08 abril 2010

Reflexiones personales de un autor… en voz alta.

Artículo publicado en Faro de Vigo

Juanjo Sáez recopila algunas de sus tiras de prensa en un libro que, más que una antología, resulta la honesta meditación de un artista sobre su obra.



Desde sus orígenes dentro del colectivo “Círculo Primigenio” la obra de Juanjo Sáez se caracteriza por la provocación naive, por las ganas de epatar y al tiempo revelar una personalidad frágil, cándida en ocasiones, mordaz a menudo. Autor de éxito que ha publicado en las cabeceras más insignes, polémico por forma y fondo, su estilo se basa en un dibujo esquemático y básico, unos textos cortantes, el juego provocativo con la forma y también con el fondo. Chistes pivados universalizados en un diario privado de gran tirada, ataques directos con nombres y apellidos, miradas irreverentes hacia iconos de moda o hacia el arte en general... cualquier cosa, cualquier noticia de actualidad, cualquier convención social sirven al barcelonés para reirse de todo y de todos. También de sí mismo. Lástima que a menudo el lector identifique esas autoinmolaciones voluntarias con tomaduras de pelo haca su persona, cuando es más correcto entender el pequeño mundo de Sáez como postales de su propia confusión, de sus vacilaciones, y de su asombro ante lo que le rodea.

Yo: otro libro egocéntrico de Juanjo Sáez es otra prueba más de su estilo, ya desde ese título gamberro y autoparódico. Estamos ante un volumen de exquisito acabado (la labor de la editorial Mondadori y su línea “Reservoir Books” es encomiable) que utiliza trabajos dispersos para articular un diálogo entre el autor y su conciencia (un monigote convenientemente negro). Así, Sáez se encara con sus dudas como autor, con su sufrimiento ante la incomprensión de lectores y, no pocas veces, editores. O recuerda pasajes de su propia vida, como ese hilarante viaje a Madrid para concretar una posible colaboración con el diario El País (que se materializó en una tira para un suplemento veraniego). También aclara su visión pragmática de la política, o del arte y la creación como motor vital.

En este sentido su estética se alía a su ética, en un todo que, debería entenderse, es insobornable, porque supone la verdad del artista. Su verdad personal, que no tiene por qué ser la del lector, ni coincidir con planteamientos estéticos ajenos. Son los de Juanjo Sáez, y derivan de la vida y la reflexión de Juanjo Sáez. Por supuesto, esto puede aplicarse a otros autores, pero tras la lectura de “Yo, …” queda claro que aquí, además, funcionan, son el soporte de una obra original, divertida y por momentos inocente. Maliciosa en otras ocasiones. Agresiva cuando toca, casi siempre divertida y en no pocos aspectos, enormemente rompedora.

Sáez ha entregado aquí su mejor trabajo, una lectura amena, contradictoria pero coherente, que nos hace reflexionar y al tiempo pasar un buen rato (sobre todo con ese aire de mortificación a lo Woody Allen que impregna no pocas páginas). Un libro de páginas exquisitas, orgánicas, de diálogos magníficos, naturales. Un trabajo que se engarza en un contínuo de obras (advierte el propio autor que “Yo: otro libro egocéntrico de Juanjo Sáez” puede entenderse como segunda parte de “Viviendo del cuento”, de 2000) al que continuarán otras, como la ya prometida recopilación de “Hit emocional”, la página que dibuja para la revista Rockdelux.

2 comentarios:

Int dijo...

No conocía a este dibujante. Ayer le vi en Buenafuente y me pareció un chico muy interesante. Me ha entrado la curiosidad por esta obra.

disimulando dijo...

Arte sigue siendo el mejor.