07 julio 2009

de la botella al vaso, y del vaso a la boca

Hablemos del colesterol, del que no me desembarazo y me tiene hasta los mismísimos.
Mas no, no esperen una receta. Ayer me he enterado (la red, que todo lo sabe o eso quiere que creamos) de que ¡por fin! hay algo que realmente me encanta y que es buenísimo para reducir el colesterol malo.

¡La Horchata!

Y miren que yo la descubrí bien tarde, un verato asfixiante en Valladolid (sí, nada romántico, no fue una revelación en levente, ni nada). Vi en un bar que la tenían y me dije, "pues con este calor, eso debe estar rico". De niño me había espantado, y no la había vuelto a probar. Insensato...

La verdad entre ese maná líquido, refrescante y delicioso, y la paella, en Valencia me tienen conquiistado... y eso que nunca he estado por esas tierras, más allá de festivales de rock.

No hay comentarios: