10 abril 2009

WAVVES, Wavvves

Wavves y su debut (Wavvves, con tres uves) son la penúltima baldosa en el camino al indie noise revisitado en estos últimos tiempos. Temas muy californianos, surf soleado y "siempre positiva", contagioso, pegadizo. Poco original, también, aunque a cada nueva escucha, más y más adictivo (prueben con No Hope Kids, On the dregs o Gun in the sun).
El puntito está en el envoltorio de ese esqueleto, cacofónico, sucio (y más: guarro, áspero, pustulento e infeccioso). La distorión en primer plano, saturando unas voces irritantes, deformando la sencilla guitarra en una locura de eco y volumen, crispando los nervios con lo que, limpio de ruido, sería algo inocuo.
Por tanto no estamos ante un ejercicio de estilo a lo The Pains of Being Pure at Heart, sino frente a una clara voluntad terrorista más cercana a los Sonic Youth del 85 que a los Pastels. Puede que no sea la novena maravilla, o visto desde otro ángulo, que Wavves (un chaval encerrado en su garaje y poco más) tenga que crecer como artista partiendo de estos mimbres (talento melódico y voluntad de agredir intelectualmente). Por ahora, pese al ruido mediático, está muy lejos de la solidez de No Wave (quizá lo más interesante que conozco de este resurgir del ruido+melodía, y apuesto que la banda que más y mejor va a crecer de todo el pelotón).
Así que... interesante, muy agresivo, con potencial y a seguir.


El video es evidentemente un montaje, ¿no?, pero la música es Wavves.



No hay comentarios: