15 agosto 2009

HANZO, el manga como fresco histórico del Japón medieval

Este artículo es, obviamente, para el faro de Vigo. digo obvio porque no deja de ser una insistente advertencia sobrela realidad creativa del universo manga, antes que una crítica sobre Hanzo, del que hablo unos pocos párrafos.

A ver si al menos un lector cae de la burra, y lee tebeo japonés...



Planeta de Agostini publica “Hanzo, el camino del asesino”, lo que supone una buena excusa para hablar de todo un universo: el manga.

El tebeo de origen japonés supone una industria tan poderosa (e invasiva: está en todas partes ya) que no puede ser ninguneado o tenido como “menor”. Por ello lo habitual desde el desconocimiento es despreciarlo. Al manga, y al lector de mangas, tenido por un joven estrambótico, o directamente friki, que vive en un mundo hortera de ojos enormes y tonterías varias. Es lo que tiene la desinformación; hace osado y proclive al enjuiciamiento. En realidad, y dado que estamos escribiendo sobre una industria más que sólida destinada a un sector de población universal (la aceptación del manga en Japón es absoluta, nada que ver con la cautela occidental), hay que entender que en el paquete se engloban todo tipo de propuestas. Así podemos ojear trivialidades “teen” , esas historias de chicas-y-corazones, pero también distopías futuristas, relatos de horror cercanos al cine de Hideo Nakata, trabajos de autor como el intimismo delicado de Jiro Taniguchi, vidas de santos (o de monjes, que para el caso es símil) o retratos históricos del Japón medieval.
En este último caso hay que alinear a “Hanzo, el camino del asesino”, de Kazuo Koie y Goseki Kojima. Con dos libros ya editados (de siete), los autores nos cuentan la historia verídica de un ninja que sirve al futuro emperador Ieyasu Tokuwaga. Es una historia río desarrollada en el siglo XVI, y en ella conocemos la mentalidad feudal del antiguo oriente, su filosofía vital y guerrera, su acercamiento al sexo (carente de las restricciones judeo-cristianas), las relaciones maritales o la percepción de la violencia y la muerte. En fin, descubriremos un poco más los ancestros vitales, filosóficos e históricos de un pueblo que nos es tan exótico y fascinante como ajeno. Ya ven que no hablamos de historias infantiloides ni de ojos enormes, sino de un relato para adultos (no relacionar con porno, sino con contenidos elevados y discurso maduro). De hecho el cómic, además de relato de aventuras en el medievo, refleja ciertas obsesiones autorales como una muy particular aproximación a la violencia y a las relaciones carnales, temas presentes en otras obras del dúo como el célebre “El Lobo Solitario y su Cachorro” (que inspiró incluso al hoy famoso Frank Miller, autor de cómics y director de cine).
Con un dibujo realista, una narrativa clara y eficaz y un ritmo sosegado pese a los brotes de acción y violencia, este manga puede convencer al más reticente de que, más allá de Candy Candy, hay mucho por descubrir en el imperio del sol naciente.





4 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Ok, se comprende la intención.
Y ahora, entre frikis profesionales, ¿Cual es tu opinión sobre este manga en comparación con El Lobo Solitario y Asa el Ejecutor?

Octavio B. (señor punch) dijo...

a mí el Lobo se me fue haciendo largo, lo comencé y no me acabó de atrapar, así que mi opinión derivará en buena medida de la capacidad de este Hanzo para atraparme hasta el final. En principio la historia "me la creo más", no sólo (aunquer pesa) por ser un, ejem, biopic.
Asa, no lo leí.

Jose Manuel dijo...

Asa el Ejecutor es algo más episódico, un punto más costumbrista que El Lobo, y a priori me parecía que por lo que comentabas Hanzo era más de este estilo, de ahí mi pregunta. Pero támpoco me engaño, acabará cayendo.

Otra cosa, como aproximación incial al manga para el profano, no sería más recomendable "El arbol que da sombra", aunque es cierto que el estilo caricaturesco de Tezuka al principio puede alimentar más las reticencias que otra cosa, pero precisamente una vez leido creo que no habría más espacio para ideas preconcebidas.

Y en el otro extremo, manga para gente sin complejos, posiblemente el comic que más me ha gustado durante el último año ha sido "Mai Wai", y casi nadie ha dicho nada al respecto.

Octavio B. (señor punch) dijo...

Tezuka es tremendo, pero para iniciarse... uf... no, yo para iniciar a alguien eligiría algo más "occidental", como este tebeo (o el Lobo, incluso) o cualquier cosa de Taniguchi.