03 octubre 2009

vampiros y mil cosas más (demasiadas): TRUE BLOOD


No es mala serie True Blood, lo nuevo del creador de la magnífica "A dos metros bajo tierra". Realizada con exquisitez, bien dirigida (con ejemplos de mimo y gobierno del medio, como en el último episodio: una cámara subjetiva se lanza voraz hacia un tipo, corte y otro escenario. La misma cámara subjetiva se abalanza sobre una puerta. Ahora nos revelan que se trata de un vampiro de visita a la protagonista. Momentos después le dice a ella "me he alimentado". Se ha contado con imágenes). La foto es brillante, los actores buenos, y brillan algunas excelentes ideas, como la neurálgica, esto es, una sociedad donde el descubrimiento de sangre sintética permite a la comunidad vampira salir a la luz y pretender integrarse en una sociedad que ya no tiene que temerlos.

Pero la dispersión de ideas amordaza al producto: vampiros, terror, humor, adicciones, un asesino misterioso, sexo bizarro, vudú, una prota que lee pensamientos, amores y desamores (de tono adolescente), crítica social contra el racismo... y lo triste es que en sus doce horas cortas, nada cristaliza, nada se siente sólido, sino un batiburrillo sin cuajar, una proliferación de ideas sin dirección. Ah, súmese en lo malo a esa protagonista, sin carisma, incluso por momentos boba u odiosa.
Que uno no tirase la toalla a los seis capítulos dice de su buena factura, y de que en el fondo ha podido mantener un cierto interés, pero... esto no es más que un pasatiempo leve, que no voy a continuar en su segunda temporada. Hay demasiada excelencia televisiva para perder más horas con True Blood.

3 comentarios:

John "Bluto" Blutarsky dijo...

Una pena, porque la segunda temporada es mucho mejor.

Concreta ideas y sabe dónde quiere llegar.

Y como aprende a no tomarse en serio a si misma se permite un tono bizarrísimo mezclando sexo bestiajo, mitología chunga, redneckismo, zombis, comunidades cristianas ultraderechosas y a Michelle Forbes. O sea, lo mismo pero más a lo bestia. El despiporre.

En mi opinión, ya digo, mucho mejor que la primera

Nahum dijo...

Tuve sensaciones muy parecidas... pero acabé tirando la toalla, definitivamente, en el 2.3. El batiburrillo del que hablas, se me hacía además aburrido.

No me cansaré de repetirlo: es una serie que debería tener capítulos de 25 minutos.

LiN@ dijo...

Hola,siguiendo el hilo de la entrada os dejo el enlace de mi blog,espero k os guste!! http://adiccionvampirica.blogspot.com/