01 julio 2010

ULTIMATUM bodrium, de Loeb y Finch

Las cosas vienen dadas: semana de descansito (no lo llamemos vacaciones), algo de tiempo para lecturillas chorras. Y como resulta que compré un tebeo que viene de una de esas terribles sagas superheróicas a la que lanza continuos ganchos, pues que no hay pereza, y me embarco en la lectura de Ultimatum, por la Gloria de mi Madre.
Gran herror; ya hace bastante calor para, además, sufrir el sofoco de... esto.
Una trama mil veces mascada (Magneto va a provocar un genocidio, oh!), muchos superhéroes retratados con todos sus millones de músculos y trillones de dientes (blanquísimos, gente limpia, incluso Hulk), páginas planificadas con el ojete y dibujadas con lo que este tenga dentro, diálogos para iletrados, muertes por aquí y muertes por allá, anticlimáticas postalitas a doble página... en fin, no digo yo que Loeb sea un genio, pero supongo que su capacidad para hacer algo normalito-pero-entretenido (Superman cuatro estaciones") se diluye en un aparato comercial que pretende regenerar una "línea editorial" enquistada (recalco: pretende).
De David Finch, un coso que dibuja porque Image demostró que con agarrotar una página le vas a gustar al frikyfan, mejor paso palabra.

Ay, lo que se hace por Millar... (y si no lo pillan, que no hay porqué, ya lo leerán por acá)
calificación: horrible

4 comentarios:

Nacho dijo...

Hombre, no compares. Jeph Loeb es un auténtico coñazo de guionista. Lo único decente que tiene son sus colaboraciones con Tim Sale quien hace bastante más que dibujar (pa mí que Loeb pone los diálogos y punto pelota).

Cualquier otra cosa, en el mejor de los casos es soporífera, que para las siestas de esta época tampoco viene mal XDDD

Octavio B. (señor punch) dijo...

no creo haber establecido ninguna comparación. No, simplemente, de un modo críptico (y a propósito) digo de dónde viene que me haya dado pro leer Ultimatum, y es una cuestión meramente de saber qué ha pasado en el punto en que me subo a tren.
Conste.

Ahora, lo de soporífero-siesta de verano, está bien pensado, sí... sólo de recordar alguna doble página ya se me cierran los ojitos...

Jero dijo...

Curioso: mi hermano y yo (que compartimos colección de tebeos desde que aprendimos a leer) volvimos también el mes pasado al carro Ultimate a causa de Millar y Pacheco y, en vista del percal, él decidió echarle una ojeada a este Ultimatum para descubrir algunos "cómos" y "por qués". Creo que el pobre todavía tiene la cabeza dentro del inodoro, regurgitando violentamente. Desde luego yo no pico...

En paráfrasis: ay, lo que se hace por Millar...

Octavio B. (señor punch) dijo...

de Millar y PCHECO HABLO HOY MISMO, AQUÍ (perdón, se me fue un dedo a caps lock)