17 diciembre 2009

LOS SIMPSONS, (semi)cumpleaños de una obra maestra

¿Cómo eran los dibujos hace veinte años? Buenos, o malos. Y para niños (al menos en occidente). En todo caso, la irrupción de una serie de cortos el 19 de abril del 87 sobre una familia americana al estilo Bill Cosby pero en negativo (familia burda, peleona, mayormente necia, friki) supuso un pequeño mazazo que se convirtió en brutal golpe en 1989, al pasar de pequeños gags dentro de un programa (el Tracey Ullman Show) a serie de episodios independientes, de media hora y programados en horario adulto y prime time.
No vamos a presentar a los miembros de la familia, porque la serie se convirtió en universalmente famosa. Lo merecía y lo merece, pues pese a perder impacto y frescura, y pese a que en su terreno otros ya la baten por KO en ferocidad, Los Simpsons se mantiene como crónica ácida de la descomposición del Sueño Americano. Su elenco de personajes (ya podemos decir que se trata de una obra coral) retrata sin piedad a individuos mezquinos, tontos, codiciosos, serviles, idiotas... un mundo en que sólo dos niños parecen mantener cierta cordura, desde un sano nihilismo o una pasiva comprensión descorazonada.
Todo contando con un estilo feista y chusco, con un diseño de personajes (Matt Groening es el talento tras la criatura) grotesco, que supuso un logro y su primer impacto: ¿dibujos feos para adultos? Exacto. Y arrasó.
La serie aguanta, cada nueva temporada vuelve a ser seguida incondicionalmente, y mantiene milagrosamente cierto grado de frescura.
Oigo en la radio que cumple veinte años hoy. Es un decir, pues realmente, contando los citados cortos, cumple más, pero demos por buena la fecha y atendamos a las temporadas largas.
Feliz cumpleaños, y que vengan muchos más.






Un regalo: el PRIMER CORTO DE LOS SIMPSONS. Apréciese la tosquedad inicial del diseño, mucho menos estilizado.



3 comentarios:

David dijo...

Las siete primeras temporadas me parecen de lo mejor-mejor que he visto en televisión. Hace tiempo que no la sigo (difícil porque no tengo tele desde hace unos años)... pero en los últimos que vi si que perdió esa frescura que dices, y a pesar de los "golpes" ocasionales, la serie fue perdiendo brillo con el paso del tiempo. Pero por mucho que haya otras más salvajes, críticas o lo que cualquiera piense, algunos episodios de las primeras temporadas, obras maestras sin discusión. Un saludo.

Int dijo...

Estoy con David. Hoy en día Los Simpson es una serie mediocre, algo lógico pues es una serie que se está alargando por motivos puramente comerciales (y también porque se quiere convertir en la serie más longeva de la historia).

La gracia de la serie residía en que sus personajes era gente normal. Puede que Homer fuera un analfabeto, pero no el oligofrénico en que se ha convertido ahora que no para de golpearse y hacer tonterías. Yo hace tiempo que no la sigo, alguna vez cae algún episodio y el resultado es demoledor. Incluso a la hora de viajar al pasado de los personajes se está cayendo en incoherencias. En fin, que ni siquiera he visto la película.

Un saludo.

Octavio B. (señor punch) dijo...

pues qué mal... yo hace bastante que no la veo, y si lo hice ocasionalmente tampoco advertí declives, pero bueno, hace tiempo que no la sigo, así que...