06 febrero 2010

Bourgeon recuperado: LA NIÑA E BOIS-CAÏMAN




Reconozco que los últimos pasos del anterior proyecto del francés Bourgeon me estaban desencantando paso a paso, libro a libro. De hecho, no compré el último tomo de su saga espacial, asombrado ante un dibujo descuidado (que era lo que le faltaba al francés).
Que el autor de Los pasajeros del viento, clásico incontestable y piedra fundamental en el género histórico, hubiese decidido embarcarse hoy en una continuación de esa obra maestra parecía a priori un dislate (recuerden que el último tomo de las andanzas de Isa, de final redondo y hermoso, data de 1987). Sin embargo, la aventura ha sido todo un éxito, amén de una reconciliación con uno de mis autores de cabecera.
El galo parece haber recuperado cierta ilusión creativa. Se diría que la pirueta argumental que le ha permitido continuar la historia de Isa le ha dado renovada ilusión, y se emplea a fondo en un dibujo exquisito, puntilloso, y además con una curiosa evolución hacia lo fotográfico (sus rostros lo denotan más que nunca). Permanece, al tiempo, su paginación ya clásica, su densidad argumental, los picos emotivos (intenso final), y sus magníficos diálogos, que no obstante pecan de cierto didactismo, sin dejar huecos interpretativos para el lector. es un punto flaco, el más visible.
En lo estrictamente argumental, el gran acierto es la creación de un nuevo protagonista, una nueva Isa, biznieta de la protagonista de la primera época, que ahora, anciana, cuenta su última aventura a Zabo (así se hace llamar la joven). De este modo La niña de Bois-Caïman nos lleva a otra época y, sobre todo, otro lugar, los Estados Unidos en plena Guerra de Secesión. Nuevo marco para perpetuar los temas que siempre han movido a Los pasajeros del viento: la aventura, la libertad personal (sobre todo femenina, pero también de la raza negra en un tiempo de esclavitud legal), y el encuentro de la felicidad (en un amor, en un lugar...).




Y un aviso: son dos libros que operan como capítulos de una misma obra. Recomiendo comprarlos y leerlos sin lapso, y espero que 12Bis, algún día, edite la obra en un solo tomo.

No hay comentarios: