13 septiembre 2009

ochenteros: Matteo. Primera Época (1914 - 1915)

Mattéo, de Gibrat, es álbum de Bd francesa "a -la-clásica" . Un producto que en su mera apariencia ya contiene suficiente información para hacernos una mínima idea de su contenido: álbum tipo Tintín, a todo color. O mejor, tipo Bourgeon.. o puestos, tipo Giardino o Cabanes. Cómic francés, europeo en plan años ochenta. Tebeo de género, clásico, no alineable a modas o tendencias (ni nouvelle bd, ni línea clara, ni...).
Quien conozca obras pretéritas de Gibrat no debería sentirse defraudado, además, pues supone un retorno a sus temas favoritos: la guerra como marco de historias íntimas y costumbristas. La guerra que transforma a los hombres y tuerce o remodela sus anhelos. Un cuento de amor no correspondido donde el despecho lleva al protagonista a alistarse en el ejército francés de la I GM.
El dibujo es brillante, atmosférico y realista, de color acuoso, de trazo suelto, elegante. Las páginas son composiciones claras, con grandes viñetas donde el lápiz se luce, y a veces, en los casos de composición más abigarrada (pues en general Gibrat se maneja con páginas de unas pocas viñetas panorámicas), algo gris.
Y junto a estas características visuales, el aliento es claramente literario, a veces sobrecargado de textos de apoyo que, en no pocas ocasiones, sobran. Supongo que es el precio de querer hacer algo de qualité, "alta ilustración y elevada literatura unidos de la mano", cuando realmente el virtuosismo gráfico y las capacidades narrativas, exentas de mayores pretensiones, se sobrarían, aquí, para ofrecer un tebeo más que competente.
Así, en fin, cabe recapitular, aconsejando esta lectura (será una trilogía) a cualquier amante del cómic a-la-europea, y también recomendarlo como regalo a un no lector de tebeos (por su dibujo, por su trama emotiva y “trascendente”, por un pulso literario esforzado), y al resto, haciendo hincapié en que, desde luego, no estamos ante un gran tebeo, pero sí frente a una historia interesante, contada con oficio pese a los peros, y maravillosamente ilustrada.

4 comentarios:

Angux dijo...

Tenemos que estar pendientes a los próximos números. En sus anteriores obras (La Prórroga, El Vuelo del Cuervo)la conclusión mejoraba la historia...

Te enlazo ;)

Octavio B. (señor punch) dijo...

insisto, Angux, en que NO me parece mal tebeo... tampoco brillante. Una media, un posible canon de lo que se puede entender por un buen tebeo adulto sin más pretensiones que ser lectura universal. Mejor que mucho Marvel/DC, vamos.
Y le veo fallos formales, ya los expliqué, que no creo que mejoren en la continuación, porque da la sensación de que el autor los ve como buenos (la carga de textos de apoyo mal empleados) o no los advierte (la mayoría de sus páginas son chulísimas, y de pronto mete otras anodinas, no lo entiendo... o no lo leí con detenimiento, vamos, pero esa es la impresión que me ha quedado tras descansar la lectura, que fue hace una semanilla ya). De todas formas irnos a lo formal es ponernos estupendos, y el tebeo se lee con interés.

Angux dijo...

No, si no lo digo por eso, Octavio.
Tienes toda la razón en cuanto a cartelas se refiere y en lo de buena obra pero, sin duda, mejorable...
Lo digo por que las lecturas de los comics de Gibrat, independientemente del uso abusivo de las cartelas, mejora al leer la serie completa. Esperemos que esta también sea así por que a mi, me ha parecido (por esto digo, hasta el momento) más flojo que sus obras anteriores.

Anónimo dijo...

Pues habrá que hecharle un vistazo, tiene muy buena pinta. Sobre todo para los amantes de la BD francesa clásica, como tú o yo...
luchino.