29 abril 2010

La narración gráfica como experiencia casi abstracta: VIAJE, de okoyama

Como en literatura o cine, hay obras de cómic que trascienden la idea del mero entretenimiento para indagar en las posibilidades del medio como forma artística. “Viaje” (Apa-Apa ediciones) es una de ellas. Yuichi Yokoyama es uno de esos autores que, dentro del vasto panorama del manga, destaca por cruzar uno de sus caminos menos transitados. Frente al común denominador nipón, donde, siendo una potentísima industria, el manga se subdivide por géneros y públicos destinatarios (esto es, hay un manga para chicas, autores especializados en manga histórico, futurista, etc.), Yokoyama supone un prototipo de “auteur” en el sentido más tópico. “Viaje” es la obra de un artista visionario que plasma una concepción fuera de toda etiqueta. Es, además, un cómic innovador, un tour de force intelectual para el lector. Sin llegar a la abstracción pura, lo argumental aquí es mínimo: tres individuos entran al tren, lo recorren, viajan y finalmente llegan a destino.

Pretexto, pues, para una apuesta por diseños cartesianos, juegos de líneas y curvas de inspiración arquitectónica, estudiadísimas secuencias (destaca el manejo del plano/contraplano), alardes compositivos (merece la pena leer Viaje, al menos una vez, sin atender a lo que cuenta sino empapándose de su imaginería visual). Y al final, tras lecturas y relecturas, podremos extraer conclusiones de este manga sin una sola palabra. ¿Nos cuenta su autor una fábula deshumanizada? ¿Se trata este libro de un alarde estético a favor de la velocidad, la tecnología deshumanizante y la capacidad de la contemplación del ser humano? Hipótesis abiertas, cómic altamente sugestivo pero no didáctico (nada se subraya, todo son insinuaciones y posibilidades), “Viaje” será tenido, sin duda, como uno de los mejores cómics publicados en 2010.



(Texto publicado en el faro de Vigo)

No hay comentarios: