movie en viñetas de lo más típica, ofrece un abanico de situaciones no diremos sorprendentes, pero sí lo suficientemente eficaces como para engancharnos a la serie (como una granja autárquica donde un cobertizo esconde cierta sorpresa de matices éticos).

Además de una cuidada secuenciación de la huída hacia delante, Kirkman sabe dosificar el horror (no escatima entonces en escenas casi gore) para construir una perenne tensión, una vigía obligada, extenuante, que tiene consecuencias en los caracteres de unas personas corrientes resistiendo en un mundo nada corriente, una constante de peligro inminente, una perpetua amenaza de muerte.

Por último, destacar la elección del blanco y negro (y grises de Rathburn) para iluminar la historia, algo inusual en el mainstream, así como constatar una narrativa fluida, sin demasiadas complicaciones ni hallazgos sorprendentes pero bien empleada, así como dos dibujantes de los que me quedo con el segundo. El detallismo blando de Moore (1ª viñeta) pierde puntos ante el expresionismo violento de Aldard (a la derecha de estas líneas).

7 comentarios:

haddock dijo...

Pese a que no me va mucho el género de zombies, he de decir que esta saga es realmente brillante.
Los dos primeros tomos sientan las bases, pero a partir del tercero la cosa va de veras...y hasta aquí puedo leer (que decían en el 1, 2, 3)

Octavio B. (señor punch) dijo...

lo iré viendo, haddock, lo iré viendo ;)

toni bascoy dijo...

Completamente de acuerdo con Mr. Haddock... la cosita se pone seria a partir del 4 ó 5, y los dos últimos publicados por aquí(7 y 8) son de una brutalidad extrema, pero no gratuita, con lo que "duele" más. Si la serie no pega un bajón, está destinada a convertirse en un mini-clásico, y punto de referencia zombie.
Un saludo!

Octavio B. (señor punch) dijo...

en casa está ya el libro 3 :)
Como poco, la serie de continuidad más entretenida que puedes ver hoy...lástima de formato, de no distinguir físicamente cada nº USA (ver entrada reciente al respecto, en la etiqueta "más listo que el tebeo"

toni bascoy dijo...

Completamente de acuerdo, se cargan los cliffhanger, que tenemos que suponer cuando hay una viñeta a página completa. Una lástima, que además no sería muy complicada de solucionar.
Un saludo.

Mar dijo...

Pues debe ser que yo no he llegado a ese número 3 o que esperaba más de la serie, perolo cierto es que no he seguido con ella... y no creo que vuelva a intentarlo, al menos, de momento: debo ser parte de la excepcción que confirma la regla de su brillantez ;-)

Besitos

Octavio B. (señor punch) dijo...

yo me estoy divirtiendo con ella, la verdad. No le pido más, así salgo contento de la lectura (además es gratis... bibliooooo)