16 febrero 2010

todo por mi presidente: EL ALA OESTE DE LA CASBLANCA


Ando yo, sin demasiada regularidad, viendo esta serie de las cocinas de la presidencia del mundo. O de los Estados Unidos, vamos. Una serie interesante, sobre todo por su fibrosa dirección, escuela Scorsese, con poderosos planos secuencia, travellings recios que siguen a unos personajes siempre atareados, siempre correpasillos.
El argumento, de sobras conocido, puede repatear un poco si no situamos en su tiempo; una loa al Presidente del Imperio, ese Santo en vida (con sus pequeñas debilidades, pero, como tentaciones del maligno, son superadas por esa Sensatez Infinita que siempre tiene el verdadero y único Héroe Americano). Pero claro, si vemos que este serial se desarrolló mayormente en tiempos del energúmeno de Bush Jr, podemos entenderlo todo como un lamento, como el espejo que devuelve un sueño donde la realidad es mezquina.
En fin, no merece la pena liarnos más en interpretaciones: cada capítulo, más o menos autoconclusivo, depara un ramillete de buenas interpretaciones y situaciones que alimentan al voyeur interior (quiero creérme esa Administración, sus intríngulis, como lo que es en la vida real... aunque no lo sea, claro). Entretiene, vamos, y como yo no le pedía mucho más al asunto, contento me quedo.

3 comentarios:

fnaranjo dijo...

No sé por dónde vas, pero llega un momento en que hace más que entretener, me parece... Y cuando vuela alto, vuela muy alto.

Octavio B. (señor punch) dijo...

no, ví un poco de la primera temporada, nada más. Bueno es saber que la cosa va a más (sin despegar a mal nivel, que me gusta ojo) :)

fnaranjo dijo...

Ah... pues te esperan muy buenos ratos todavía...