14 noviembre 2009

cuarto creciente: Álvaro Ortiz

Julia y la voz de la ballena es un cómic de crecimiento, una de esas obras en las que vemos la evolución de un autor que busca su camino, con todo lo que ello conlleva y con algunas sorpresas inesperadas. Álvaro Ortiz es ambicioso en esta su segunda obra larga tras "Julia y el verano muerto" (de él pueden rastrearse trabajos anteriores en fanzines y obras colectivas ). Repite personaje, Julia, y nos brinda un cuento, una fábula ensoñadora de sirenas y piratas, marineros y tesoros, castillos y ballenas, todo bañado por la calidez estival.

En esta sensación es donde el talento de Ortiz brilla: decía que nos baña la calidez estival, y lograr ese tono, conseguir que el ritmo del tebeo y la capacidad expresiva del trazo o el color logren tal sujerencia, es algo que no debe ser fácil, y Julia y la voz de la ballena lo consigue plenamente. Es la mejor prueba del talento, más que potencial, de Álvaro Ortiz.

Pero más allá de su excelente dibujo y un color tremendo, o de una planificación de página/secuencia ajustada, también observamos tanteos de quien está buscando, quien hace camino. No es Otriz, claro, un autor ya forjado, y en su narración fragmentada o en agunas líneas de diálogo sentimos el titubeo de quien sigue aprendiendo antes que el logro pleno. En este sentido, algunos recursos nos parecen acaso forzados, y que obedecen más a las ganas de probar y retarse que a una necesidad imbricada con la naturaleza de lo contado (ciertas elipsis o la no linealidad del relato, acaso alguna línea de diálogo...).

Con todo no hablamos de resbalones fatales, sino de ese andar valiente pero al tiempo trastabillante de quien está en ello, aprendiendo. Pero también demostrando que tiene grandes dotes de corredor. Hablamos de pulir detalles, quizá por el camino de la sencillez (que no simplismo), o quién sabe, igual su nueva obra (cuando toque... tres años de duro trabajo costó alumbrar esta nana estival) transitará los retos narrativos y estos, por fin, se imbriquen del todo, haciendo que entre forma y fondo jamás se advierta capricho (sensación que alguna vez nos ha transmitido).


(aunque más bien le daría tres estrellas, un seis, no un cinco, pero qué carai... Álvaro suele pasarse por aquí, mejor le damos caña y así no se nos duerme en los laureles :D)
PD, estoy un poco hasta el nabo de la subida de imágenes de Blogger. No, no consigo meter la portada del tebeo, que no obstante, les enlazo aquí... ¡CON SUS 5 PRIMERAS PÁGINAS, TODOS A HACER CLIK!))

No hay comentarios: