28 noviembre 2009

reír es sano; PAGAFANTAS, de Borja Cobeaga

Uno es alérgico a la comedia patria, pero se decía mucho y bueno de este debut. Y carainas, me he reido (incluso he soltado una sonora carcajada), así que toca recomendar Pagafantas.

A su favor tenemos un actores muy logrados (te los crees en su esperpento), unas situaciones que se trufan de frases y hechos familiares (inevitablemente, como protagonistas o como testigos, todos conocemos a algún pagafantas), y una curva ascendente que va del humor costumbrista al espejo deformante, con escenas desquiciadas y casi absurdas (o sin casi) que operan con precisión para removernos, entre la risa y el bochorno o vergüenza ajena.

Buena banda sonora, y como ginda una pirueta metalinguística, al saber reflejarse hábilmente en aquello que se conoció como Comedia Madrileña (ahí está para reforzarlo un Oscar Ladoire que parece el “veinte años después” de sus propios personajes ochenteros, y cediendo el testigo a un Gorka Otxoa sensacional)

Cinta ideal, vamos, para relajarse una tarde de lluvia, o compartirla con buena compañía, pizza y cerveza y disposición de pasar unas risas (bien, si nos estiramos como cobras ;) ante la pantalla, si nos predisponemos a que esto no nos guste, no se va a disfrutar, claro… Pagafantas es lo que es, y no una obra maestra del género… pero funciona, que no es poco).

No hay comentarios: