31 octubre 2009

¿Halloween? Llámalo Samain...

...porque no es una fiesta hortera de los norteamericanos.
Porque es Celta y Gallego.
Y tiene tres mil años de antiguedad.

31 de Octubre, comienzo del año celta, conmemoración de los difuntos. Cristianizado el asunto como "Todos los Santos", el Samaín sería el origen remoto de la fiesta religiosa. Ese día los vivos preparan comidas para sus muertos, en la esperanza de recibir su visita, para comer y calentarse a la lumbre del hogar que fue suyo en vida.
También se prendían ramas y se hacían hogueras de bienvenida, fuego inicial para prender con él el de los hogares de todo el pueblo.
Otra costumbre era vaciar grandes nabos (después, calabazas, sí) e iluminar su interior.
Más, en la wikipedia.


Todas estas tradiciones cruzaron el atlántico de manos irlandesas, claro. Y luego, lo de siempre: la cultura pop USA toma todas las ancestrales fiestas/creencias y las vulgariza (sobre todo desde los setenta), y luego nos las vende. Y aquí, en un extraño retorno, las seguimos con toda su parafernalia kitch pero mirándolo todo por encima del hombro (sin comprender que el invento es propio, no una "americanada"... pero adoptando, ignorantes, los usos yankies, la parafernalia chic, la mamonez, en vez de pugnar por recuperar tradiciones dde nuestros visabuelos y sus visabuelos).
Pues eso, viva el Samain, que es nuestro.

30 octubre 2009

el cateto

Hace una semana en un foro de comentarios al rebufo de una noticia (sobre la manifa en favor de gallego), leo incrédulo esta idiotez

"Pese a todos los esfuerzos por restablecer el Matrix nacionalista progre, los gallegos que hablamos en castellano-español somos muchos, yo me atrevería a decir mayoría, y no nos plegaremos como corderitos a la imposición surrealista y a la vuelta por decreto a la Edad Media."

Sabiduría bajo cero que se merece un único comentario (play en el reproductor, por favor):



29 octubre 2009

Asterix cumple años

concretamente...


Mañana hablo del cumple en el Faro. Luego (cuanto antes), lo recupero en el blog, como siempre.

27 octubre 2009

el momento que vivimos: GIRLS

Girls son la banda rock del momento. La sensación, el ente que más ríos de tinta (real o virtual) está haciendo correr. Llevo escuchando su debut homónimo mucho (gracias, probertoj). Nunca lo consigo acabar entero, pero vuelvo a él, en pequeñas dosis, hasta tenerlo bastante machacado (incluso, ya, alguna vez, del tirón y enterito).
Girls merecen el eco mediático que están recibiendo, pues son ese grupo catalizador del zeigeist actual. Su Lp, sus letras, sus autores, su look, amalgaman el momento y lo sirven en rodajas de rock lo-fi, instantáneo, vibrante. No son unos chavales, pero su biografía, aún dándoles perspectiva (y menuda biografía, con sectas religiosas y todo), es como una plataforma para ser explosivos y arrebatados. Contagian, son carismáticos (ese vocalista, entre Kurt Cobain y cierta androginia), y musicalmente tienen grandes canciones. Empezando por “Lust for life” que ya es una de las de la década, un himno pluscuamperfecto.
Y pienso que es natural que este dúo catalice este fin de década, porque en tiempos de Google y Soptify, de tener todo al alcance de un teclado, todo en Girls parece el reflejo de la sociedad resultante de esta democracia cultural casi anárquica. Hoy, cuando uno puede acceder a toda la música sin rascarse el bolsillo (escuchar un disco, una nueva banda, un clásico nunca antes atendido, nunca fue más fácil), cuando el disponer de todo nos convierte en connaisseurs a vuela pluma, cuando el verbo "ahondar" ha desaparecido del diccionario… Girls deben arrasar.
Como tú, como yo, ellos amalgaman una variedad de influencias disparatada (de Buddy Holly a Spiritualized, del glam al shoegazer) sin asimilar ninguna en exceso. En Morning Light recuerdan a una versión de bajo presupuesto de My Bloody Valentine, en Laura chisporrotean con pop sixties, en Big Bad Mean Motherfucker surfean bajo la batuta de The Jesus and Mary Chain. Tragan influencias y las regurgitan sin digestión. Es una “real Google action”, vamos, y para colmo se ponen un nombre que es casi irrastreable en la red (ya menos, por el ruido general)… y lanzan un disco... homónimo.
¿Y las canciones? Irregulares, entre lo correctito y lo sublime. Pero da un poco lo mismo, ¿no? Si me han entendido, convendrán con menda en que Girls exceden lo meramente ligado al pentagrama. Ellos son el presente, y si su segundo disco mejorase todas las imperfecciones de este, no sería tan importante ni reseñable. Porque es imposible hacer dos veces seguidas Nevermind, Timeless, o A hard day’s night, aunque musicalmente los consigas mejorar en el siguiente.

Comprenderán que, en este caso, no proceden las “estrellitas”.

Eso sí, les dejo con la canción del año:







26 octubre 2009

lo que deberían ser los superhéroes: ZOT!


Podemos ver a Zot! desde dos ópticas distintas; como un tebeo en sí mismo, o como serie adscrita al género de los superhéroes. Desde la primera opción, la obra de Scott McLoud (de la que leí su primer volumen, habiendo un segundo editado) es un perfecto ejercicio de estilo. Un trabajo de dibujo primoroso, caricaturesco, limpio, vivaz, y sobrado de soluciones narrativas exquisitas y sorpresivas, verdaderos catálogos ingeniosos de modos de narrar con viñetas. Páginas inventivas, ideas sobresalientes, soluciones atractivas... que acaso se revelan, por acumulación, como demasiado ilustrativas; a veces parece que al autor le interesa demostrar sus capacidades antes que zambullirnos en lo contado. Es un mal muy menor, ojo, pero que está ahí, en su lectura.


Por otro lado si contemplamos Zot! como tebeo de superhéroes, resulta que estamos ante el modelo de lo que debería ser, y de lo que la industria se ha encargado de desnaturalizar. Si los tebeos primigenios de Batman, Superman, o en la era Marvel los títulos de Spiderman o los 4 Fantásticos, eran tebeos para infantes o adolescentes repletos de imaginación, aventura, cándida y gozosa evasión (amén de una ilusión evidente, transpirable, por parte de sus creadores), la maquinaria convirtió al género en algo acartonado, mecánico y, lo más curioso, desnaturalizado para ser lectura tardo-adolescente o adulta. Los lectores de pijamas hoy son, antes que niños o chavales, mocetones (o mocetonas, excepcionalmente) que no quieren abandonar su querencia infantil y que encuentran en los nuevos títulos (o en los títulos de siempre) historias más oscuras, "adultas". Y generalmente lastradas por una necia endogamia en todo orden (intrahistoria absurda, clichés del género sobre explotados, soluciones narrativas acartonadas...)

Bien, Zot! revierte este panorama: es un tebeo para adolescentes, centrado en los titubeos de varios "teenagers" que de pronto descubren otra dimensón, un mundo fantástico, espectáculo futurista defendido por Zot, otro chaval que además es un superdefensor del bien, la justicia y todo eso. Argumentalmente, Zot! es un ramo de situaciones deliciosamente absurdas, intrépidas y trufadas de originales villanos. Hay ilusión detrás de Zot!, y talento para no repetir clichés pero, al tiempo, seguir las pautas genéricas, todas y cada una de ellas.
En fin, si todos los tebeos del género fuesen como este, la cosa sería menos aburrida, sin duda.

23 octubre 2009

dibujar la reflexión psicológica

Según Vidal Floch en la revista Tiempo, "el lenguaje del cómic resulta decepcionante en algunos registros temáticos. Se maneja mal con la penetración psicológica y con el drama."

Sobre esta idea se debaió en Es muy de cómic largo y tendido. Uno de los conversantes, Strauss, opinaba "la penetración psicológica en cómic aburre a más no poder y, si se quiere emular a Proust, lo llevamos claro. Precisamente la obra de Proust tiene como elemento diferenciador y vanguardista una penetración psicológica que perdura a lo largo de centenares de páginas. ¿cómo puede un ilustrador gráfico sintetizar todos esas disquisiciones y refelxiones en unas cuantas viñetas? Y, lo más importante: ¿cómo se representa la reflexión psicológica? El cómic, como el cine, son visuales, por ello necesitan de la recreación de una historia, de una acción

Más Strauss: El debate residía en dilucidar si el cómic podía tener la característica que tanto ha explotado la literatura: la introspección psicológica (véanse los monólogos de Shakespeare, la obra de Proust o la de Dostoievski, por poner 3 ejemplos).Según Vidal-Folch, la introspección psicológica no se adecúa bien al cómic, luego se puede interpretar de estas palabras que el cómic no ostenta, como facultades o potencialidades típicas del medio, dicha característica tan explotada por la literatura.


Yo, el guapo de cara, también opino (y me copio del blog arriba citado):

Hablas de que la literatura logra esa introspección en lo psicológico. Introspección, la capacidad de ahondar en una mente, o en un estado de ánimo. La literatura en este campo tiene también una limitación, si se quiere dar la vuelta ala tortilla: aborda lo abstracto desde lo verbal. Traduce para el lector un estado de ánimo, por ejemplo, en palabras. Lo hace concreto para que nosotros lo aprehendamos. La palabra tiene una fusión o vínculo directo entre significado y significante que, en otros modos de narrar, se diluye, y ello me parece enormemente rico e interesante.

Bien, creo para empezar que hay bastantes cómics de fuerte peso literaturizante (Moore, ejemplo recurrente) donde eso puede ser contemplado del mismo modo. Otro ejemplo, el Signal to noise de Gaiman y McKean (imagen a la derecha). Obras que recurren a la palabra (texto, literatura) con la misma fe que tiene en ella el escritor de novelas. Pero por otro lado, el cómic tiene una cualidad expresiva que consigue una comunión muy interesante. Me refiero a la capacidad narrativa (no verbal) del propio dibujo. Joe Matt en Peepshow no necesita de textos para que "leamos" al personaje (imagen a la izquierda). El feísmo del dibujo, el trazo tembloroso, cierto horror vacui, pueden ser (son) formas de expresar la profundidad psicológica del sujeto. Y con una ventaja, pues al no ser un discurso verbalizado, al ser una manera abstracta de acercarnos al personaje, es incluso más intelectual (y emocional, e interpretativo) que si atestara de textos explicativos el tebeo.Lo que quiero decir es que cada medio tiene sus modos y sus capacidades para llegar a donde le interese

O con un ejemplo: cuando Crumb recrea el libro del Génesis prácticamente sin omitir palabra, ¿no añade discurso desde su estilo gráfico?¿y esa información gráfica no nos sujiere información de tipo introspectivo, incluso (o además)?


Porque sinceramente, creo que esa grafía "dice" algo muy distinto de esta otra sobre el mismo asunto, ¿no?

22 octubre 2009

Gran Hermano, pequeña televisión

Hoy leo en el periódico que en el reallity por excelencia van a meter en la casa a...tres miembros de una tribu africana. Toma concursito freak y con miles de audiencias... yo hoy nmo me pierdo este disparae, lo confieso (aunque supongo que al tercer tsunami de publicidad lo dejaré, claro).

Que digo yo que vale, que frente al estatismo acartonante de otros espectáculos del mismo palo (OT), me parece estupendo que propongan cosas, pero ¿por qué no ir a lo que todos llevamos esperando diez años?¿Para cuando un Serial Killer el La Casa?


Imagen, por cierto, de la serie Dead Set, de la que hablamos aquí.

18 octubre 2009

un aborto de manifestación

Parece ser que los millones de defensores antiabortismo sabatinos se quedaron en varios cientos de miles.
Al respecto, enlazo un texto (descubierto vía flora y fauna), muy interesante

No voy a extenderme en qué me parece todo ese tinglado, que ya nos conocemos. Sí les diré que puestos a ver en la tele manifas (ya que de lo de Madrid ayer no quise ni ver imágenes en los telediarios) prefiero recordar otras mucho más simpáticas.

con los ojos de un niño: Galactus versus la Esfinge

¿Por qué me gustan los cómics? Supongo que porque me gustaron de niño, y porque conforme me hacía adulto y en las diversas fases vitales de ese crecimiento, encontraba nuevas respuestas para nuevas preguntas. Cuando decidí, alguna vez, que el cómic es para niños, la historieta volvía a mí con nuevas propuestas más adecuadas a mi nueva edad. Pero en origen, hubo una magia especial, una chispa que imprimió caracter.
Con 12 o 13 años uno de los tebeos que más me gustó seguir fue una aventura de los 4 Fantásticos, la saga que llevó al grupo a orquestar una cósmica pelea entre un nuevo dios, La Esfinge, y un icono Marvel de la omnipotencia, Galactus.
La saga se publicó (y yo compré) en el volumen 1 de la edición Forum, en los números 2 a 7, entre Febrero y Julio de 1983 (y se reeditó en la biblioteca Excelsior de Planeta en los volúmenes 29 y 30 en 2001). Era una aventura espacial deudora de la Guerra de las Galaxias, con batallas estelares y una sentencia de muerte sobre los héroes en forma de envejecimiento veloz (morirían en ¡¡¡tres días!!!), pero lo más interesante para mí era esa pelea. Ver a Galacts pateando a alguien que se supone su igual (y que alardea de superioridad) era lo más.
Y lo fue. De hecho mi querencia por las aventuras espaciales, las space operas y los combates con seres divinos, proviene sin duda de esta aventura trepidante, guionizada con candor por Marv Wolfman y que supuso la primera aparición del nombre Byrne en la cabecera (y ya sabrán, o se lo digo yo, que años más tarde John Byrne se encargará de la serie con enorme fortuna).
Sí, ando nostálgico yo, releyendo estos tebeos. No vamos a decir que vendrá una nueva serie de posts sobre cómics de mi infancia, pero sí que irán cayendo otros de este palo, revisiones de viejos tebeos supergheróicos setenteros u ochenteros. Respecto a este tebeo, es encantadoramente naive, limpio, se le notan sus años, y está muy bien hecho. Domina la continuidad y el dejar la acción en un punto culminante para hacer que el lector no pueda esperar el mes que, claro, habrá de esperar para seguir leyendo. Tiene esa literatura rocambolesca en sus textos, sobreabundante, engolada, tan graciosa en el fondo. Y es, sí, un buen producto infantil, algo que curiosamente ya no abunda en los tebeos de superhéroes (cada vez más decantados hacia la adolescencia o incluso, en casos, un público adulto)

16 octubre 2009

créete el hype: The XX

Hype según la Wikipedia: se le llama hype (del inglés hyperbole) a un producto mediático —como una banda musical, una película o un artista—, que ha tenido una sobrecobertura por parte de la prensa o una excesiva publicidad, obteniendo de esta manera una popularidad altísima independiente de la calidad del producto

Comunmente se asocia dicho éxito crítico con una falta de contenido que lo sustente. pero a veces suena la flauta.

The XX son cuatro niños de veinte años, alguno aún vive con sus padres, que salen de la nada con un disco que revienta las revistas especializadas, que se deshacen en elogios. Y mientras sobre el otro gran hype alguno aún mantenemos la alerta y no nos acaban de convencer (hablo de Girls, que pese a un single perfecto no me enganchan del todo, al menos aún), The XX triunfan. Porque su debut me parece adictivo, exquisito, perfecto, un ramillete de canciones en penumbra, de melodías articuladas en torno a espectrales silencios, desvanecimientos, sutiles detalles, voces cruzadas chico/chica.
En fin, tienen imagen (pintas raras, como de desclasados dentro del insti, los frikis), tienen canciones (¿cómo no rendirse ante Crystalized, por ejemplo?), tienen el método (ese sonido nocturno, acolchado pero levemente inquietante), y tienen la personalidad que los eleva más allá de un paquete de influencias de dificil rastreo (algo del sello 4AD, algo, poco, del angst de radiohead, algo del sello Morr...).
Debut impecable, uno de los discos del año, y la banda más prometedora del último lustro (por lo que les dejo en cuatro y pico sobre un, en principio, merecido cinco).






15 octubre 2009

el cuarto poder

En España, esa parcela me sé yo quién la tiene amarrada (clik en la imagen para ver grandota):




(gracias por la imagen, lider)

13 octubre 2009

LA VIDA ESTÁ BEN, SI NO TE RINDES, el (falso) paradigma del cómic costumbrista

Este viernes hemos revisado para el faro de Vigo uno de los cómics más importantes del tebeo indie norteamericano. Posiblemente el más relevante tras la estela de los hermanos Hernandez (los de "Locas" y "Palomar", tebeos reseñados dentro de la serie "Mis cómics de cabecera", busquen en las etiquetas al respecto si sienten curiosidad)

“La vida es buena, si no te rindes” es uno de los mejores cómics alternativos de los noventa, antesala del “boom” adulto de la Novela Gráfica.



Seth es uno de los autores más importantes del tebeo contemporáneo. Desde la excelente editorial canadiense D&Q, representa con Chester Brown y Joe Matt al prototipo del autor independiente, personal, antes artista que artesano o engranaje de una industria. Lejos, en este sentido, de tebeo de superhéroes o del álbum de género a la europea, su obra “La vida es buena, si no te rindes” (editorial Sins Entido) supone una mirada autobiográfica y en primera persona. La excusa argumental es sencilla: el propio autor, coleccionista de antiguos “The New Yorker” (famosa y decana revista de humor gráfico estadounidense), descubre en sus páginas a un viejo dibujante, un tal Kalo, de escasa producción pero admirable talento. Entonces Seth se plantea rastrear a ese desconocido ilustrador, acción en la que emplea el resto del relato.
Lo que en otras manos podría adquirir tintes de amable investigación, de búsqueda, en el autor canadiense resulta un viaje a su propio interior, a sus dudas, a su personalidad, al encanto de un individuo que viste, siente, se visualiza a sí mismo fuera del tiempo, más apegado a ese pasado que el misterioso Kalo representa que al hoy. Con ello, lo realmente interesante no será el resultado de ninguna pesquisa, sino el viaje a ese alma, a sus inquietudes artísticas (porque ser autor de cómics implica precisamente eso; ser artista, y saberlo), a sus problemas de convivencia, sean con la familia, con los amigos (algunos de ellos, autores de tebeos como los arriba citados, que se pasean por las viñetas de Seth como un personaje más), o con las mujeres y la relación de pareja. En fin, que de lo que se trata es de ver y entender la vida de Seth, y cómo este la vive según sus propios códigos, tan personales y singulares.
Además, esta historia presuntamente biográfica, observen la gran pirueta… es falsa. Kalo no existe, es una invención, y por tanto lo narrado jamás pasó. ¿Cómic biográfico? No, Seth crea espejismos para hacernos reflexionar sobre los medios y los géneros, eso que no deja de ser una convención algo fútil.
En cuanto a lo formal, el autor bebe sin disimulo de maestros evidentes, como Charles Schultz (Snoopy) o la línea clara europea de Dupuy y Berberian, un dibujo aparentemente débil que esconde un dominio brutal, una capacidad de sugerencia casi poética (esos silencios) y una envidiable capacidad de asimilar referentes sin perder personalidad (y no es sencillo, créanlo, recordar a Hergé o a los ilustradores de prensa de los cincuenta, y al tiempo establecer un estilo propio, intrasferible). Y Seth es un magnífico dibujante de cómics, en fin, porque también sabe entender el medio, dotando a su obra de un ritmo determinado, pausado, y de un pulso melancólico fascinante.
Y luego está el título: porque sí, la vida es buena, si no te rindes. ¿No es francamente bonito leerlo, pensarlo, y hasta convencerse de ello?

12 octubre 2009

ascendensos Pixar: UP



"Sin miedo al fallo", podría ser otra frase para encabezar este post. ¿Se puede hacer algo como Wall-E y no tener sudores fríos pensando que eso es insuperable? En todo caso, en Pixar sobra talento y astucia, por lo que no han podido resolver la duda de un modo mejor: sin plantearla, mirando hacia adelante, olvidando sus propias cumbres para crear una nueva ficción que hace olvidad la magistral cinta del robot.


Up es un colosal monumento al talento que hace tábula rasa y despega (nunca mejor dicho) con total libertad. Un cuento de tintes surrealistas y aroma a Capra, una fábula agria y bellísima, tierna, donde un puñado de imágenes exquisitas consigue asombrar, humedecer los ojos, implicarnos en lo contado como pocas películas de la casa, desde una ternura nunca blanda y con la sabiduría habitual de la casa (cuantos gags maravillosos, qué empleo sublime del fuera de campo, menuda banda sonora)


Y ¿qué me dicen de ese duelo interpretativo virtual entre Spencer Tracy y Kirk Douglas?






PD. Parece mentira que Vicente Molina Foix haya despachado tanto talento con la frase: "Que tanta gente y tantos críticos serios digan que una chorrada de plastilina como Up es una obra maestra del séptimo arte me produce vergüenza" me hace pensar que sus conocimientos del medio cinematográfico son bien pocos, y desde luego, que tiene un corazón de trapo.


Por cierto, otra crítica de un invitado muy especial: fue esta la primera vez que llevamos al cine al hijo (a punto de los tres años), y Punchito dijo "es mu grande -¿se refiere al tamaño de la pantalla o a la calidad intrínseca de la cinta como producto cinematográfico? ah, los crípticos críticos-, y tiene un perrrito y un pajaroto ". ¿Qué más quieren?

Así que ya saben; hagan caso a mi hijo.

10 octubre 2009

muere Luis Aguilé y yo soy mala persona...

...porque me acuerdo, precisamente, de esto



Bueno, que descanse en paz. Era simpático, así, casposo y colorinetero.

¿Se equivocó la paloma (de la paz)?

Bonita ilustración al respecto de la noticia, en Público.




Ahora, comentemos en profundidad: Obama, premio Noble de la paz



¿Eh...?

comunicado de Ponent Mon

leo en La cárcel de Papel este comunicado, y corto y pego:



Como todos sabemos nos encontramos en plena crisis. Nuestra labor durante estos años nos ha permitido publicar grandes obras de autores de la talla de Jiro Taniguchi, Aurelia Aurita, Emmanuel Guibert o Étienne Davodeau. Creemos que podemos continuar con nuestra línea editorial, pero para ello necesitamos la ayuda de vosotros: los lectores.
Sólo te pedimos que te acerques a tu librería habitual y compres cualquiera de los títulos de Ponent Mon o, si lo prefieres, puedes comprarlos en nuestra web. Tienes la oportunidad de ayudarnos adquiriendo ese libro que tanto has postergado o haciendo un presente muy especial al regalar aquel cómic que te entusiasmó. Tu ayuda nos permitirá publicar Cerebus de Dave Sim, más títulos del maestro Jiro Taniguchi y otros libros que estamos seguros que serán de tu agrado.
Aprovechamos para anunciar que Barrio lejano (versión integral) y El sueño de Meteor Slim se retrasarán hasta la tercera semana de noviembre. A comienzos de diciembre podremos disfrutar de Un zoo en invierno, la autobiografía de Jiro Taniguchi. Cerebus queda emplazada para principios de 2010.
Saludos de Ponent Mon



Añado: Ponent Mon es una de las editoriales con catálogo más interesante de España. Aconsejo, pues, y animo: compren P. Mon, pueden entrar en su web haciendo clik en la imagen que encabeza el texto

09 octubre 2009

nuevo ruido: Tarot Sport, de FUCK BUTTONS

Fuck Buttons fueron uno de los debuts más interesantes de 2008, pero uno no esperaba esta segunda parte.

En Tarot Spot, su 2º disco, recogen el testigo del Imperium Ruido donde Mogwai no han sabido evolucionarlo, y han conquistado nuevos territorios, concretando su propuesta anterior en un disco que vuelve a saturar de volumen y estruendo nuestras frágiles orejitas, encadenando temas en un contínuum que no quieres que termine. Pero ahora, donde antes había un caos más o menos asombroso, florece un universo de pulso hipnótico, ritmo tribal, psicodelia cíclica, electrónica sensual (y sexual), y un manojo de sensaciones (euforia, tensión, misterio, éxtasis, pasión...) que te dejan tan asombrado como tumbado. Y con ganas de darle al repeat. Como si "Soon", de My Bloody Valentine, hubiera copulado con "Mogwai fear satan" y pariesen sesenta minutos de ambrosía ruidista y futurista, instrumental, fluida, de pura alquimia sónica (¿son guitarras, samplers, o sintetizadores?).

Digamos también que tras el talento del combo se agazapa el geniecillo Andy Weatheral (de Sabres of Paradise, uno de los nombres importantes de la electrónica de los noventa, y productor del ya seminal Screamadelica de Primal Scream). Y que acudir a su talento como productor (un acierto, viendo lo visto), es otra prueba de la inteligencia de Fuck Buttons, y su empeño por evolucionar desde un primer disco abisal, que podría habérselos tragado.

Cuando uno se pregunta si Tarot Spot debería tenerse en cuenta a la hora (queda ya muy poco) de glosar lo mejor de la década, podemos decir que estamos especulando en exceso. Apenas he escuchado el largo un puñadito de veces. Pero no suelo hacerme este tipo de preguntas cuando escucho discos, y eso ya es significativo.
En todo caso, imprescindibles ya.



08 octubre 2009

labor de buen artesano: CAPITÁN AMÉRICA de Brubaker

La reedición de la etapa del guionista Ed Brubaker al frente del Capitán América era algo que cabía esperar. Ahora que la serie regular (en comic-books, grapita y eso) va por el nº treinta y tantos, era buen momento de recopilar la serie desde el principio en bonitos tomos de tapa dura.

La cosa sale más cara que buscar los siete capítulos que completan este primer libro, claro, pero entre que posiblemente estén agotados y que la tapa cartoné tiene gancho, recomiendo que, si algún despistado aficionado a los superhéroes queda sin haberle hincado el diente, acuda a la librería y se haga con el volumen: sobre las virtudes de este primer arco hablé aquí, y añado.

Esta serie es un ejemplo perfecto de buen tebeo dentro del género, sin alcanzar las cotas de trabajos punteros como Planetary, Factor X o All Star Superman, pero demostrando que se puede practicar un cómic de capas y calzones tan redondo como divertido (esto es entretenimiento sin más). Y los números que le seguirán mejoran.

07 octubre 2009

acabaré votando al GIL...



¿Alguien me puede explicar por qué la protección de pesqueros españoles en aguas lejanas no puede ser una misión del ejército? Quizá porque sería un uso activo, real, intimidatorio y hasta bélico, de nuestras Hermanitas de la Caridad o Santones de lo Internacional, que diría se quiere que aparenten nuestros soldaditos en la sociedad progre que plantea el Psoe.

Y por otro lado, ¿es el PP la pocilga hedionda que aparenta estos días, un entramado de irregularidades global que deja los casos de corrupción del felipismo en pillerías de patio de colegio?

Conclusión: si uno quiere entender la política desde cierto idealismo, más le vale buscarse un grupo minoritario (esto es, sin poder de gobierno en ninguna escala), o dedicarse a las ONG (que deben tener lo suyo dentro, me temo)


06 octubre 2009

sobre la poesía: LA LÍNEA DE FUGA

Cuando el poeta Rimbaud desapareció y abandonó la poesía, y otros, seguidores del gran artista, se dedicaron a publicar apócrifos, indudablemente se generó un caldo de cultivo para la leyenda. Con ella, para las historias, caso de esta Línea de fuga de Dabitch y Flao que especula sobre la vida de un poeta, Adrien, que sería en la ficción el responsable de componer los falsos poemas. Bueno, en realidad lo que se cuenta es cómo dicho poeta se lanza a buscar por el mundo a su desaparecido maestro.


'$22Búsqueda material (la de un hombre perdido) que es espiritual (personal, del yo interior, de la propia felicidad e identidad), relatados con corrección, acaso con deslices oníricos no del todo conseguidos (en nuestra opinión estas escenas fallan), y con un dibujo francamente interesante, aunque la edición en un tamaño algo reducido debilita su impacto (el original francés es un álbum de mayor tamaño).

En definitiva, un buen cómic con el que aprender un poquito sobre ciertos ambientes artísticos parisinos de fines del XIX, el grupo de "los decadentes".

03 octubre 2009

vampiros y mil cosas más (demasiadas): TRUE BLOOD


No es mala serie True Blood, lo nuevo del creador de la magnífica "A dos metros bajo tierra". Realizada con exquisitez, bien dirigida (con ejemplos de mimo y gobierno del medio, como en el último episodio: una cámara subjetiva se lanza voraz hacia un tipo, corte y otro escenario. La misma cámara subjetiva se abalanza sobre una puerta. Ahora nos revelan que se trata de un vampiro de visita a la protagonista. Momentos después le dice a ella "me he alimentado". Se ha contado con imágenes). La foto es brillante, los actores buenos, y brillan algunas excelentes ideas, como la neurálgica, esto es, una sociedad donde el descubrimiento de sangre sintética permite a la comunidad vampira salir a la luz y pretender integrarse en una sociedad que ya no tiene que temerlos.

Pero la dispersión de ideas amordaza al producto: vampiros, terror, humor, adicciones, un asesino misterioso, sexo bizarro, vudú, una prota que lee pensamientos, amores y desamores (de tono adolescente), crítica social contra el racismo... y lo triste es que en sus doce horas cortas, nada cristaliza, nada se siente sólido, sino un batiburrillo sin cuajar, una proliferación de ideas sin dirección. Ah, súmese en lo malo a esa protagonista, sin carisma, incluso por momentos boba u odiosa.
Que uno no tirase la toalla a los seis capítulos dice de su buena factura, y de que en el fondo ha podido mantener un cierto interés, pero... esto no es más que un pasatiempo leve, que no voy a continuar en su segunda temporada. Hay demasiada excelencia televisiva para perder más horas con True Blood.

01 octubre 2009

buenos deseos olímpicos

Hoy toca saber si ya nos callamos o andaremos a vueltas con los aritos hasta el 2016.

Si hubiera tenido dudas (aunque digamos que, hombre, unos olímpicos en casa siempre gustan), lo que ayer ví en Intereconomía ha decantado totalmente mi opinión a favor de Madrid 2016. Porque en su tertulia nocturna, que yo denominaría La Rata a la alcantarilla pero se llama El garo al agua, y mezclando conceptos para enfangar donde ellos quieren, usan el asunto deportivo para proclamas (supongo que muy seguros de la derrota de la candidatura madrizleña), para proclamar la caida de su alcalde.

¿Pero todo tiene que acabar en lo de siempre, en esa mirada distorsionada de la existencia? Tertulianos, les dicen, y a mí me parecen otra cosa, qué le voy a hacer...



Rápidamente cambié de canal, que en Gran Hermano unos zagales vigorosos (digo yo, vamos) fornicaban susurrantes en un ejercicio de audioporno (nada de cacho en prime time, amigos, todo sin cámaras). Luego decidí que cerraba el quiosco y hasta mañana, en fin, que el zapeo no daba más de sí.



Y en todo caso, una reflexión: ¿sabían que Antonio Jiménez, el carroñas que "modera" La rata a la alcantarilla, fuen el director/presentador/cara visible del programa de RNE matutino durante el Aznarato? Eso es como poner, directamente, a un franquista de pro como vocero de los suyos en El Ente, por mucho catalán en la intimidad que hablase el presi de la nación. Indignidades de ostentar el poder.

24 hour party people (la peña del fiestorro de 24 horas)

Aquí lo tienen, en quequeñito: el presidente de la Xunta de Galicia otea el horizonte.


¿De qué se trata?
De lo de siempre, señores: otra charanga que se quiere colosal...


... y en sus pequeñas cosas se advierte tan ridícula, zafia, mema...


...que no sé a qué me recuerda...


En fin, es patrimonio de todos (los partidos) organizar fiestorros para sus ovejitas, pero desde fuera se ven siempre ridículas (y no entramos a buscar matices, salarios, cobros, etc., que haberlos hailos)
Las fotos del evento, me las envía Líder, por cierto.