03 marzo 2010

¿te lo cuento, o te lo cuento? no es lo mismo

Del blog de Corominas mango un material interesante para seguir, en la etiqueta esta en que destripamos las virtudes y esencias del cómic como medio, viendo cosas sobre la historieta, propias a ella, diferenciales.
Por ejemplo, el tránsito, borroso e indeterminado, entre el guión escrito y su puesta en imágenes. Las dos páginas siguientes reflejan un mismo guión de Lapierre, una misma escena, pensada por el guionista e ilustrada por dos dibujantes diferentes (Pellejero y Kristiansen, respectivamente).
Y es obvio que hay tantas semejanzas como diferencias. Porque si bien cuentan, en lo básico, la misma escena (la llegada en coche de un hombre a una casa solitaria), todo es distinto:
  • la planificación, el modo de distribuir las tres viñetas,
  • el encuadre de lo ilustrado en cada viñeta (por ejemplo, Pellejero nunca nos muestra al protagonista, nos escatima su rostro),
  • el marco físico del lugar en que se sitúa la casa (gélido-invernal uno, acantilado-tormentoso otro... no es lo mismo, ni transmite lo mismo),
  • el estilo gráfico y del color aplicado, incluso las gamas cromáticas utilizadas



De modo que, siendo "lo mismo", basándose ambos dibujantes en un mismo texto, cada uno aporta una nueva información que se superpone a la que el guión proporcionaba. Reescribe, redefine, y así podemos preguntarnos cuál de los dos ejemplos nos gusta más, y hacerlo desde la perspectiva narrativa, de contenido, y no meramente atendiendo al estilo de dibujo (esto es, la pregunta no sería ¿qué dibujo te parece más bonito? sino ¿qué página te transmite más, mejor?)

3 comentarios:

Skarloc dijo...

Excelente ejemplo Sr.Punch.
Desde luego, la discusión con respecto a lo que es un “buen” dibujo en cómic no es nada trivial, pero un ejemplo concreto como este ayuda mucho a establecer los elementos que hacen que un dibujo de tebeo sea “bueno”.

gon dijo...

El de arriba tiene una narrativa más atractiva pero el estilo del de abajo es más evocador.

Skarloc dijo...

A mí el de Pellejero me sugiere misterio, como dice Octavio, no se muestra el rostro del personaje, y por los tonos nocturnos. El de Kristiansen como bien comentas es más evocativo, en parte por el trazo, en parte por los tonos más suaves, me sugiere cierta melancolía. ¿un reencuentro quizá?