30 diciembre 2010

seguimos actualizando "Sobre Sandman"





Pues que no será flor de un día, y que Sandman anotado y comentado, prosigue hoy aquí, con una mirada sobre su capítulo 30 August

ENTERRADO


Buried venía precedida del éxito en Sundance por lo que tenía todos los boletos para caer mal en casa, por lo del profeta en su tierra. Pero la verdad es que el ejercicio de estilo del director Rodrigo Cortés sale airoso porque, después de todo, no es más que eso, un ejercicio fílmico aderezado con gotas de crítica social (aquí no sale bien parado ni oriente ni occidente) y vertebrado por una idea antigua como el cine: el salvamento (o no) en el último minuto.
La cinta, que narra los denodados esfuerzos por liberarse de un hombre enterrado por el que piden un rescate, es una propuesta radical en la forma, ya que durante hora y media no se abandona el espacio del ataúd. Ello provoca un rosario de encuadres, un catálogo de planos cortos, travellings en primerísimo plano, juegos de montaje estudiadísimos y empleo de la iluminación experimental que convierten a Enterrados en un film con forma experimental envolviendo un argumento comercial, algo muy escaso en estos días. Hitchkock lo hacía cada dos por tres, hoy Hollywood no quiere asustar a nadie con la forma. Es lo que hay.
Por suerte oasis como Buried nos permiten pasar un rato trepidante, angustioso, y disfrutar de una propuesta moderadamente radical.
No redonda, ojo, pues uno, desde luego, no entiende qué pintan un par de travellings: partiendo de un primer plano (pongamos, del rostro del protagonista) la cámara se aleja dejando al final de su alejamiento un plano general del cuerpo tendido en medio de un mar de negrura. Pero esto rompe la idea de extreme verité que defiende la cinta, y supone un signo de debilidad y un efectismo innecesario. Todos nos hacemos a la idea, en su catálogo de primerísimos planos, minutos a oscuras, desenfoques de lente e iluminación directa, de la angustiante situación que se vive a dos metros bajo tierra. No necesitamos que nos lo subrayen.
calificación: buena, buena (tirando a excelente)

29 diciembre 2010

medievo enfoque fantástico: EL ESPÍRITU PERDIDO

Lo primero, lo curioso: una obra más o menos anodina (desde luego, no se trata de uno de los lanzamientos 'hot' de la temporada), que en su día se compuso (hablo de su edición original francesa) de tres álbumes a color, se edita en España en su segunda edición, digamos "de lujo": formato apaisado que recompone las páginas, y a blanco y negro.
Veamos las diferencias, ya que el color, de Walter, no es anecdótico sino, al menos por lo visto en la red, muy interesante:



Revisada esta curiosa decisión editorial, convengamos en que este grueso tomo supone una lectura ligera, amena, con personajes tirando a tópicos sin que ello defraude expectativas. Estamos ante una aventura de corte medieval que se adentra en lo mágico y la fantasía más pura, perRde un modo tangencial: una madre hechicera, un mundo imposible al que se llega en estado de sueño o inconsciencia, una búsqueda del padre perdido (negada la posibilidad de su muerte por parte del protagonista)...
Los autores saben lograr un ritmo de lectura, que es el del best seller bien ejecutado, el cómic-diversión sin más pretenciones. El dibujo de Bonhomme (de quien conocemos "El Marqués de Anaon") es muy eficaz sin proponer más novedad que su elegante línea, y, eso sí, la aventura queda truncada a la espera de un segundo tomo/ciclo.
El libro, en cuanto a objeto, es bien bonico, además, constituyendo un interesante regalo para según qué lector (digamos que quien está en tempo de La historia Interminable bien puede disfrutar de esta aventura).
Eso sí, bonito o no, yo me hubiera quedado con una edición en color y respetando el montaje de página orginal... simplemente con el ejemplo comparativo que adjunto se hace bastante evidente el buen hacer de Bonhomme al planificar el montaje de sus páginas, ¿por qué romperlo? Por no hablar de las cualidades atmosféricas de esoso colores planos pero acertadísimos.
calificación: interesante

27 diciembre 2010

el padre del cómic moderno.

artìculo breve sobre Wilson publicado en Faro de Vigo
El crecimiento del cómic como medio narrativo para un público adulto que se ha producido en las dos últimas décadas debe mucho a Daniel Clowes. Nacido en Chicago en 1961, su obra, editada por la editorial Fantagraphics, comenzó con las andanzas del paródico Lloyd Llewellyn en los ochenta, y llamó la atención con historias surrealistas hermanadas con el espíritu de David Lynch. Tras estos inicios prometedores comienza a despuntar el cronista del desencanto existencial de cambios de siglo, el observador agudo de los estados anímicos en descomposición de nuestra sociedad. Adolescentes que no saben crecer, treintañeros que quieren ser adolescentes eternos, personajes solitarios, perdedores, mediocres de todo pelaje… la obra de Clowes se emparenta al cine independiente más ácido. De hecho, el dibujante ha ilustrado carteles de cineastas alternativos como Tod Solondz.

Algo que resulta curioso en Daniel Clowes es que hasta hace muy poco se mostró reacio a la nueva moda de la novela gráfica, pero finalmente ha aceptado el reto de trascender al modelo de revista semi-periódica en el que siempre trabajó, para crear su primera novela gráfica pensada como tal. “Wilson” (Random Huse Mondadori) es el resultado, y se trata de un trabajo brillante. “Wilson” narra la vida de otro miserable urbanita, solitario, mediocre, incapaz de enfrentar sus carencias o sus fallos, que se desliza por la vida con la máscara de la prepotencia. Es un retrato de sangrante dureza escondido en chistes y gags porvocadores, de lenguaje a veces soez y siempre venenoso (ojo, estamos ante un escritor de diálogos inmenso), y en una forma cuanto menos sorprendente.

Así, el cómic homenajea a las tiras de prensa, haciendo que cada página se presente con un estilo gráfico diferente (de la caricatura al detallismo realista) y como un chiste autoconclusivo pero tejiendo una obra orgánica, unitaria. Ha conseguido unificar el concepto novelístico del nuevo cómic del siglo XXI, donde se presenta una historia cohesionada y unitaria en un único tomo (como cualquier novela, ni más ni menos), y la tradición del arte viñetero, sus orígenes como chiste de periódico en una tira diaria o en una página del dominical. Un ejercicio que endulza, por lo ocurrente y exitoso del proyecto, todo el vitriolo y desesperanza que desprende el contenido narrado.
calificación: obra maestra (posiblemente el mejor tebeo leído este año con el de Sacco sobre Gaza y Planetary, quede dicho)

24 diciembre 2010

esta noche llega... o Apalpador


como el Olentxero vasco, y podría ser que perteneciente a una tradición septentrional en la península, el Apalpador es un personaje tradicional semi perdido (y que últimamente se está intentando recuperar), un carbonero que a fines de año baja a tocar (palpar) la barriga de los niños para comprobar si han comido bien durante el año.
de paso les deja castañas y ocasionales juguetes.
Es curioso, parácticamente al nacer este blog, hablé del carbonero vasco, desconociendo totalmente que similar tradición existía en una parte de Galicia. Claro, en 2004 ni dios conocía a este Apalpador, también conocido, en la comarca de Terra de Trives, como Pandigueiro. Como la recuperación del patrimonio cultural y etnográfico no puede ser más que algo bueno, aplaudamos toda iniciativa de recuperar y extender por toda Galicia la figura del buen castañero navideño

Navidad otra vez

Pues como corresponde a estas fechas, les hago un regalo (ah, se me adelantó un blog muy conocido, alguno lo sabrá, pero juro mor mis muelas que yo tenía estos vídeos guardados en "favoritos de You Tube" desde mucho antes, esperando a esta señalada fecha)

Un relato mágico de Oscar Wilde en una versión preciosa de los años setenta (concretamente del 72), que además es un recuerdo personal de mi nfancia: unas navidades la emitieron (no hay cuidado, en TVE o en TVE2) y me fascinó.

En fin, felices Noche Buena y Navidad. Y no sean egoístas nunca






22 diciembre 2010

pupa en el Octavio pasajero


Fiebresubiendo pese a la mecicación y el bronquio como un programa de centrifugado




hpu hou hou, feliz Navidad

21 diciembre 2010

Planetary: es un mundo extraño

artículo publicado en Faro de Vigo (esto es, un intento de aproximar esta MUY difícil serie de cómic verdaderamente friki, a un lector generalista y no comiquero)
Tras diez años de espera, el guionista Warren Ellis y el ilustrador John Cassaday por fin logran concluir su personal y visionaria revisión de la cultura de serie B.


Un hombre, voluntariamente confinado en una base subterránea ultrasecreta, vive vigilando durante décadas un artefacto extraño. Debe hacerlo o de lo contrario será el fin del mundo. Cualqueir “lostie” pensará que estamos refiriéndonos a Desmond, el personaje de la serie “Perdidos”. Sin embargo, si se hablara de un equipo que recorre el mundo en busca de los hechos misteriosos, inexplicables y ocultos, bien se podría pensar en “Expediente-X”. Pero realmente estamos hablando de “Planetary”, la serie de cómic que Warren Ellis y John Cassaday han desarrollado sin prisas, durante los últimos diez años. Un trabajo que sin duda recoje el testigo de la ficción de Mulder y Scully y preludia el misterio de los pasajeros del vuelo Oceanic 815.
Si podemos resumir los veintisiete números que componen la serie, y que Norma ha reunido en dos tomos de los cuales el segundo acaba de salir al mercado, podríamos hablar de un trío protagonista dedicado a descubrir todos los misterios que pueblan el mundo, auspiciados por una misteriosa (y poderosa) organización, Planetary. Así, el guionista inglés aprovecha cada capítulo para homenajear en un relato autoconclusivo a los géneros y autores de fantasía y serie B; personajes como Godzilla y Superman, Sherlok Holmes y James Bond, las historias de fantasmas orientales, Tarzán, Los 4 Fantásticos y las fantasías psicotrópicas de Alan Moore. Hasta “2001, una odisea en el espacio”, todo cabe en “Planetary”, porque Mr. Snow, Drums y Jakita son exploradores de lo imposible.
Pero en realidad, este atípico grupo de individuos superhumanos son mucho más, ya que tras esta apariencia de guiño desconexo a la cultura popular de los últimos cien años, Warren Ellis ha construido una única historia de conspiranoia, poderes en la sombra, hilos que se mueven manejando el destido del mundo, y, en fin, un argumento tan intrincado como absorbente. ¿Les suena? Efectivamente, “Planetary”, ya se ha dicho, toma el espíritu de Expediente-X y sobre todo preludia el laberinto de indescifrables misterios que es “Perdidos”, pero elevados a la enésima potencia. No hablamos de ovnis (que también, como buen material de “cultura B”), ni nos ceñimos al espacio de una isla misteriosa. En “Planetary” nuestro universo es uno de muchos, y quien quiere mover destinos en la sombra, juega con conceptos como multiverso, tierras paralelas, hombres que no mueren, viajes en el tiempo/espacio, y en definitiva, poder absoluto.
Mas para que este artefacto de maravillas funcione, no sólo era necesaria la facundia hiper-tecnológica de Ellis (admirador de todo lo que sea ciencia ficción y lo “hy-tech”), era imprescindible una puesta en escena eficaz. Cassaday es, ha sido, el dibujante ideal para “Planetary”. Hiperrealista, de poso fotográfico pero al tiempo capaz de un dibujo poderoso y expresivo, y brilla su capacidad para plasmar coreografías de puesta de página precisas, su habilidad retratista (destacando la captación de la expresión del rostro) y su talento para lo espectacular (sus dibujos a toda página son impactantes).
Con el color infográfico de Laura Depuy, excelente, queda redondeado un cómic que no se lo pone fácil al lector. Mejor así: permite la segunda lectura, se premia al lector desde la exigencia, y quedamos enriquecidos por el caudal de ideas vertidas en la obra, tanto sobre nuestra cultura moderna, como sobre las locas ideas que sobre la realidad y lo que es la existencia misma quedan plasmadas en esta vibrante fansasía.
calificación: ¡excelente! (u obra maestra, casi es uno u otro según el día :D)

19 diciembre 2010

Micah P. HInson en directo (otra vez)

Es la segunda vez que veo a Micah P. Hinson y vuelvo a ratificarme en la altura estratosférica del joven autor.
Tras unos teloneros olvidables, entró en escena bajo los violines que abren su último trabajo (enlatados, claro), y acompañado por el cuarteto zaragozano Tachenko y una teclista (su mujer, si no me equivoco). El concierto, lejos que lo que hace dos años nos brindó en Compostela (auteridad de trío sobre las tablas) fue una lección de sonido recio pero maleable, de solidez (teclados, tres guitarras, bajo y batería, coros...), y por supuesto del carisma ya conocido del tejano sobre un escenario. Capaz de mostrarse roto o robusto, siempre intenso, envuelto en un sonido casi corpóreo (excelentísimos, los zaragozanos... me pongo YA con su música, que apenas conocía por dos o tres temas), moderadamente locuaz e irónico en sus comentarios, bordó una primera parte fantástica tras la que la banda abandonó el escenario.
Segunda parte del show: Micah a solas, con guitarra clásica, estremeciendo hasta al mismísimo silencio con su lamento quebrado, visceral, esa capacidad para acojonar a una platea que ya lo ubican en una escala, la de los muy grandes.
Tercera parte, tras despedirse dejándonos muy moscas (¿cincuenta minutos de show nada más...?), vuelve todo el conjunto a escena y traca final, nuevamente electrificado, y cerrando con un "Don't you forget" que ponía los pelos como escarpias: subidones de ruido, lamentos y alaridos desesperados, épica de la buena (no la de los bracitos en cruz y chorradas del estilo, sino la del sonido aural), y fin.
Bah, este post es inútil; hay que verlo, y no en un you tube de mierda: hay que tenerlo delante para comprender su altura. Para sentir el privilegio de saber que, dentro de treinta años, podrás decir que estabas allí, en el momento. Hinson es, lo repito, MUY grande.

16 diciembre 2010

pantanoso averno: "King Night" de SALEM

Están en boca de todos. Vida chunga de drogas y prostitución, imagen impactante, maxis previos, y ahora, estreno el Lp. Son lo más más de lo muy muy en los corrillos modernos. Rama "esto es chungo". Y la verdad, es chungo, un rato chungo (joder.. se llaman Salem, qué querías, Pimpineladas?).
La música de "King Night" es sucia, densa, asfixiante, de lentitud impenitente, de ruido abrasivo, de voces como psicofonías. baila entre estilos sin adherirse a nada: ¿Hip Hop o Doom Metal?¿Shoegazer o dubstep?¿La banda sonora de Twin Peaks reconstruida por una versión oscura de My Bloody Valentine con paradas en unos Cypress Hill sin revoluciones?
No intenten etiquetas, mejor será dejarse resbalar por el tema que abre el disco (el homónimo 'King Night'), wagneriano y espectral, para aterrizar en la sala de torturas de 'Asia', el hip hop de 'sick" o caer en las redes sensuales y espectrales de 'Redligts'. En fin, para disfrutar a Salem hay que perderse sin remisión en una obra de ambientes y sonidos encerrados en humedo soul, shoegazer al ralentí, drum and bass podrido por dentro, tecno oxidado, rapeados alucinados... Fascinantes y nuevos horizontes partiendo (como siempre) de ingredientes ya conocidos.
clasigicación: ¡excelente!

sandman, Thermidor

ea, ya, de verdad: "Sobre Sandman" reactivado. Análisis del capítulo 29, la historia de Morfeo en la época del señor Robespierre y la dama guillotina.


14 diciembre 2010

reactivamos Sobre Sandman (espero que "de verdad")


Decidido: ahora que la edición en tomos ha alcanzado el material que la misma editorial publicó hace años en formato cutre-mensual, es el momento de retomar el análisis, capítulo a capítulo, de la serie de Neil Gaiman.
Comienza de nuevo el sueño (de tener anotada la serie competa en un blog), aquí
El blog, por cieto, lo he adaptado de modo que cada capítulo, en numeración americana original del 01 al 75, pueda consultarse rápidamente desde la barra lateral de Etiquetas, un currelo, la verdad, pero creo mejora el blog al hacerlo intemporal, no pendiente de una determinada edición de este material (que además, lo apuesto ya, estoy seguro que en el futuro será reeditado de otra y otra y otra forma, manera, formato etc.), y sujeto al nº "natural" de cada capítulo de la larga saga.
Pues ea, que lo disfruten...

13 diciembre 2010

ha muerto Enrique Morente

ha muerto Morente, el único flamenco capaz de cantar con cosas tan alejadas al mundo jondo como Sonic Youth

12 diciembre 2010

mis canciones de cabecera nº 1: Moon River, de Mancini

La canción del siglo X: susurro, melodía, perfección. Audrey hipnotiza con suavidad y Mancini crea la balada más bonita de los últimos 100 años. Aquí hay mucho de fondo: Moon river es cine, es chansón, es pop, es Tin Pan Alley, es glamour y romanticismo kitch y el arte de Interpretar la canción (por supuesto, mi favorita es Moon River by Audrey, nadie más que Ella).
Moon River es un destilado de un siglo que ya ha pasado, que no volverá. Y es, sencillamente, una canción milagrosa, de tan perfecta y tan modesta. ¿Podría haber otra canción para el número 1?.

Río Luna
Río Luna más ancho que una milla
Algún día te cruzaré con estilo
Viejo formador de sueños, rompecorazones
A donde tú vayas, es donde yo iré

Dos flotadores que van a ver el mundo
Hay tanto mundo que ver
Buscamos el mismo fin del arcoiris
Que espera al cruzar la esquina
Mi amigo Huckleberry, Río Luna
Y yo

Dos flotadores que van a ver el mundo
Hay tanto mundo que ver
Buscamos el mismo fin del arcoiris
Que espera al cruzar la esquina
Mi amigo Huckleberry, Río Luna
Y yo

11 diciembre 2010

ASTERIOS POLYP

De este cómic ya hice una aproximación a bocajarro aquí, y lo que sigue es el texto que publiqué en Faro de Vigo.

La publicación en España de la premiada nueva obra de David Mazzucchelli supone para el mundo del cómic uno de los acontecimientos relevantes de este 2010.

David Mazzucchelli es sin ningún género de duda uno de los autores más importantes del panorama de la historieta a nivel mundial y en su haber se encuentran algunas de las obras más destacables de los últimos veinticinco años. Dibujante virtuoso pero de gusto sintético, su estilo se definió en uno de los tebeos de superhéroes más famosos de los años ochenta, “Daredevil Born Again”, bajo guión de Frank Miller. Con el hoy reputado autor de “Sin City” también realizó una magistral recreación de los orígenes de Batman, depurando su dibujo en “Batman año uno”, sin duda uno de sus mejores trabajos. Y tras el éxito dentro del género más comercial, sucedió lo inaudito: Mazzucchelli abandona el ‘mainstream’ y comienza a crear desde la independencia, autoeditándose “Rubber Blanket”, una revista donde se lanza a la experimentación formal. Este camino le llevará a adaptar, con ayuda de Paul Karasyk, “La ciudad de cristal”, novela de Paul Auster, un cómic formalmente sorprendente y visionario. Esto sucedió en el año 1994, y se trata del último trabajo de enjundia del autor, que prácticamente abandonó los cómics, dedicándose a la enseñanza.
Pero se sabía: David Mazzucchelli estaba ocupado, los últimos años, en una novela gráfica como autor completo (dibujo y guión). Y esta obra, “Asterios Polyp”, ha salido finalmente a la luz. También en castellano gracias a la editorial Sins Entido (que, quede dicho, ha realizado una edición perfecta, exquisita).
Asterios es un famoso arquitecto y profesor cuyas ideas nunca ha llevado a la realidad. Sus proyectos, los que le dan prestigio, se quedan en eso. Una noche el destino lanza un rayo a su vivienda, lo que sirve para hacer tábula rasa, marchar y buscarse a sí mismo en eso que el imaginario popular ya identifica con la América Profunda. ¿Qué ha llevado a Polyp, profesor de arquitectura en Ithaca (ciudad del estado de Nueva York con evidentes resonancias míticas) a desaparecer y “volverse a inventar” en cualquier parte, trabajando de mecánico del automóvil, renovando su círculo (de la élite de la Gran Manzana a los encantadores freaks que lo acogen), y en definitiva, obligándose a cambiar como persona?
Todo ello nos lo explica un narrador omnisciente, la voz en off del hermano gemelo nonato de Asterios, Ignazio (sic.), que ha nacido… muerto. Comienza así el verdadero viaje, al pasado del prepotente arquitecto, para conocer su relación de pareja con Hana, antitética al cartesiano y frío protagonista de esta novela gráfica. Y desde este punto de partida, donde gemelos imposibles convergen con escenas del pasado y del presente, crece una obra polisémica, densa, de imágenes impactantes y atrevidos recursos narrativos. Una Odisea (homérica, sí) narrativa, formal, simbólica. Un viaje por la dualidad como fuerza básica, primigenia, de la existencia.
Asterios Polyp, se advierte ya, no es un relato fácil, sino una obra repleta de signos y soluciones gráficas impactantes, donde lo más asombroso colisiona con obviedades acaso demasiado evidentes, pero que finalmente se revela como un libro exquisito, sorprendente y que puede quedar como muestrario de las muchas posibilidades que sin duda atesora el cómic como arte.
calificación : ¡excelente! (aunque es un tebeo de difícil clasificación, porque en él conviven genialidades con obviedades, y de él se puede decir aquello de "muchas alforjas para tan poco viaje"... pero ¿cuántos autores de este 2010 están a la altura de los logros estéticos, narrativos y discursivos de este último Mazzucchelli?)

mis canciones de cabecera nº 2: A day in the life, de The Beatles

1967. Surco cerrado en un vinilo sin fin. Acababa la orquestal tromba sonora y la aguja entraba en un bucle del que no salía sola, una micro-cacofonía indescifrable (en realidad, una silla rechinando, voces, el aire acondicionado...). El Sargento Pimienta carece de fin... gracias a esta odisea sonora de psicodelia pop, textos entre el surrealismo y la mirada social, y melodías concatenadas (es sabido que en origen aquí tenemos dos temas diferentes, uno de cada cantante que interpreta A day in the life).
Y sí, yo también conozco a los raritos de los sesenta, el sonido garaje, el Conejo Blanco de la costa californiana, las perlas de la edad de oro...
Sigo pensando que The Beatles eran mejores que todos ellos. Este tema, sencillamente desborda las fronteras de la percepción sin necesidad de hongos mágicos.
"Hoy vi una película, oh chico...
el ejército inglés acababa de ganar la guerra.
Un montón de gente apartó la vista
pero yo tuve que mirar...
había leido el libro.
Me gustaría ponerte cachonda ('to turn you on', a eso se refiere)"

10 diciembre 2010

algo se muere en el alma...

parece que CNN+ cierra el chiringo.
En nombre de la información/propaganda-partidista plural, la noticia no me gusta un pelo.
Información aquí

mis canciones de cabecera n 3: Aint No Mountain High Enough, de Marvin Gaye

Vuelve a esta lista la Motown de los sesenta con su más rutilante estrella instalándose en el podio.
El gran Marvin Gaye, acompañado por Tammi Terrell bordando un diálogo musicado, una declaración de amor como un radiante amanecer. Hay muchos temas de Gaye que podrían estar en este lugar, pero personalmente la limpieza inmaculada de esta pieza me gana frente a las declaraciones de sensual lubricidad ("Let's get it on") o los clásicos consensuados ("What's goin on"), y así lo alzo al puesto tres.
"Si me necesitas, llámame,
no importa dónde estes,
no importa cuán lejos,
sólo pronuncia mi nombre"

09 diciembre 2010

Ruido, melodía, ruido: "Luz, Oscuridad, Luz", de Nadadora

Shoegazing desde O Grove.
Casi pudeo dejarlo así, añadiendo un "Buen" como inicio de la frase. No hay mucho más que decir: los gallegos en su nuevo disco siguen en su estilo, pero mejorando, saturando más de electricidad estática sus lánguidas canciones y puliendo más las melodías.
Abre '1987', con esa crecida de guitarras solemne, y siguen una tras otra unas canciones sin tacha y con ruido y poderío. No inventan nada pero logran paisajes sonoros con efecto levitación, cierta tristeza desesperanzada y mucha clase.
Pues eso, a disfrutar si te gustan Lush, Slowdive y compañía, y quieres escuchar otra perla que además suena a 2010, no a 1989/1992.
calificación: bueno-bueno

Pequeño pero grande Jeffrey Brown

Artículo publicado en Faro de Vigo

Escenas Imborrables” (ediciones La Cúpula) aglutina en un pequeño tomo varias historias dispersas del estadounidense Feffrey Brown, artista independiente que llamó la atención desde su debut, “Torpe”, la crónica autobiográfica de una relación de pareja. El estilo del joven autor permite no llevarnos demasiados sobresaltos al estar hablando, ahora, de una amalgama de relatos diversos y procedencia dispar, pues Brown emplea un estilo llano, acaso burdo, de ilustración directa (nada de tomar bocetos, ni de dibujar primero a lápiz).
“Escenas Imborrables” tiene narraciones de una sola página y largas historias de más de treinta, pequeños haikus sobre gatos y extensos retratos sobre los nueve meses de embarazo de su novia, parto incluido, naderías divertidas y postales amargas de desencuentros amorosos. Siempre contado con un grafismo naive, ese aire tosco que ya es marca de la casa (Brown es licenciado en Bellas Artes y ha demostrado en varias ocasiones dominar el acabado más naturalista y académico, pero sus cómics siempre parecen dibujados en dos minutos).
Lo importante en este tebeo de muchos tebeos, de relatos de todo tipo, es cómo Brown concibe su obra a modo de diario desde el estómago y el corazón, una forma de arte impulsivo, vital, sincero, que se fija en esos lugares comunes a cualquiera de nosotros, pero que, en su aparente levedad, solemos desterrar de la memoria. Sin embargo para Brown la vida, los sentimientos, se anclan poderosamente a esas anécdotas diminutas.
La escenas imborrable el parto de tu hijo se cuenta del mismo modo, en idéntico tono, a una discusión con una clienta coñazo en tu trabajo. Lo insignificante es una escena imborrable, como marca el acertado título, y por eso este cómic de retales y recuerdos permanece en el ánimo del lector como algo cálido y lleno de trascendencia.
calificación: ¡excelente!

mis canciones de cabecera nº4: "What a Wonderful World." de Louis armstrong

Armstrong se me antoja la primera 'estrella pop', en el sentido de estrella musical mediática, contemporánea; una figura que tiene en su ego mismo parte de su reclamo: su voz rota, su amplia sonrisa, su rostro desencajado en una mueca humorística mientras sopla su trompeta, el saber estar ante una cámara...
También es uno de los padres del jazz, y del blues, y ¿porqué no? del cantante crooner que renovó la forma de hacer música asociando la tecnología moderna al cante (la amplificación eléctrica de la voz, el micro, supone la capacidad de aprovechr facetas nunca exploradas, como el susurro)
Y si hablamos de susurros.. ¡qué mundo más maravilloso!
"Vi árboles verdes, rosas rojas también,
las vi florecer para ti y para mí,
y pienso: ¡qué mundo maravilloso!"

08 diciembre 2010

30 años sin Lennon

Hace treinta años, hoy, moría el genio, uno de los cuatro

mis canciones favoritas nº 5: Love will tear us apart, de Joy Division

Que Joy Division son una de las bandas más importantes de la historia es innegable. Que nunca han sido uno de mis referentes musicales, en un sentido emocional, también (me gustan, ojo, claro que sí). Y que este tema siempre me ha fascinado desde que lo escuché por primera vez, de un modo casi visceral, pues también. Y para más inri, es un hiper-clásico sin discusión.
Muchas justificaciones para decir que Love will tear us apart me parece la canción de rock más fascinante de la historia, con su cadencia hipnótica y la voz honda, amarga de Ian Curtis envolviéndolo todo.
"El amor, el amor nos destrozará, de nuevo"

07 diciembre 2010

mis canciones favoritas nº 6: venus in furs, de The velvet underground

Que algo sonase así en 1967 aún me provoca escalofríos. Adelantados a su tiempo en 10, 20 años, ofreciendo disonancias, ruido, letargo, oscuridad y peligro. Frente al mundo hippie, rural, flotante de la paz y el amor libre, ellos eran urbanos, nocturnos, prohibidos y tóxicos como un pico.
"Venus in furs", sadomasoquismo, ritmo anestesiado y ruido blanco. Lou Reed, John Cale, Moe Tucker y Sterling Morrison, The Velvet Underground, la banda más grande de la historia del rock.
"Besa la bota de brillante, brillante cuero
Brilante cuero en la oscuridad"

06 diciembre 2010

recapitulando al vuelo (chiste fácil)

Dentro de nada, toda quedará ahí, borroso, una noticia curiosa y un galón para la historia de la democracia, la primera vez que se decreta estado de Alarma, un estado donde por cierto NO se suprime ningún derecho fundamental (del Título I de la C.E.), que además está indicado, precisamente, para situaciones como la "paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad".

Pero yo creo que en este caso, además, el Gobierno ha jugado con astucia de zorro para incrementar el grado punitivo de la presión sobre los controladores. Ese fue el justificante real, creo, de la medida. Mejor hubiera sido una negociación sin pulsos en su momento, hace meses, ponderada, tranquila, para evitar estas tempestades. Pero ante el boicot del viernes, hay que poner las cosas en su sitio sí o sí, eso también es verdad.
Porque algo sí tengo claro. No puedes montar una jarana extra-legem, es un desprecio por el imperio de la ley con el que nos regimos, regulamos y constituimos en sociedad libre, con derechos... y deberes. Al obrar así, se sitúa esta protesta al lado de la "lucha armada" como argumento contra posibles opresiones del Estado. Si la ley que te rige no te gusta, el cauce para combatirla está, debe estar y así lo pienso yo, dentro del marco del propio sistema legal. El fin no juistifica los medios, qué gran verdad...
Bueno, luego está el otro aspecto: ¿tienen razones los controladores para protestar por sus condiciones laborales? Al abuelo picador allá en la mina de Victor Manuel, sin duda le costará creérselo, pero yo intuyo (desde fuera, sin entrar, es lo que me faltaba, a ponerme a leer convenios y decretos del gremio en cuestión, vamos), y pienso que sí, que deben tener muchas y de peso. O no, yo qué sé. Si piden jubilarse con el 100% de sus salarios, me permito una risa de aquí a Estocolmo, por ejemplo. Si están puteados en exceso en el sistema de horas extras y estas no están retribuidas, adelante, es vuestro derecho reclamarlo (por cierto, cuántas horas extras he tirado yo por cero pesetas, merde). Ah, no es eso lo que se puede leer respecto al cobro de hora extra para los controladores, pero claro, no sabemos, y estamos manipulados por la prensa y somos tontos...
Eso es otro asunto: está claro que los medios, al menos el grupo Prisa (seguí los acontecimientos vía CNN+) han sido totalmente, vergonzosamente sesgados. Porque no, no somos tontos, y no siempre nos dejamos manipular, y las olemos a leguas. Pero es lo que hay, yo prefiero informarme vía periodística que pillar un blog y convertirlo en palabra divina.Si puedo consultar dos o tres de esas vías de información profesional, mejor, más plural será la información. Por eso, jeje, también he ojeado un par de minutos la tele del torito, que desde el minuto cero atribuían a Zapatero las culpas de todo, claro.
esos del toro a todo le sacan chispa, son unas hachas del humor

05 diciembre 2010

mis canciones de cabecera nº 7: Monkey gone to heaven, de Pixies

Esto es rock. Esto es, en mi modesta opinión, lo que debe ser el rock contemporáneo. Pasados los orígenes, la deriva psicodélica y la reafirmación setentera, tras el ataque al negocio que supuso el punk, el rock tiene que intentar ser música arisca, básica, un tuétano de fibra y talento retorciéndose sobre un eje, la tradición, para que aquello que inventó Chuck Berry suene nuevo.. y peligroso, sorpresivo. Sin poses, sin estética (mira qué pintas, los Pixies.. como tus vecinos), sin mamoneos.
"Monkey Gone to haeven" es candor y furia, acantilados de ruido y arrullos de violines, susurros y alaridos, Stooges y Beach Boys, punk-hardcore y chicle-pop, todo en tres minutos justos que reformularon el rok, sirvieron de molde al indie, y fueron plagiados como método por unos tales Nirvana (lo decía el propio Cobain, y no lo suelto como crítica sino al contrario... pero al César lo que es del César: Pixies primero)
"si el Hombre es 5 (Fe) If man is five/faith
entonces el Diablo es 6 (existe) then the devil is six/exist
y si el Diablo es 6 (existe)
entonces Dios es 7 (El Cielo) then Gon is seven/heaven
este mono se fue al Cielo"

04 diciembre 2010

¡AQUÍ NO VUELA NI DIOS POR MIS P. HUEVOS!

Artículo 28.2 de la Constitución Española: Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La Ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad.

Me encantaría quedar súperprogre defendiendo a mis "compañeros camaradas", los contoladores aéreos, digo (y así a ver si me ceden, bah, yo con un 13% de lo que cobran al mes, me arreglo), pero lo que han hecho ayer es simplemente canallesco, vergonzoso y posiblemente delictivo. ¿Por qué voy a estar de acuerdo con una imposición totalitaria, arbitraria y que se salta a la torera, con premeditación, uno de los derechos de la Consti por los que más "camaradas" se han jugado la vida en tiempos de dictadores bigotudos? esa no es mi progresía, no no...

mis canciones de cabecera nº 8:Ne me quitte pas, de J. Brel

Decálogo de lo que debe ser un cantautor:
Ne me quitte pas
Copia y pega nueve veces más: todo está aquí, en esta canción que es llanto y nada más. Sin hoquedades progres, un caballero elegante desbroza las capas de su alma para entregarnos el corazón en forma de canto. Jackes Brel, estremeciendo casi sesenta años después de crear su himno al desamor.
"Todo se puede olvidar,
lo que ya se fue,
olvidar el tiempo de los malentendidos
y el tiempo perdido"


03 diciembre 2010

mis canciones favoritas nº09: Losing My Religion de REM

Inevitable. En 1991 los de Athens se comieron el mundo, se dieron a conocer hasta entre los que no tienen ni puta idea de música (llevaban una década pariendo obras magistrales) y se salieron del molde con la mejor canción de los últimos veinte años.Y casi da rabia, pues durante un tiempo (hasta la edición del normalito "Monster") se identificó a R.E.M. con blandura... por total desconocimiento (escuchar hoy "Document", por ejemplo, sigue siendo una experiencia vigorizante y de puro rock... como lo es lo último, del grupo, "Accelerate")
Pero impepinablemente este tema de lírica poética y esquiva, perfumado de oriente y medievo, de pop y misterio, es lo mejor del grupo, y crece con cada escucha.
"Creí oirte sonreír
creí oirte cantar
pienso que creí verte intentarlo,
pero era solo el sueño,
era solo el sueño"

02 diciembre 2010

mis canciones de cabecera nº 10: You Can't Hurry Love/The Supremes

De chaval había una, y sólo una canción de Phil Collins que me gustaba. Claro, no era de Phil Collins, sino de The Supremmes. 1966, más Tamla Motown, de molde: grupo de chicas negras, guapas, estajanivistas del single perfecto, con la maravillosa voz de Dianna Ross perfilando una melodía divina (otra más de la casa de las melodías divinas). Me dirán qeu ya van de la Motown... y las que quedan, porque aquel sello es elmolde de lo que hoy entendemos por una canción, y tiene temazoa a palas.
"Ella decía que el amor no llega con facilidad,
bien, es un juego de toma y daca,
no puedes dar prisas al amor,
no, simplemente tienes que esperar"

01 diciembre 2010

Theodore Poussin; el espíritu de la aventura.



Artículo publicado en Faro de Vigo

La historia de la historieta está fuertemente ligada a la del género de aventuras desde los años treinta hasta nuestros días, y entre sus muchas obras maestras destaca la serie “Theodore Poussin” de Frank Le Gall.


Es un hecho casi incuestionable que, con la crisis del 29, la sociedad norteamericana reclamó a la industria del ocio relatos evasivos, potentes artefactos de entretenimiento puro para escapar de la realidad. El cine dio buena cuenta de ello, las novelillas baratas (los llamados “pulp”) tuvieron también entonces su momento de gloria, y por supuesto la historieta se adhirió al nuevo modelo. Roy Crane, con su personaje Captain Easy, se conoce como el pionero del cómic de aventuras. El Capitán nacía en la tira de prensa “Washington Tubbs II" en 1929, y vivirá aventuras por todo el mundo. Continuando la senda de esta obra podremos anotar muchas otras, incluso más famosas, donde iconos como “Tintín” (de Hergé), “Corto Maltés” (de Hugo Pratt) o nuestro “Dieter Lumpen” (de Zentner y Pellejero), vivirán incontables lances por el ancho mundo. A veces se trata de tebeos juveniles o infantiles, otras, como el marinero de Pratt, de claro poso adulto. La aventura, en fin, ha vivido una larga vida, y lo sigue haciendo con obras de última generación como “Isaac el Pirata”, de Chirstophe Blain, una asombrosa vuelta de tuerca, que lleva al terreno de lo personal y lo autoral al género de marineros, piratas y filibusteros.
Y en este recorrido a vuelapluma se debería insertar la figura y el nombre de Frank Le Gall con su personaje Theodore Poussin, un joven que se embarca hacia los mares de Indochina en busca de su tío. Le Gall es uno de los historietistas franceses a englobar dentro de la escuela de la línea clara, ese estilo gráfico que en los ochenta heredó de Hergé sus formas, donde los perfiles depurados y el trazo caricaturesco se aliaban a un escrupuloso rigor escenográfico y de ambientación.
Nacido en la revista “Spirou” en 1984, “Theodore Poussin” nos relata las aventuras de este joven que parte voluntariamente a los mares de oriente pero no podrá volver a Europa muy a su pesar. Y aquí tenemos el matiz que da carácter a la saga, en la fuerza fatal del destino y cómo libro a libro, aventura a aventura, asistimos a la forja de un héroe que no quiere serlo, el aventurero que lo es pese a que él solamente quiere retornar al hogar. Las historias de Theodore obedecen a la mítica el género, con piratas, motines, tesoros, damas secuestradas y el siempre inevitable antagonista del héroe (“Noviembre”, un personaje entre la magia inexplicable y la maliciosa confabulación en la sombra). Y al tiempo, el entorno histórico (década de los 20 y 30 del siglo pasado) se retrata con sumo cuidado. Pero además, como se puede ir intuyendo, esta obra también supone una mirada adulta, serena, que hunde sus raíces tanto en Hugo Pratt como en novelistas del talle de Joseph Conrad, para plasmar las inquietudes vitales de un protagonista nada tópico. La participación ocasional del guionista Yann pule y redefine este concepto adulto del género aventurero, pero el mérito está en la voluntad de Le Gall, alma mater de la obra.
Editorial Planeta ha comenzado a publicar los integrales de “Theodore Poussin”, que reúnen cada uno cuatro álbumes galos en un libro de edición modélica (con textos introductorios y análisis de la obra). Serán un total de cuatro volúmenes, y la ocasión de recuperar y reivindicar este clásico semi olvidado.

mis canciones de cabecera nº 11: There is a light thar never goes out, de The Smiths

Pop redefiniendo el romanticismo, mirando al cielo, huyendo. Sueños de amor no correspondido y angustia adolescente. delirios de muerte y olvido. La voz llora, los violines arropando la melodía. The Smiths llevaron la música pop más allá, fueron un sonido, una imagen y una ética emocional y arrastraron a una legión de devotos. Y este tema puede ser su mejor canción, o no: hay demasiadas perlas en el collar Smiths para quedarse con una, pero de elegir, tiramos por el camino fácil y escojemos la más conocida (aunque sólo sea por esa mierda de versión del Mikel Erenchun)
"Sácame esta noche donde haya música y gente y juventud y vida.
Conduciendo en tu coche... nunca más volveré a casa, porque ya no tengo casa, nunca más"

30 noviembre 2010

mis canciones de cabecera nº 12: Rid of me de PJ Harvey (subtitulado)

1993, una chiquilla escuchimizada sangra blues doloroso, feroz, hidratado con indie y punk. Desde Patty Smith, nunca hubo nada igual. Desde Polly, nadie tampoco como ella. Concretando un deseo femenil huracanado y orgulloso, desvergonzado, poético y lo repito una y mil veces: feroz.
Casi veinte años después, su carrera la convierte en un imprescindible de la historia del rock, sin apenas manchas o errores, pero nunca volvió a cantar con tal arrebato. Normal, el amor duele así sólo una vez.

"lame mis piernas,
estoy ardiendo...
lame mis piernas
... de deseo"

el vídeo, contraducción:

29 noviembre 2010

elecciones catalanas


madre mía madre mía, la nueva lideresa escala puestos (¿o será líder?¿la corrección política del 'cidadanOs y ciudadanAs, jóvenEs y jóvenAsss' llevada al último extremo... el biológico? ¡ELLO for président!)
en fin, lean aquí y disfruten de la otra cara de la política nacional

mis canciones de cabecera nº 13: To here knows when My Bloody Valentine

El ruido ya estaba en el rock, desde que The Stooges dijeron en los 60 "esta boca es mía", pero hasta 1990 nadie había conseguido lo que Kevin Shields perpetró desde su grupo: lograr que el estruendo informe, que el "ruido blanco" (así se llaman las furiosas interferencias de una radio desintonizada, y un estilo musical de cuyas características ustedes mismos se harán cargo) y las olas de distorisón no resultasen una experiencia violenta. Muy al contrario, la música de My Bloody Valentine (en su disco Loveles, antes eran más, digamos, abruptos) es lo más parecido a un rompimiento de gloria, un éxtasis orgásmico (femenino, suele decirse) y la interpretación más acertada de la belleza absoluta alcanzada a través del ruido más puro. "To here knows when" es el paradigma del sonido Valentine. Belleza y dolor (a todo volumen tiene efectos psicotrópicos, o casi)
"Un beso,
tu miedo, el botón rojo
cae de mi boca
se desliza"

28 noviembre 2010

mis canciones de cabecera 14: THE GIRL FROM IPANEMA de Astrud Gilberto and Stan Getz:

1964: Getz y Gilberto, el jazz y la bossa, unidos por el magnetismo de una voz dulce e inexperta (Astrud Gilberto nunca antes había cantado profesionalmente).
Un cálido arrullo, el de la música que es todo caricias, mecido por el saxo en la mixtura perfecta, deseada. Girl of Ipanema (y el disco que la alberga) es la demostración de que se puede hacer crossover musical, cultural, sin caer en el ridículo buenrrollista que ahoga hoy al concepto. Delicious!
Ah, se ela soubesse que quando ela passa,
o mundovsoirrindo Se enche de graça
e fica mais lindo Por causa do amor.


27 noviembre 2010

mis canciones de cabecera nº 15: Happy when it rains, de The Jesus and mary Chain

The Jesus and Mary Chain son el veneno en mi periplo melómano, el grupo que me infectó con la violencia, el ruio y el caos. Pero antes de abandonarme a su faceta más 'destroyer' me engancharon, como lo hacen las ponzoñas más letales, con el aroma del azucar.
1988, Darklands fue el disco, un Lp donde relajaban los muros de distorsión para hacer un rock a veces fibroso, a veces de terciopelo. Y "Happy When it Rains", en el punto medio, con su melodía pluscuamperfecta y sus guitarrazos musculosos (pero audibles, lejos de las mareas de su clásico white noise) es sencillamente una de las mejores canciones de rock de la historia.
Ah, y sí, yo fui un veinteañero 'Chain', con el pelo alborotado, la chupa de cuero y la actitud apática. Fui un fan. Lo soy, ¿cómo no serlo de canciones como esta?.

"Tú eras los nubarrones en el cielo,
tú eras el cielo más oscuro
pero tus labios hablaban oro y miel, por eso
soy feliz cuando llueve"

26 noviembre 2010

reirse del patetismo: MODERN FAMILY

Andando en el ecuador de Modern Family, o casi, va siendo hora de que ponga en aviso a quien la desconoce, de una de las series que más he disfrutado en estos últimos meses. Modern Family es el retrato hilarante pero también despiadado de tres núcleos familiares que en realidad son uno solo (patriarcal), tres modelos de familia contemporánea que muestra el fracaso de la célula básica del american way of life. Sin hacer sangre, sin poner el acento en su "mensaje", sino desde un modo de sitcom realmente descacharrante. ¿Cómo no partirse la caja con Phil, ese padre estulto capaz de robar una bici infantil para dar una lección moral a su hijo?¿cómo no arquear la ceja al ver cómo un viejo cascarrabias se ha ganado el corazón de una latina explosiva y (mucho) más joven?
Comedia pura y dura, contada en modo de pseudo-documental, con un estilo fílmico muy indie (mucho naturalismo, mucha cámara en hombro, ausencia de risas enlatadas o amaneramientos actorales al estilo "Como conocí a vuestra madre" -calco patético, por cierto, de la histórica Friends-). Guiones inteligentes que de momento no decaen, sino que combinan el patetismo, la ironía y la sensibilidad dando un producto francamente refinado donde, además, te ríes a gusto.
En fin, no hay que perdérsela, y mejor (pese a que los diálogos son muchos, chispeantes y veloces), mucho mejor en versión original subtitulada (los dobladores parecen los de siempre, "chistosos" y poco naturales, mientras que los actores declaman con un énfasis "verité" admirable.. por no hablar de lo que se pierde doblando el spanglish de Gloria, la explosiva latina).
Que cada capítulo dure veinte minutillos, a modo de refrigerio, un fresquísimo helado (de una sola bola), es otro punto a considerar en estos tiempos, donde la complejidad de la ficción televisiva ha impuesto los 59 minutos de duración a cada capítulo. Y a veces, echamos de menos lo frugal, ¿no?
calificación: ¡excelente!

mis canciones de cabecera nº 16: Fight The Power de Public Enemy

1989, plantando, desde la banda sonora de la película "haz lo que debas" de Spike Lee, la revolución negra en las calles del gueto. La arenga airada, agotada la paciencia, exigiendo. El rock mutando a lucha social por la vía de un hip hop apocalíptico, ruidoso como una ciudad en pie de guerra, pero también bailable y disfrutable, como el ritmo del latido urbano. Enemigo Público, la célula más peligrosa y contestataria de la historia del rock. Luchando por los derechos, desestabilizando a un sistema injusto y racista. Escupiendo directamente a los iconos de la white trash americana. Se necesita una nación de millones para hundirnos: ¡lucha por el poder!.
"esto es lo que tengo que decir: poder para el pueblo sin retrasos
para hacer ver a todos que hay que luchar contra el poder establecido"


25 noviembre 2010

sutil cambio en el blog:

miren la cabecera.
Sí, he cambiado el oden, ahora este blog se titula con la leyenda, y el clásico "Estodigo" queda como decripción del blog
Detallitos (o grandes cambios, lo dejo a su gusto, pero a mí me gusta más personalizar mi sitio y hacerlo con la coña marinera del juego de palabras, antes que mantener como cabeza del asunto un "palabro" más o menos simpático... que ojo no elimino, que el cariño a lo de siempre pesa...).

mis canciones de cabeceranº 17: Walk On By, de Dionne Warwick

¡Qué poco sé de la música de Burt Bacharach, y cuánto me gusta lo que conozco! en todo caso, pese a mi muy circunstancial acercamiento al compositor estadounidanse, todas esas bellísimas melodías pop forman parte del imaginario popular (y personal). Un cócktel refinado que llama a elegantes imágenes mentales.
Walk on By: 1969. Colores límpidos, elegante sobriedad orquestal endulzada con cierto toque de ironía. Y Dionne, desde el fondo de la fiesta, canta esta golosina irresistible del maestro Burt, vestida de largo... música para soñar que, si atendemos a la letra, también refleja la sombra de cada corazón roto.
"si me ves caminando calle abajo y me pongo a llorar cada vez que nos encontramos... sigue caminando"


24 noviembre 2010

ASTERIOS POLYP, impresiones (y más impresiones) sin elaborar

Digamos que esto surge de la necesidad-tras-la-lectura. Asterios Polyp, el retorno de uno de los más importantes autores del cómic tras varios lustros de silencio (o casi), la obra más alabada del momento y también la más criticada. ¿Obra maestra o pinchazo en toda la regla?
Personalmente en este cómic sobre lo dual (este sería el 'Gran Tema' de fondo) yo me encuentro, je, dividido en mis opiniones. Es, qué duda cabe, un brutal do de pecho y una obra visualmente embriagadora. Para mí sólo Chris Ware puede hoy superar el efecto hipnótico del trabajo gráfico de este Mazzucchelli cosecha s. XXI. La brutal factura estética de este cómic, tan cartesiano pero también enormemente plástico, tan mutante pero al tiempo, a medida que pasas las páginas, predecible, no lo puedo comparar a ninguna otra obra cercana.
Y en cuanto a contenidos, reconozco por un lado lo abrumador de la propuesta (repleta de llamadas más o menos veladas a la cultura clásica, colmada de símbolos entre lo obvio y lo hermético -intuyo-) me tiene totalmente pillado, pero por otro lado... ese esfuerzo por la más visible trascendencia no acaba de convencerme.
¿Qué más decir así, a saco, sin demasiada meditación? Los personajes me han parecido magníficos cuando Mazz se detiene en ellos (así, Hana, la pareja de Asterios, es brillante, palpable en toda su extensión, y el mismo Polyp es un elemento que, no me lo nieguen, existe... ¡cuánto Asterios conozco yo mismo!). Y en los secundarios, pues la cosa decae y se limita a esbozar prototipos (la mística encantadora, el artisteo risible de New York... pero en fin, si se lo pasamos a Woody Allen...).
Hay mucho de lo que reflexionar sobre Asterios Polyp. El estilo narrativo es tan sorprendente, tan bien aplicado (forma y fondo casando como muy pocas veces recuerdo: ¿puede entenderse este cómic sino es con esta forma de ser plasmado?) Pero al tiempo, todo resulta tan artificoso, tan, sí, "fuego de artificio", que uno no sabe si tanto birli birloque despista o define.
Más, más cosas que me asaltan: metáforas obvias (la dualidad se resuelve al convertinos en...Polifemo... más metáforas clásicas, por cierto), reciclaje lustroso de técnicas mil veces usadas (el empleo descriptivo y narrativo del color, las diferentes tipografías en los diálogos de los diversos personajes, el baile de estilos gráficos, el dibujo simbólico -como esas plasmaciones de la figura humana como volúmenes básicos-, etc etc...sí, todo rastreable en obras pretéritas... pero carai, ¡qué bien aplicadas aquí!). El principio y el final cerrando cíclicamente en una cinta de Moebius donde, se plantea, el gobierno de la vida perrtenece al azar...
Asterios, sí, fascina y también provoca dudas por visiblemente pretencioso, por obvio, por excesivo artefacto que está, lo admitimos, en manos de uno de los mayores autores de los últimos treinta años. ¿Obra maestra o pinchazo, decía? Bueno, ¿lo han visto? Mazzuchelli me tiene donde quiere: en la más pura dualidad.
Ah, y además, hace mucho, pero mucho que una obra no me 'obliga' a su relectura. Siento en la espina esa tensión, mi mirada se fuga al estante donde ya reposa Asterios Polyp, y mi cabeza se vuelve a perder en los nítidos símbolos de la obra.
esto, sin importar ya los razonamientos... suele querer decir algo :)
PD: e indudablemente, este es un cómic que recomendaré en foros generalistas, un artefacto capaz de hacer sentir al neófito las inmensas posibilidades (narrativas, expresivas, plásticas...) del cómic como arte.

mis canciones de cabecera nº 18: Schizophrenia, de Sonic Youth

1987 (ojito; hace ¡23años!). Avant garde, rock, pop, ruido, psicodelia, melodía, hardcore... en los ochenta la "Juventud Sónica" remodelaron el rock como concepto. Partiendo de la Velvet, nacidos de la no-age, moldearon un universo catártico e hipnótico, violento, único. Generalmente, parían sonidos radicales, violentos o casi abstractos, pero temazos casi pop como Schizophrenia (pop... salvo por las afinaciones alternativas de sus guitarras, por la falta de estribillos, por el ciclón que se genera en medio del tema...) son el referente de una generación que nació a su sombra, Nirvana incluidos (los de Cobain fueron elegidos por los de Thurson Moore como teloneros, allá por el noventa).
"Fui a ver a un viejo amigo
Su hermana se me acercó con la mirada perdida.
Dijo: "Jesús tenía un gemelo que no sabía nada sobre el pecado"
(SY interpretando Schizophrenia en 2009)

23 noviembre 2010

Super Guiño Squad

Supongo que no es la primera vez que la serie infantil de los héroes Marvel (Super Hero Squad) hace un homenaje a los clásicos de la casa, pero yo este es el primero que me encuentro, y por mera trayectoria personal (coño, los 4 Fantásticos de Byrne fue seguramente mi tebeo de cabecera en los lejanos ochenta), me ha hecho mucha gracia.

La serie animada apenas la he ojeado. Parece muy digna, una recuperación del público infantil para la causa Marvel (los Spiderman, Hombre de Hierro y X Men de siempre, y que hoy por hoy son series para adolescentes o talluditos que se resisten a dejar sus superhéroes de tolavida... y unos tebeos bastante soporíferos, me temo). Un producto para niños puro y blanco, sin más. Me gusta la idea: si el género está en franca decadencia, al menos devolvámosle su sencillez y ofrezcámosle aquella magia a nuestros hijos. Y de paso, reedítense los clásicos del género, claro.
A mayores, desconozco si existen productos del SH Squad, tipo tebeos de grapa. Sería ideal, yo se lo compraría a punchito sin pensarlo dos veces...