16 marzo 2010

el mejor directo de la tierra

Mierda
Hoy tocan Yo La Tengo en Santiago (a una hora de casa).
posiblemente uno de los tres mejores grupos en concierto. en sala pequeña, los mejores, punto pelota.
Hace años, ni un tsunami me para, y estaría rondando la sala Capitol. Hoy, claro, no.
Lo llaman la madurez. Que le den por culo a la muy cabrona.
No quiero ser maduro.
No quiero ser un pijo burgués, hablando de oficinas bancarias, coches y el último juguetito de Apple.
Quiero saltar y chillar cuando Ira Kaplan se folla su guitarra eléctrica, o extasiarme ante la dulzura de las caricias de Georgia. O asombrarme ante el continuo cambio de roles (cantan y tocan todos, todos los instrumentos... cualquier cosa puede pasar en un concierto de Yo La Tengo). O alucinar con la cercanía del trío (los he visto subir al escenario a uno del público a tocar con ellos)
Pero no, estoy aquí, escribiendo mi terapia personal, y cagándome en Dios.
Hoy no me llames por teléfono, no estoy para nadie.







5 comentarios:

toni bascoy dijo...

Pues siento hurgar en la herida, pero pedazo de conciertazo te has perdido, madre del amor hermoso.
Aparte de todo lo que loas de estos superheroes de New Jersey, añadiría que pocos con sus años en el negocio pueden alardear de basar su concierto un 50% en su último disco y que la cosa no decaiga en ningún momento y que el público vibre desde el primer hasta el último minuto (y fueron dos horitas de recital).
El momento impredecible: era el cumpleaños de uno de los del equipo (no sé, un roadie, un técnico de algo... un puretilla), y en los bises lo sacaron al escenario, le regalaron una tarta y le cantaron el You are the sunshine of my life, alternándose en las voces, con un Ira imitando que te cagas la voz de Stevie Wonder. Delirante.
Un concierto intensísimo, variadísimo y... bueno, es que estos tipos tienen prácticamente todo lo que busco en la música, así que tampoco me voy a enrollar más.
Un abrazo!

Octavio B. (señor punch) dijo...

(conste que los he visto cuatro veces ya, ¿eh? así que la herida no es mortal, aunque verlos SIEMPRE es garantía, como demuestras con tu envidiada descripción, de sorpresas, buen hacer, genio, cariño... son perfectos, y como muy bien dices, lo último es tan bueno como lo de hace quince años, y eso pocos pueden decirlo)

Octavio B. (señor punch) dijo...

ejem, y si sé que compadres virtuales va a verlos, ejen 2ª parte... que vamos, me cojo el coche y hago cola en la taquilla ;)

toni bascoy dijo...

Jajaja... Si te enteras de algo decente en Santiago, no te cortes en decírmelo vía blog y te consigo las entradas.
Yo sólo los había visto en aquella rareza que fue el Santirock, pero no los disfruté como se merecían: cuarenta y cinco minutos a pleno sol en un descampado. Esta vez me quité la espinita. Vaya si me la quité.
A cuidarse!

Jeune Albert dijo...

!Hombre¡ yo también estuve en ese Santirock, y a pesar de todos los inconvenientes YLT estuvieron geniales