23 noviembre 2009

como de otro tiempo: LITTLE DORRIT DE CHARLES DICKENS



Esta serie parece salir, misteriosa, de una bruma extraña y agena a los designios fashion de los canales especializados estadounidenses. Frente a los aires hollywoodienses de sus superproducciones (saben a qué títulos nos referimos, algunos nos gustan mucho), Little Dorrit sabe a producción británica (lo es, vale, pero además lo representa), a buscar en un legado clásico propio (Dickens) para elaborar un producto sólido. Y menuda roca les ha salido. Inquebrantable: las cuidadísimas atmósferas, la producción sin tacañería, el respeto por la fuente literaria, la maravillosa banda sonora (qué música!) y sobre todo la magnitud de unos actores alérgicos al gestito complaciente o al estrellato pueril (te convence en su papel cada uno de ellos, por vodevilesco e inverosímil que sea). Todo es digno de aplauso.

Si sumamos que Charles Dickens no es un JJ Abrams cualquiera (autor de la magnética aunque claramente improvisada Perdidos), que por tanto estamos ante un folletín auténticamente magistral, arrebatado, puro (puros los sentimientos, la bondad y la maldad, el amor, el desamor, la verguenza, la miseria y la grandeza), totalmente planificado (esto no va de "temporadas", es la historia, nos la ofrecen en catorce capítulos y fin del cuento), tenemos que concluir que, aunque el rastreo de esta historia de amores y secretos, asesinos y miserias, sea una labor bastante más difícil que bajarte la última temporada de la cada vez más reseca Dexter... merece la pena (y por supuesto, merece la pena hacerse con ella ahora, que no está comprada por ningún canal español, con lo que, bien subtitulada, se nos regala esa dicción teatral, ese acento puro, una maravilla para los oidos).

Les dejo un aperitivo:

7 comentarios:

Jeune Albert dijo...

Octavio,
gracias por esta recomendación.Con esta serie se unen dos pasiones: Dickens y las series británicas de adaptaciones literarias.
Ésta cae seguro en navidades.
¿Has visto Orgullo y Prejuicio con Colin Firth? Para mí maravillosa, muy superior a la película

Saludos

Gaeta dijo...

No os perdáis tampoco Bleak House, de las mismas características (15 episodios, adaptacion de Dickens por la BBC), de la misma calidad, y con Gillian Anderson (nuestra querida agente Scully de protagonista).

Y muchas series más, claro.

(En www.historiasdepoca.es podéis encontrar un buen puñado de ellas).

Octavio B. (señor punch) dijo...

Gracias a ambos por las sugerencias.
Y Jeune, cuando acabes de ver Little D., cuéntalo si quieres por este post (ya sabes, aunque escribáis en posts que queden atrasados, me llega todo comment a mi cuenta de gmail)
Espero que te guste, creo qeu es difícil que no agrade algo como esta serie (puede esperarse mucho más, no digo yo que no, eso depende de las espectativas personales, pero su factura es impecable, y se agradece)

Anónimo dijo...

Pues gracias, me apunto la recomendación (a todos). Y Señor Punch, pásese alguna vez por La Cárcel tambien, q se le echa de menos -es q no me da tiempo ha visitaros a todos, pero prometo pasar mas por esta su casa ;-)
Fran Sáez

Octavio B. (señor punch) dijo...

Hola Fran, y gracias por el tiempo de pasarte, y escribir. Como bien dices tú, "es q no me da tiempo ha visitaros a todos" ;) Bueno, de hecho leo la cárcel (y más, ayer participé en el bochornoso set de comments de El Vecino 3), pero si me pongo a intervenir a saco... simplemente me es físicamente imposible (¿se nota ue ya no paso tantas horas cerca de un ordenata?).

Jeune Albert dijo...

Octavio,
Ya he visto Little D., y después de tu invitación no me resisto a comentar brevemente la serie.
En primer lugar, coincido absolutamente en lo que comentabas en tu post.
Es asombroso comprobar la sensación de realidad de la ambientación, hasta en los que son decorados: por ejemplo la casa Clennam, resulta ligeramente bochornoso compararlo con el nivel de las series españolas. Además, me fascina la personalidad que tienen los ingleses para adecuar los actores a los personajes, sin importarles que no se ajusten a los cánones de belleza al uso.

Lo mejor, los secundarios como conjunto: Flintwinch, Sparkler, Frederick Dorrit, los Meagles, los Chivery, Affery: etc. Mi favorito absoluto: Mr. Pancks. De los protagonistas si se puede calificarles así, excepcional Tom Courtenay.

En cuanto a la serie en conjunto nos ha tenido totalmente enganchados (a mi mujer también) en el más puro estilo Dickens, rozando siempre lo ridículo (por exagerado) para finalmente acercarse a lo sublime.

Ah, y la música, maravillosa como decías.

¡Feliz año 2010¡

Octavio B. (señor punch) dijo...

pues estas cosas son las verdaderamente buenas de los blogs, jeune, así que me alegro sinceramente de haberos descubierto esta serie, a tí y a tu mujer.