30 mayo 2009

VIVIAN GIRLS, Vivian Girls

De la manada de bandas jovencísimas y ruidosas que en los últimos años están apareciendo (como hongos, además), Vivian Girls son de las que más destacan y se conforman como punta de lanza. Su método no es complejo, ni mucho menos: tres chicas emulando las maneras de los Jesus and Mary Chain de Psychocandy: melodías surf, desidia y ruido. Añadir que el poso sixties queda más enfatizado por las harmonías vocales, a la manera de las girl bands a lo Shangri-Las, sobre las que caen como avalanchas el ruido y la producción desaliñada, cruda. sumamos unas buenas dosis de punk (No es puro pogo) y actitud indie rock, y ¡tanáan! grupazo indie del momento. Salvo que a este plato bien especiado le falte el ingrediente fundamental. Si hace poco comentábamos que Wavves no está nada mal como promesa (ergo, ingredientes en crudo), en el caso de este trío de féminas hay que reconocer que el plato ya se degusta sin reservas. Es sabroso, aunque falta el poso del tiempo para comprobar si la receta se va a refinar o quedará como un guisote con mucha sustancia. Pero es evidente que aquí, musicalmente, hay actitud (cantan como si estuviesen a otra cosa, un pasar de todo, una desidia que captura, seguramente, certo estado de la juventud americana de los estertores de la era Bush Jr.), hay agresividad (baterías a piñón, distorisión escapando por todas las rendijas) y sobre todo, hay temazos. Where do you run to es perfecta, con su subidón que va del indie noventero a las filigranas vocales de las clásicas grabaciones de Phil Spector, Tell the World pilla el ritmo de Jesus and Mary Chain y le añade ambrosía vocal para levitar un poco, Never see me again acelera a Los Ramones, y así podemos laudar cada uno de los cortes de un disco como un supositorio, un pepinazo veloz (veinte minutos largos) que te renueva por dentro aunque, en un rimer momento si no tienes costumbre, puede costar un poco.


El clip no hace justicia a la música (salvo que lo veamos como humorada y guiño a la serie Z más cutre... esto ni Jesús Franco lo supera), pero es lo que hay...


No hay comentarios: