25 mayo 2009

milagritos del señor (Spotify en mi ordenador)

Cuando Jesús le dijo a Simón, en su barca de pescador, "echa las redes ", y sucedió todo aquello de la pesca milagrosa, creo que el hijo de Dios estaba pensando en Spotify.



Como siempre, lento ante los nuevos avances, aún ando adentrándome en el mundo de la música streaming, sí, pero doy fe de que el invento, aunque tiene huecos graves, carencias, bandas que no aparecen ni en pintura, sí que supone un fabuloso banco musical (que apuesto va a crecer).
El asunto es fácil: te bajas el programa (tras registrarte... por invitación, pero yo lo repetí sin ella, y pude hacerlo) y este crea un acceso directo en tu escritorio desde el que entras. Y la cosa es tan sencilla como poner un nombre en el buscador, ver lo que sale, y escucharlo (hay más servicios, ya cada cual los desscubrirá por sí mismo). Olvídate de bajar nada con esta aplicación, no lo permite, pero... ¿para qué? Spotify no es para eso, Spotify hace innecesarias las descargaas... o puede llegar a hacerlo.

Creo que es el camino. La disolución de los modelos habituales de difusión cultural (ligados a explotación comercial desvergonzada) es evidente: ya han sido dinamitados por las nuevas tecnologías, y las cosas van a cambiar. A gran velocidad, apuesto. Música, televisión, cine... en streaming (esto es, de disfrute on line, no para bajar, pero con disponibilidad permanente y opción de compra legal y de precio no abusivo), sin ser de nadie pero al alcance de todos.
Con ello, van a darse nuevas maneras de percibir las cosas: ya no importa "tener", pues el acceso es universal (aunque la verdadera tenencia mimará al objeto...¿se volverá al siempre bello vinilo, por ejemplo?). Lo interesante será forjar un conocimiento potente a partir de esa base de datos universal y creciente. Saber, antes que poseer. Es la democratización de la cultura, permitir que esta llegue a todo el mundo, que decían Los Planetas hace unos años respecto de las descargas ilegales.

En fins... lo cantaba Dylan, los tiempos están cambiando, y aunque suelen pillarme con cinco minutos de retraso, este tren ya lo he tomado.
¿Lo ven?, por eso últimamente sale en "El Octavio pasajero" tanta música.

7 comentarios:

Mar dijo...

A mi me invitaron el otro día y ya lo tengo en marcha, a un nivel muy básico, aunque sé que se pueden hacer más cositas...
Poco a poco ;-D

Besitos

Octavio B. (señor punch) dijo...

yo me centro en lo básico: buscar, guardar en mi lista de reproducción...
Lo que no veo claro es si el acceso es sólo por invitación. Yo fui invitado, pero me dijeron que sin invitación también se da uno de alta. Yo lo probé, vamos, y sí... o eso creo.

álvaro ortiz dijo...

a mi me invitaron, pero soy muy vago en cuestiones de tecnología y uso el del ordenador de mi compañero

faltan grupos, claro, y como busques según que cosas "raras" ni de coña, pero en general es un invento genial

esperemos que dure por mucho tiempo y se vaya completando poco a poco

icsm14 dijo...

En el menú contextual de las canciones (click con el botón derecho) está la opción "copiar url de la canción" (o algo así, cito de memoria). Muy útil para "compartir" la canción en redes sociales como Facebook o Twitter.

icsm14 dijo...

Dejando de lado las carencias musicales, inevitable mientras sea una aplicación comercial aislada, Spotify apunta a un buen modelo comercial pero que todavía tiene mucho camino por recorrer.

En primer lugar, tiene el handicap de la conexión, quedando prácticamente limitado a ordenadores de sobremesa. (Hay anunciada una versión para smartphones pero solo para usuarios de pago.)

En el caso de la música todavía hay que lidiar con los dispositivos móviles, con lo que no creo que llegue siquiera a competir con las descargas.

Es en el cine, mucho más atado a un punto fijo (el salón de casa) donde este modelo podría realmente triunfar. Dede luego, si se pudiera garantizar el acceso económico a cualquier película en las condiciones adecuadas (sonido, vos, etc) muchos discos duros se iban a vaciar, algo que no es posible en el mercado actual.

Esperemos que otras compañías se apunten al carro y empiecen a aparecer estándares que permita el desarrollo del modelo. Un modelo que, por cierto, utiliza el P2P como base.

Octavio B. (señor punch) dijo...

icsm, buen análisis veloz de lo que promete el sistema, y de los pasos que, sin duda, debe dar para arrasar. Hace muchos años, en "Lo más plus" (muchos, muchos años :D), un figura de esos de las redes (ni me acuerdo, pongamos.. el jefe de Google, por ejemplo.. de hecho, creo que era ese), comentaba que el futuro de internet está en la mobilidad... poco a poco, poco a poco.

respecto a las carencias, están ahí, ¿quién no ha buscado algo y no aparece? Pero ojo, con todo, ya es un catalogazo, con discografías completas o muy nutridas de bandas fundamentales, y no sólo comerciales... quiero decir, que yo estoy flipándolo con Spotify, y no voy buscando a Beyoncé precisamente (lo aclaro porque no sé si puede pensarse, por mi post o comments, que esté descontento)

Little Nemo's Kat dijo...

Si le digo yo que vamos caminando a la par. Me lo instalé hace unos días y voy como niño con zapatos nuevos. Casi estoy por darle la razón a Escolar cuando dijo aquello de que Spotify era lo más grande que se había inventado para la música después de Napster. Faltan cosas, pero hay tantas y tantas otras (especialmente grande para escrutinar novedades).