02 julio 2010

clasicismo en gama de grises: PROYECTO MARVELS, de Brubaker y Epting

Llámenme sentimental, pero a veces me ocurre. Pese a toda la teórica que le ponemos al asunto de la novela gráfica y al entusiasmo que aquí procesamos por la "nueva ola", a uno a veces le entra morriña por esos cuadernillos baratos, grapados, de cadencia mensual y precio popular. A uno le gusta gastarse lo que cuesta un café con porras y poder tener un cómic, una ración que se lea en un tris y te deje con el sabor de boca dulce. El de la lectura de "continuará", el de volver a reencontrarte con las aventuras de un personaje carismático periódicamente y por poco coste.
El problema es que "la grapa" ya no es barata, y que gastar tres euros largos (sabiendo que en ello se va el presupuesto de un tercio de lo que te cobran por algunas novelas gráficas) ya no es broma. Y que, seamos sinceros, hoy poco hay en formato comic-book que merezca el desembolso ("Muertos vivientes" se edita en tomitos, otras series de las que se habla bien pero desconocemos aqui, como "Scalped", también están siendo editadas recopilando varios números en tomitos).
Pero un sentimiento es como el pálpito: aunque no le prestes atención, está ahí, y en ocasiones late con fuerza. Así que probamos.
De Green Lentern como opción muy friky ya les hablé (puro space opera con esquijamas), de otras obras de Brubaker, también (de hecho, Bru ha aparecido no pocas veces en este blog... pueden buscar en la barrita de Google de arriba a la derecha). Y hoy les cuento del primer número de este nuevo proyecto de Bru yEpstein, la recreación de los primerísimos supertipos nacidos de la factoría que, años más tarde, inventó a Spiderman, X Men y Dazzler (risas enlatadas aquí).
Ya estamos acostumbrados al buen hacer del guionista, y Proyecto Marvels no es excepción. Epstein es un dibujante muy correcto, realista y conocedor del medio (no busquen posturitas o páginas waka dibujadas para molar sin más). Y como un buen artesano del séptimo arte, Brubaker es de esos autores que sabe construir una ficción-entretenimiento como un trabajoso castillo de Lego. Ensambla todas las partes y lo hace bien, de modo que la arquitectura final es recia y duradera. Nada que objetar, y este tebeo se lee sin pegas. Cualquier aspecto del mismo está cuidado, pensado y trabajado con la ya habitual eficacia de la marca Bru.
El problema (muy personal, conste) es una falta de empatía absoluta con la historia y con unos personajes que no me atrapan. Llámenlo bagaje; "Marvels", en una onda parecida (con matices, vale), me interesó mucho más que esta recreación de los héroes de la edad de Plata (años 40, Atlas Comics, la prehistoria de la Marvel). Será porque donde el Proyecto se centra en personajes que me son extraños (moderadamente, al menos), "Marvels" (Busiek y Ross) se centraba en los orígenes de los Spiderman, 4 Fantásticos o Patrulla X de mi niñez.
O puede que tengamos que reconocer que Bru, no quitando sus virtudes, es igualmente demasiado aséptico, falto de cierta pegada (el toque macarra de unos, la imaginación desbordada de otros, algo en la mezcla que arda, que estalle), demasiado metacrilato: una superficie dura, sólida, pero demasiado pulcra.
clasificación: tiene un pase

2 comentarios:

Jero dijo...

Hay que valorar el esfuerzo de Bru por unificar una mitología dispersa sin que se aprecien las costuras, sí... pero, al igual que a ti, a mí "El proyecto marvels" me ha dejado frío, helado. No aburre pero no emociona ni una pizca. Y en un tebeo pretendidamente épico me parece un error bien gordo. Además, si los guionistas actuales normalmente tienden a la descompresión (un número para contarte cómo Peter Parker pisa caca de perro, otro para contarte cómo se la quita como un palito y otro para contarte cómo limpia los zapatos con un trapo húmedo: ¡ya tenemos saga!), aquí las cosas se narran un poco de pasada, con mucho cartucho de texto explicativo y pocos diálogos, con lo que algunos personajes, algo kitch de por sí, quedan aún más acartonados...

Por otro lado, me voy a permitir dos recomendaciones: una grapa guachi de la muerte, el "Batman y Robin" de Morrison y Quitely; y un voto bien gordo para "Scalped". Conociendo un poco algunos de tus gustos ("Los muertos vivientes", "Sleeper", "The Wire"), creo que es una serie perfecta para el perfil que proyectas. Vamos, que te va a molar...

Octavio B. (señor punch) dijo...

Scalped no la conozco, y va tna adelantada... quizá mire en la biblio a ver si tienen algo, auqneu sea por catarla, que con lo que "suerna" me gusta siempore, al menos, tocar un poco.
El BAt de Q y Morrison caerá sin duda, aunque las opiniones son muy diversas. Veremos.

Buen análisis de la descompresión y el método inadecuado de Bru en Proyecto, por cierto.