30 enero 2010

discos de la década

Qince discos. Son, sí, mis favoritos. Al menos a día de hoy. Cada comentario, con enlace a You Tube, para catar al artista.

La cuenta atrás:

15- MICAH P. HINSON AND THE OPERA CIRCUIT, de MICAH P. HINSON



Entre la unidad rotunda de su debut y la diversidad de este segundo disco, me quedo con el puñado de canciones que atesora esta "ópera": sobre su raíz country crecen aires europeos, noise rock, y lo que haga falta para que su voz rasposa y grave siga lanzando su quejío acongojante.
Puedes escucharlo aquí

14- TAROT SPORT, de FUCK BUTTONS




Una bomba de trance, ruido y baile sin pausa, el relevo necesario a los grandes nombres de la química del noise en un disco sensual y tan ensordecedor como adictivo. El cruce ideal entre My Bloody Valentine, Mogwai y Underworld.
Puedes escucharlos aquí

13- ALEGRANZA, de EL GUINCHO



La respuesta nacional a las exploraciones de Animal Collective. Un collage que es una fiesta de tropicalismo y ritmo urbano, jarana berbenera y rave, música global y sampler. Una alegría, vamos, una alegranza.

Puedes escucharlo aquí.

12- EL MUNDO SEGÚN, de SR. CHINARRO



En el proceso de cristalización de la música de Antonio Luque, este disco es el lugar meridiano perfecto. Nunca antes había sonado tan transparente y limpio, pero aún queda, como aroma de misterio, su poesía escurridiza (menos opaca que nunca, pero aún esquiva). ¿La música? Pop mediterráneo, pluscuamperfecto. ¿La voz chinarra? cada vez mejor, siempre con ese punto átono y grave que la hace única.
Puedes escucharlo aquí. Por cierto, el que canta en el vídeo, claro, no es Luque.

11- LIFT YOUR SKINNY FISTS LIKE ANTENNAS TO HEAVEN, de GODSPEED YOU, BLACK EMPEROR!



La segunda vida del post-rock (ese movimiento de música de ambientes antes que de canciones) la capitalizó este combo anarquista de Canadá. Música instrumental (con puntuales y emotivas grabaciones de calle incorporadas) que bucea en el ruido rock con igual soltura que en la música concreta, el impresionismo, los scores o la música yiddish para trenzar ambiciosas sinfonías post apocalípticas y crescendos sin fin. Los cuatro temas de este doble DC ponen la carne de gallina, como postales del fin de una civilización enferma y condenada.

la suite "Sleep", en dos partes: una y dos.

10- ILLINOISE, DE SURFJAN STEVENS



El nuevo folk tiene en este disco su cénit, una obra ambiciosa e inabarcable (dura sobre setenta minutos, reclama la escucha completa). Exhuberante y rico pero al tiempo pequeño y sencillo, Illinoise, además, posée el paquete de canciones más bello que jamás ha entregado el movimiento new weid america. Pocos discos aunaron tanta ambición y tan buenos resultados en esta década.

Escúchalo acá.

9- EXTERMINATOR, DE PRIMAL SCREAM



La rabia del fin del milenio en una ráfaga de metralla sonora. La anticipación sónica de una década nacida poco después con un horror, el atentado a las Torres Gemelas al que Primal Scream parecen, aquí, predecir. Música airada, ruido y rock, dance estrepitoso, y un Bobby Gillespie a cara de perro, gurú del cabreo social, político, existencial.

Escúchalo aquí.


8- THIRD, DE PORTISHEAD



Diez años de silencio te desubican, sobre todo si has sido lo más chic en su momento. Pocas cosas más "cool" hubo en los noventa que los lamentos trip hop de Portishead. Volver era un boleto seguro a la autoparodia, así que este "Third" fue como un milagro. Los de Bristol, el grupo más grande de la década pasada (o casi), retornan con una obra oscura que da la espalda a todo (público, espectativas de la discográfica...). A todo salvo a su propia exigencia como músicos. Y claro, ellos fueron lo más grande, y querían volver a serlo. Para ello alejaron su sonido de sus tópicos pero potenciaron sus señales de excelencia. Muere el trip hop, crece la desazón, la tristeza infinita y la búsqueda sonora de un futuro musical que sólo ellos avistan.

Escúchalos aquí.

7- WANT TWO, DE RUFUS WAINRIGHT



Rufus, talento pop, embriagador hidromiel musical, voz portentosa y ambición aún mayor, tiene en Want 2 su mejor trabajo, un compendio de temas sublimes, pop orquestal y melodías en estado de gracia. Debería triunfar, ser una estrella universal.


En directo.

6- THE CRYING LIGHT, DE ANTONY AND THE JOHNSONS



Su debut puede quedar como obra cumbre también, pero personalmente considero más difícil mantenerse cuando te convierten en carne de fama internacional. Por eso la discreta belleza de The crying light me parece un mérito mayor que el soberbio arranque semiclandestino. Porque cuando todos los focos te apuntan, lo difícil es mantener el compromiso, no ceder al brillo grueso y mantenerse en la penumbra de un sonido exquisito. Como el de este disco de qien debería ser el nuevo dueño del apelativo "La Voz".

Escúchalo aquí.

5- LA LEYENDA DEL ESPACIO, DE LOS PLANETAS



Este trabajo se sitúa a la altura de los grandes del noise rock, mirando a los ojos a las bandas señeras del subgénero: como los mejores pasos de The Boo Radleys, Spacemen 3 o Mercury Rev, La leyenda del espacio reubica el sonido de guitarras al rojo vivo en un nuevo espacio para crecer. En este caso, y de un modo natural, el fermento es el flamenco, que pone un marco tonal, melódico y, sobre todo, una intensidad estratosférica a un rock de distorsiones ardientes y psicodelia oscura. Magistral y escalofriante.


Escúchalo aquí.

4- IS THIS IT?, DE THE STROKES


Rock que abreva del Nueva York clásico, el del CBGB, Television, Ramones, la música del asfalto, gris cromado, turgente y templado. Lo mejor, la evidente perfección de sus canciones, pepinazos de rock instantáneo ejecutados con mucho carisma y personalidad (la voz, entre narcótica y airada, supone el punto contemporáneo de una banda que sabe esquivar el mero revival). Un clásico para todos los públicos, que puede encandilar tanto al más indie como a quien no pasa de Springsteen.

eschúchalos aquí.

3- ROCK ACTION, DE MOGWAI



Puede que la carrera global de los escoceses provoque más dudas que halagos. Puede que su fórmula, impactante en directo, se revele en disco tramposa (esos subidones que ya no saben sortear, esas montañas rusas entre el silencio y el colapso que ya sólo atraen a los fervorosos -y yo lo soy, conste, pero muy consciente de lo que hay-, y esos medios tiempos plúmbeos como única variante al "método"). Pero Rock Action sigue, hoy, sonando como otra cosa. La intensidad, su mejor baza, es explorada desde numerosos ángulos (la electrónica, el folk, las orquestaciones, la repetición psicodélica, el ruido abstracto, y cómo no, los subidones infinitos). Y en cada uno de los intentos, hacen diana, conformando un disco post-rock brebe y donde, además de sonar como una estructura orgánica y unitaria, descubre en cada corte una canción sobresaliente.

Puedes escuchar dos temas seguidos en este enlace (voz, por cierto, del vocalista de los galeses Super Furry Animals).

2- YANKEE HOTEL FOXTROT + A GHOST IS BORN, DE WILCO




¿Con cuál quedarse? Con los dos, que esto no es un concurso. Porque Yankee fue el primero, el que llevó su sonido clásico a la experimentación sin red, y "A ghost" resultó la prolongación necesaria. Porque el primero es la cara pop y el segundo la cruz rock para un determinado método (aunar tradición con ansias innovadoras, sin perder nunca su capacidad para ser los compositores más elegantes).

Wilco, entre el Hotel y el Fantasma, fueron el mejor grupo de rock del mundo. Salvo por la infección de cierto animal (colectivo), que lo arrasó todo.

Enlazo un tema de "A Ghost", para catarlos.


1-MERRYWEATHER POST PAVILLION, DE ANIMAL COLLECTIVE




Animal Collective son el grupo de la década. Nacidos como prolongación del indie noventero más inventivo, crecidos en el fragor de los experimentadores más duros (hermanables a No-neck Blues Band o a Jakcie-O Motherfucker), también acertaron al aproximarse al folk (marciano) y, sobre todo, al emprender un camino recto con Feels, disco que recapitula y amalgama su sonido para emprender un viaje hacia la perfección. La que encontraron en Merryweather Post Pavillion, un disco que crece sobre otra cima (Strawberry jam, que ya mejoraba los logros de Feels pero queda como segundón ante Merryweather).

No merece la pena intentar describir la fronda de sonidos que el trío ha desplegado aquí. Hay que escucharlo, perderse en sus melodías (siempre con ese punto imprevisible pero al tiempo perfectas), explorar sus recovecos sonoros (nunca he escuchado un disco tan insondable, con tantísimas capas y todas embriagadoras... a su lado los primeros Mercury Rev parecen un solista con guitarra acústica muy muy plano), alucinar con su trabajo vocal (dos voces superponiéndose en un juego de espejos, de preguntas y respuestas, de ecos).

Y además, ya lo saben, acaban de dar muestras de que su talento no se ha agotado.

Los má grandes, a muchos pies por encima de todos los demás.

ESCÚCHALOS

4 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Algo tan personal siempre es incontestable, con los gustos musicales de cada uno no se puede argumentar en base a tal o cual criterio. Me ha sorprendido lo de Rufus porque no te recuerdo ninguna mencion sobre el, y por supuesto lo comparto, me encanta.

A bote pronto mi listado seria algo asi:

1-Primal Scream-Xtrmntr
2-Junior Boys-So This Is Goodbye
3-The Flaming Lips-Yoshimi...
4-Nick Cave-Abattoir Blues...
5-Mala Rodriguez-Alevosia
6-Blonde Redhead-23
7-Radiohead-Amnesiac
8-Gorkys Zygotic Mynci-How I Long..
9-Erykah Badu-World Wide Under...
10-The Divine Comedy-Absent Friends
11-Portishead-Third
12-Roni Size/Reprazent-In The Mode

Y mencion para los demasiado recientes debuts de The Pains Of Being Pure At Heart, The XX y Girls y el Tarot Sport de Fuck Buttons

Gracias por tu trabajo durante estos años y a seguir descubriendonos cosas a los perezosos ;)

PD: No me funcinan las tildes.

Octavio B. (señor punch) dijo...

a mí Radiohead, sin ningún motivo, pero no acaban de entrarme. Igual su "angst" me resulte algo impostado, pero vamos, no es un grupo que, de un modo racional, encuentre causa para justificar que suela pasar de ellos casi automáticamente. pero lo hago, la verdad.

Urbs dijo...

Me extraña que no hayas incluido alguno de PJ Harvey, teniendo en cuenta la rendida admiración que suele haber en este blog por Polly Jean. Y echo de menos algún disco de jazz entre la lista. En realidad, entre la mayoría de listas de lo mejor de la década que circulan por ahí

Octavio B. (señor punch) dijo...

bien, PJ disputó con Micah el 15, pero decidí que lo mejor de la Harvey es de los noventa y que Hinson fue un astro emergente. Podrían permutarse según el humor del momento, porque Stories from the city... merece alabanzas

respecto al jazz, si me quitas de cuatro nombres clásicos (Davis,Coltrane, Parker, el "Duke", etc), no controlo. Mucho menos puedo decir de lo que sale en estos tiempos, además (había un trío que versioneaba en plan jazz a Pixies y a Nirvana, pero nunca lo escuché, pese a lo exótico del asunto).