06 abril 2009

más listo que el tebeo 18: un toque de color

El color en el cómic. No siempre está ahí, y desde luego ser o no ser (polícromo) no debe entenderse como algo bueno ni malo. Pero vamos hoy a fijarnos en los que, efectivamente, son. Cómics a todo color.
Como quedó dicho durante estos posts de teoría del tebeo (englobados en la etiqueta "más listo que el tebeo") todo en historieta debe ponderarse en tanto que narrativo, expresivo, portador de un mensaje, un tono, una idea que complementa lo contado. El color también, por supuesto. Tanto las elecciones cromáticas irreales de Blain en Gus




... como la opción deudora de los pintores neoclásicos y románticos de Yslaire en Sambre.



El color dice, cuenta algo, no sólo es plástica, y por eso un autor que decide hacer su cómic "a todo color", se lo trabaja y mucho. Por ejemplo, y me vino al pelo descubrirlo, Bartolomé Seguí había comenzado su última obra, Las serpientes ciegas, en colaboración con un colorista. Pero finalmente optó por recomponer lo hecho y ser él mismo quien colorease su trabajo. Bien, esto no es un concurso de "qué me gusta más", sino una puerta a comparar diferencias en los resultados... porque no es lo mismo esto (color inicial, de Gabi Beltrán )


Que esto otro (versión final del propio Seguí)


Los contrastes no son de bulto, no hay cambios radicales pero sí un enfoque diferente, y el resultado final encuentra un significado nuevo para la obra, tan solo desde la elección de la forma de colorear (más cálida y humana, atmosférica).
Por cierto que también se advierten correcciones de dibujo, cambiada alguna viñeta... ahí les dejo la posibilidad de jugar a las Diferencias, que también dicen mucho de la currada que se mete un autor de tebeos al enfrentarse a su trabajo.

Post scriptum: carai, el mismo día que servidor esboza cuatro sencillos párrafos sobre la importancia del color en el cómic, el dibujante y crítico de cómics Pepo Pérez se lanza a esa misma piscina con ganas de bucearla desde su propio blog. Partiendo de ediciones originales a color y posteriores reproducciones "en glorioso blanco y negro" del clásico Swamp Thing de Alan Moore (y compañía), analiza la importancia clave del color cuando un cómic es creado pensando precisamente en eso: que es a todo color. Pasen y lean (y aviso, servidor sólo hizo un garabato para no iniciados, lo de "Es Muy de Cómic" simplemente se sale de bueno, como siempre que Pepo tiene "el pique" y se lanza a explicar las cosas con ganas.Impresionante)

No hay comentarios: