07 agosto 2009

el cuentacuentos: KLEZMER 2, de Sfar


En Klezmer 2: feliz aniversario, Scylla, Sfar se desata como el contador de historias. Una profesión milenaria (ya saben, de Sherezade hasta hoy, una tradición) a la que aporta su caudal vital e imaginativo, su espontánea fuerza, su poderosa joie de vivre.
Sigue el canto por una música y por una forma de vida, la de la bohemia multirracial, la del músico ambulante que viajaba de pueblo en pueblo buscando clientela para desatar su música judía. También su temática recurrente: lo divino, lo carnal, lo racial.. Pero este “feliz aniversario, Scylla” es además un torrente de cuentos dentro de cuentos, de personajes que deleitan con historias a otros personajes, que acaso después contarán a otros personajes otras historias, que luego…
Maravilloso, como siempre. Y técnicamente en su línea de dibujo espontáneo y paginación excelente, del color libre, los diálogos deliciosos… y como en otras ocasiones, un epílogo que no es paja: un texto sobre el color, la acuarela, su naturaleza… sencillamente fascinante.
Un grande de esta década que ya acaba, y una de sus series más atractivas, en mi modesta opinión (¿modesta? ¡No, docta, lideresa!… hay que leer Klezmer y yo prometo que ya estoy con su tercera parte, por ahora, la última publicada)

1 comentario:

Miguel dijo...

Esta vez coincidimos plentamente. Lo que mas me ha gustado de sfar y el epílogo soberbio.
saludos