21 julio 2010

elegancia: THE NATIONAL, High Violet

No son unos recién llegados pero a mí se me habían escapado, así que llego a The National en su plena madurez, desbrozada su propuesta de malas hierbas, crecido y recio su jardín musical. High Violet es un disco redondo, una lección magistral de música austera, de sentimientos como corrientes subterráneas que azotan una superficie pulida y refinada. Un puñado de canciones exquisitas, magníficos arreglos (nunca engolados, pero sí graves), austeridad sonora, y esa voz, deudora del barítono Staples (Tindersticks).
Hay más ecos, pero sería insultante pensar que esta banda, con cinco discos ya en su haber, carezca de personalidad. Porque si hablamos de uno de los tratados de rock elegante más increíbles que recuerdo en mucho tiempo, no estamos hablando de refrito, créanme, sino de una personalidad que ya sólo se mira a sí misma para continuar creando perlas del calibre de la sulfurosa obertura ('Terrible Love', titulazo) o la dinámica 'Anyone's ghost'.
Las colaboraciones de postín (Surfjan Stevens, miembros de Arcade Fire) rubrican la evidencia:The National no son menores. Ni de coña.
calificación: ¡excelente!

No hay comentarios: