22 mayo 2009

Europa, esa gran desconocida

Europa, una chica traviesa que sintió cosquillas por un toro (a la sazón, el mismísimo Zeus transmutado para un zoofílico cortejo), dueña del primer robot de la historia, ha dado nombre a un continente. Con los siglos, este continente ha logrado una representación supranacional, una Comunidad. Y hoy empieza la campaña para las elecciones al Parlamento de la misma, sí señor.

Al respecto hay un desinterés general que quiero, aquí, aminorar en mis lectores. A ver, nadie va a sentirse jubilosamente emocionado por participar en "la fiesta de la democracia" el próximo mes de Junio, vale, pero podemos buscarle al engorroso tema (que total, vamos a sufrir queramos o no) sus cosillas. Porque el asunto no sólo es importante, como todos sabemos, ya que nos cansamos de decir, con razón, que los gobiernos nacionales cada vez mandan menos. También puede ser interesante el matiz de la circunscripción única (la nación), lo que puede avivar la monotonía parlamentaria. ¿Se terminará de hundir IU o serán estas elecciones un espejo más ecuánime de la presencia de la izquierda en el tejido social?¿qué presencia tendrá en este juego los partidos nacionalistas?¿cómo puede nadie sentir atración sexual por un toro?. además, los dos gordos quieren convertir (mal por su parte) este sarao en reflejo de unas futuras generales (qué cansancio, ¿verdad?, pero es así).

En fin, aunque estamos ya hartitos de votaciones (y sobre todo de campañas) no desdeñemos las europeas, que no son ninguna tontería.

4 comentarios:

lider dijo...

Sin olvidar que buena parte de la legislación debe adaptarse a las directivas europeas. Por cierto, los dos diputados más vagos del europarlamento (por número de iniciativas) son Mayor Oreja y Luis de Grandes, ¿de qué partido?

La de Mayor oreja (una iniciativa en 5 años) tenía que ver con ETA. Yo de él me lo haría mirar.

Ollo de Vidro dijo...

En Vigo, ao final da avenida de Europa, chegando a samil, hai unha escultura de Europa a cabaleiro do boi. Dende a miña ignorancia, pareceume no seu día unha imaxe desafiante, que amosaba a unha muller dominando (literalmente e por variar, montando) a unha representación bastante obvia da masculinidade. Despois averigüei a historia de Zeus e Europa, decateime de que era o boi quen levaba as de gañar e xa me din por enterado de que a cousa era máis ben o de sempre.

E sobre este tema, como dicía aquel señor, non teño nada máis que dicir.

lider dijo...

Unha aperta para Ollo de Vidro, canto bo por aquí.

cabezapene dijo...

A muller, o vidro, e o mio nabo sempre estan em peligro...